Presupuesto para 2018 castiga al posconflicto

Presupuesto para 2018 castiga al posconflicto

28 de agosto del 2017

Así lo advierte el profesor Germán Enrique Nova de la Universidad Nacional de Colombia. Menciona que por ejemplo, los recursos destinados a víctimas, población vulnerable y grupos étnicos pasan de 2,2 a 1,9 billones de pesos, lo que representa una reducción del 14,5 %. 

Al analizar la propuesta presentada por el Gobierno nacional, por un monto de 235,4 billones de pesos, el académico explica que esta representa cerca de un cuarto del PIB (24,1 %). En comparación con el de 2017 que alcanzó el 25,4 del PIB, el del próximo año tendrá una reducción de 1,3%.

Esto permite considerar que su contribución para reactivar la economía será mínima. Además, la inversión pública se paralizará, si se tiene en cuenta que por motivo de las elecciones la Ley de Garantías se aplicará desde noviembre del presente año hasta junio de 2018.

Desde el punto de vista de los ingresos todavía se sienten los efectos de la abrupta caída de las exportaciones de petróleo, que pasaron de 32.481 a 10.422 millones de dólares entre 2013 y 2016, como consecuencia de la caída del precio, de niveles de 100 dólares el barril a menos de 47 dólares.

El analista de la U.N. sostiene que lo anterior afectó los ingresos del Gobierno nacional en más de 20 billones de pesos, y aunque en 2016 se acudió a una reforma tributaria, aumentando el IVA del 16 % al 19 %, las mejoras en el recaudo han estado por debajo del mayor recaudo esperado (3,1 % del PIB).

Esto se debe a los impactos en la caída de la demanda, lo que también afecta la renta de las personas naturales y jurídicas. Basta señalar que el aumento real del recaudo tributario del primer semestre de 2017 respecto al de 2016 fue de tan solo el 0,02 %, al pasar de 74.588 a 74.604 billones de pesos.

Desde su visión académica, el docente considera que este escenario puede obligar al Gobierno a acudir a más endeudamiento, lo que pondría en mayor riesgo la estabilidad fiscal, si se tiene en cuenta que se destinarán 51,9 billones de pesos para cumplir con los compromisos de la deuda durante el próximo año.

Con base en estimaciones sobre el futuro de la economía, la elaboración del presupuesto supone variables fundamentales como el crecimiento de la economía, la tasa de cambio y la inflación, entre otras.

Con este escenario, el profesor advierte que el próximo gobierno tendrá grandes retos que afrontar.

Para no perder la costumbre de sus antecesores, deberá proponer una nueva –y ojalá verdadera– reforma tributaria estructural que busque, además, tanto reducir la evasión y la elusión, como racionalizar las exenciones y deducciones de impuestos.

Con información de Agencia de Noticias Universidad Nacional