El acoso laboral no se denuncia en Colombia

13 de julio del 2018

Discriminación, persecución, maltrato, entorpecimiento, desprotección e inequidad laboral son las causas que se tipifican en la ley 1010 de 2006, indica que “tiene por objeto definir, prevenir, corregir y sancionar las diversas formas de agresión, maltrato, vejámenes, trato desconsiderado, ofensivo y en general todo ultraje a la dignidad humana que se ejercen sobre quienes realizan […]

El acoso laboral no se denuncia en Colombia

Discriminación, persecución, maltrato, entorpecimiento, desprotección e inequidad laboral son las causas que se tipifican en la ley 1010 de 2006, indica que “tiene por objeto definir, prevenir, corregir y sancionar las diversas formas de agresión, maltrato, vejámenes, trato desconsiderado, ofensivo y en general todo ultraje a la dignidad humana que se ejercen sobre quienes realizan sus actividades económicas en el contexto de una relación laboral privada o pública”.

Pese a tener esta ley a su favor, son muy pocos los trabajadores que denuncian cada año frente a la inconformidad de los empleadores.

Un fallo de tutela de la Corte Constitucional con sentencia T-472, 19/07/2017, explica que el acoso laboral constituye una práctica mediante la cual, de manera recurrente, se ejercen contra un trabajador actos de violencia tales como psicológica o física en algunos casos y van encaminados a acabar con la reputación profesional o autoestima de la persona.

De acuerdo con Ignacio Delgado, Jefe de la Unidad de Derecho Laboral de Legis, “mucha gente asegura haber sido maltratada en el trabajo pero pocos denuncian y siguen el trámite, en la mayoría de los casos por el desconocimiento de las normas”. También aclara que las penalidades frágiles que se presentan suelen ser motivos desmotivantes y en ese caso prefieren no denunciar y conservar su puesto.

Para este tema existen sanciones para las empresas y las personas pero son casi que “ridículas”, puesto que la sanción a la institución va desde los dos a los diez salarios mínimos, lo que sería de $.1’562.484 a $7.812.420. Mientras que la penalidad va desde el pago de la indemnización a la persona ofendida por su despido sin justa causa, hasta la no renovación de su contrato.

Respecto a la debilidad que presenta la ley hay grandes expectativas con la implementación del Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo (SG-SST), un tema enfocado a la salud ocupacional por la ley de las empresas colombianas que deben ejecutar un plazo máximo hasta diciembre del presente año y que debe incluir el tema de acoso laboral.

“Frente a la implementación de este SG-SST se espera que legalmente se puedan pedir perjuicios en una demanda ordinaria de acoso laboral si se demuestra que hay una afectación de salud mental enmarcada en el tema de los riesgos sicosociales”, aseguró el experto de Legis.

La nueva normativa estable protecciones adicionales en el tema de salud y seguridad en la realización de actividades sobre los contratistas, estudiantes, trabajadores en misión y en general a todas las personas que presten servicios laborales en las instalaciones, sedes o centros de trabajo de la empresa.

Al año, en Colombia, tan solo se presentan 200 de 500 aquellas por acoso laboral y entre estas figuran las escasas 127 denuncias que se hicieron a través de la línea 115 entre 2015 y 2017.

Finalmente, el experto de la unidad laboral de Legis asegura que “las frágiles sanciones y el desconocimiento del mecanismo, hacen que esta práctica continúe con un gran porcentaje de impunidad”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO