“No pidan tantos consejos”, le dice Bradford Shellhammer a los emprendedores

“No pidan tantos consejos”, le dice Bradford Shellhammer a los emprendedores

15 de abril del 2015

Sin ser un experto de la tecnología o financista y ni siquiera saber cómo hacer una tabla de Excel, el joven estadounidense Bradford Shellhammer es uno de los 50 fundadores de empresa tecnológicas, según Gallup, más importantes del mundo.

Lea también: Ella es la primera colombiana certificada para planear bodas gay 

Shellhammer pasó por Bogotá. Compartió el pasado lunes 13 de abril con más de 50 invitados y emprendimientos que hacen parte de la fase de crecimiento y consolidación de la iniciativa Apps.co, programa del Ministerio de las Tecnologías de la Información en asocio con la Colombia Tech Studio.

Lea también: Historias de fracasos de grandes emprendedores

No llegó con un discurso elaborado. No se cree un gurú del E-commerce, pero si aconsejó que hay que seguir los instintos y encontrar la misión en el mundo. Confiesa que es un coleccionista, casi compulsivo. Por citar un ejemplo, en medio de su estadía en Colombia, confesó que compró casi 40 pares de gafas.

Lea también: Colombianos, exitosos y menores de 35 años

Es un amante de los colores, lo especial y poco común, pero debe cumplir dos requisitos: debe ser atractivo y llamativo. En medio de la conferencia con los emprendedores, les decía a los asistentes: “Me gusta tu chaqueta, no puedo dejar de mirarla”, “esos audífonos se ven bonitos” y cosas así.

Además de hablar sobre las razones de su éxito sin precedentes al mando de la oficina de diseño de FAB donde generó más de 120 millones de dólares en su primer año de trabajo con el modelo de Social Commerce, motivando a diseñadores de todo el mundo a compartir y comercializar productos exclusivos en su plataforma.

FAB logró crear una comunidad de más de 10 millones de miembros, vendiendo 4.3 millones de productos; unos 5.4 por minuto desde su lanzamiento.

Bradford 1

Bradford Shellhammer, fundador y CEO de Fab y Bezar, algunos de los e-commerce más exitosos de los últimos cinco años. 

Sin embargo, luego de casi dos años de funcionamiento, FAB cayó en desgracia y dejó de facturar los millones a los que estaba acostumbrado. Ahora Shellhammer se ríe de su fracaso, pero cuenta que logró levantar cabeza.

El estadounidense, quien también es considerado uno de los 100 hombres más creativos en los negocios, según la revista Fast Company, cree en la química de los equipos de trabajo que se “pueden tomar juntos una botella de vino”. Dice que ser emprendedor no sólo es cuestión de actitud y habilidad innatas, sino que es cuestión de trabajo y formación constante. Cuenta que tiene 400 pares de zapatos y está seguro que lo lindo y atractivo es crucial en un e-Commerce.

Ante los emprendedores Apps.co, Bradford confesó “que el emprendimiento no es para todo el mundo” y que el dinero es un medio, “no puedes trabajar pensando sólo en hacer plata. Descubre primero tu misión, desarróllala, trabaja con amor y eso traerá el dinero a ti”.

Hace poco lanzó su nuevo proyecto de diseño: Bezar, un sitio que conecta millones diseñadores cool, con personas que quieren tener cosas cool. Es un marketplace fascinante, con una usabilidad única y libre de “inventarios inútiles”; que considera “una buena forma de avanzar hacia la quiebra”.

Bezar es un espacio de experimentación y sobretodo donde se aplican todas las experiencias de sus errores comerciales anteriores combinando los términos “bi-zarre” y “ba-zaar”. Con Bezar “apoyamos a los diseñadores. Todo lo que vendemos es auténtico y tiene una historia. Vendemos cosas especiales, algo bizarras. Cosas con corazón”.

En cuanto a las promociones en las tiendas virtuales, dijo que son necesarias pero tampoco se puede abusar. “Si algo es bonito, cuesta. Si hacemos promociones todo el tiempo no es justo con el diseñador y tampoco somos Amazon, hay que diferenciarse”, dijo el joven emprendedor.

“Monetizar los sueños puede transformar una persona común en un empresario exitoso y multimillonario; es un error no escuchar lo que sientes en tu corazón. Cuando algo no está bien debes escucharte, parar y no seguir con lo mismo. Hay que tomarse un espacio para aprender de tus errores y no enamorarte tanto de tus propias ideas”, confesó.

La invitación a los emprendedores fue clara: hay que salirse de la zona de confort; experimentar con temas diferentes a los conocidos en tu emprendimiento y permitirse abrir la mente a otras áreas del conocimiento diferentes a las de tu startup. “Parece que el dinero ya no es el motivador principal, la gente hoy es feliz trabajando por solucionar los problemas que les preocupan y los de los demás”.

Al final Bradford tiene claro que el papel del Gobierno es clave en la formación de nuevos y mejores negocios digitales, es preciso según él, “apoyar los sueños de los emprendedores con dinero: dando mayor acceso o reduciendo los impuestos”, dice consciente que aunque el trabajo realizado es bueno, es preciso abrir y generar más fuentes de financiación.

“Crecer en audiencia y dejar monetización para después puede servir para Twitter, no para una tienda” y continuó sobre los eCommerce: “En negocios, algunas ocasiones es necesario parar tecnológicamente, dejar de pensar lo mismo y buscar la forma de ganarnos la confianza de las personas, esto es lo primero”.

Finalmente, Bradford Shellhammer habló del poder de la comunicación y el liderazgo en los negocios, cree que tiene que haber un líder inspirador que contagie y tenga las ideas claras, con un equipo comprometido a transmitir una historia emocionante.