El colombiano que alertó al mundo sobre la protección de datos

El colombiano que alertó al mundo sobre la protección de datos

9 de Mayo del 2015

Aunque existe regulación de protección de datos en  algunos países, el 78% de las personas está domiciliada en países que no tienen normas generales de protección de datos ni autoridades que velen por la garantía de sus derechos relacionados.

Lea también: ‘Chuzar’ teléfonos es más fácil de lo que parece

Así lo advierte el profesor de derecho de la Universidad de los Andes, Nelson Remolina Angarita, cuyo trabajo de investigación doctoral acaba de ser premiado por la Agencia Española de Protección de Datos.

Lea también:Una herramienta contra el cybercrimen 

El hecho no es de poca monta. Se trata del primer colombiano en ganar este premio,  que reconoce las mejores investigaciones sobre la materia a nivel mundial, entre ellos, monografías, artículos científicos y tesis doctorales. Precisamente, en esta última categoría ganó Remolina, quien en este momento cursa su doctorado en ciencias jurídicas en la universidad Javeriana.

Pese que Remolina, nacido en Málaga, Santander,  aclara que no se puede ser alarmista en cuanto a las transacciones por internet, por lo menos, se debe tomar conciencia. “No se puede decir que sea o no conveniente hacer transacciones con algunos países, sino que en ese país no es delito ni se penaliza el uso indebido de la información de los clientes. Pueden utilizar los datos para cualquier actividad, así sea ilícita”, advierte Remolina a KienyKe.com, y aclara que dichos países – donde no existe regulación- se encuentran en África y Asia, principalmente.

Según una encuesta realizada por Remolina desde la Universidad de los Andes, el 84% de las colombianas y los colombianos considera que las autoridades colombianas no pueden hacer nada para defender sus derechos frente a la recolección internacional de datos. El tema es delicado – afirma Remolina- porque el ciberespacio cuentan con más de 3.000 millones de personas que interactúan diariamente en él.

Según los resultados de esta investigación, sólo el 36% de los países del mundo tienen Autoridad de Protección de Datos. Esto significa que, en principio, no habría a quien solicitar cooperación en el caso de los 64% de los países del mundo.

Partiendo del hecho que todos los países del mundo tuviesen dicha autoridad, el alcance de la cooperación estaría atada a lo que digan las regulaciones de los países en donde se encuentra el recolector internacional de los datos.

Sólo el 39,4% de los países del mundo tienen norma general sobre tratamiento de datos personales. Por lo tanto, la protección ‘transfronteriza’, como le llama el investigador, no es un asunto que aisladamente pueda abordar un país – como Colombia- porque la eficacia de esta no depende únicamente de las autoridades ni de las regulaciones colombianas, sino de lo que establezcan las regulaciones de otros países y de lo que puedan hacer las autoridades de los mismos en materia de cooperación internacional.

Infografia Internet Mundial

Precisa Remolina que “sólo el 23% de la población mundial vive en países con normas generales de protección (NGPD) de datos y se espera que para 2015 el 60% de la población mundial tenga acceso a internet.

Aunque Colombia ha hecho esfuerzos en este tema, son insuficientes e ineficientes -dice Remolina-  porque la protección real y efectiva de los derechos de la personas en internet no solo depende de las autoridades colombianas sino de las autoridades y de las leyes de los países.

Los esfuerzos regulatorios de Colombia se ven disminuidos con las interpretaciones de la Superintendencia de Industria y Comercio, según si una empresa no tiene domicilio físico en Colombia, entonces dicha entidad no puede hacer nada. En otras palabras, la infracción de los derechos de las personas queda en la impunidad.

Otro aspecto de su trabajo resalta el hecho de que en un mundo fraccionado territorialmente, pero fusionado tecnológicamente, es necesario cambiar muchas cosas para convivir en el ciberespacio.

“Más de 3 billones de personas en el mundo no tienen certeza sobre la protección de la información que comparten en internet, donde reina la incertidumbre sobre el respeto de los derechos de las personas sobre sus datos personales (fotos, videos, texto, etc).

Así las cosas, las respuestas del derecho, según Remolina, deben estar a la altura de esta realidad ‘sociotecnológica’, pues son insuficientes los mecanismos jurídicos actuales para dar respuesta sensata a los retos futuros en materia de protección de datos personales.

Es tal el reconocimiento al trabajo desarrollado por Remolina en esta materia, que la Agencia Española de Protección de Datos y la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado (España), lanzaron en Madrid, la semana pasada, su libro ‘Recolección internacional de datos personales: un reto del mundo post Internet’. Apenas existen unos cuantos ejemplares del mismo, pero el investigador galardonado espera que alguna alianza editorial le permita que esté alcance de cualquiera que quiera consultarlo.

El riesgo que corren los niños

Remolina habló con KienyKe.com en plena coyuntura del paro de maestros en Colombia. El experto en protección de datos propone en el tema educativo lo siguiente: “Los padres deberíamos hacer un paro para que los niños sean formados para vivir en una sociedad tecnológica del siglo XXI”.

Señala que progresivamente han venido aumentado los casos que evidencian los riesgos y peligros a que se ven expuestas las niñas, los niños y adolescentes que interactúan en las redes sociales digitales.

“Estas redes por sí solas no son el problema pero, infortunadamente, algunas personas han encontrado en las mismas un escenario perfecto para realizar conductas indebidas. El acoso sexual (grooming), el acoso online (ciberbullying), los chantajes, la pornografía, las amenazas e invasiones de su privacidad están al orden del día”, sustenta.

Esta cuestión es muy grave si se tiene en cuenta que millones de menores de edad pasan muchas horas del día conectados a internet, intercambiando opiniones, documentos e imágenes a través de las redes sociales. “Esta realidad incide en el presente y futuro de nuestras generaciones. Abordar debidamente esta situación no es tarea de poca monta”, señala.

Para Remolina, quien a su vez es también profesor asociado y director de la Especialización en Derecho Comercial de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes, dice que las autoridades educativas y de protección de datos den prioridad a garantizar el derecho al debido tratamiento de los datos personales de los menores de edad y a educar a los niños, las niñas y adolescentes para que, entre otros, se conviertan en protectores de su propia información.

“Si queremos hacer algo por nuestros hijos y las futuras generaciones de colombianas y colombianos es crucial empezar a educarlos adecuadamente para que aprendan a vivir en una sociedad llena de TIC y con apetito por los datos personales. Es necesario incluir éste y otros temas en los programas académicos de los colegios y las escuelas del país para que nuestros  niños (as), tomen decisiones informadas respecto del uso de las TIC, de su información y la de los demás”, destaca el profesor colombiano en la investigación presentada al Premio Protección de Datos Personales 2014, y en la cual fue premiado la semana pasada.

Concluye Nelson Remolina que “en la recolección internacional de datos nos enfrentamos a más de tres billones de personas que desde cualquier parte del mundo recoge datos de otras personas ubicadas en otro(s) país(es) diferente(s) al del recolector.  Esa es, ni más ni menos, la dimensión de uno de los retos del mundo post internet”.