Quitar tres ceros a la moneda no es prioritario, dicen analistas

Quitar tres ceros a la moneda no es prioritario, dicen analistas

31 de Octubre del 2014

La historia reciente de nuestra moneda es estable, por eso sorprende la iniciativa de quitar tres ceros al peso colombiano. Los grandes cambios se resumen en la desaparición de billetes, como los de 100, 200 y 500 pesos y los cambios  en diseño que han sufrido los de 10.000 pesos y más reciente la aparición de los de 20.000 y  50.000.

Pero el gobierno revivió una iniciativa que algunos senadores ya han propuesto y que el Emisor ha buscado que sea una realidad; eliminar los 3 ceros al peso.

Lea también: Alimentos de contrabando: toneladas de arroz y un pescado envenenado

¿Qué se busca?

Las razones del gobierno para quitar tres ceros al peso colombiano son variadas pero la principal es que la moneda esté más acorde a reglas y denominaciones internacionales. El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, afirmó que la mayoría de las economías del mundo tienen monedas con menos dígitos y que esto ayudaría al país a acogerse más fácil a mercados externos. Esta acogida derivaría en mayor inversión extranjera. Otra de las ideas del gobierno es hacer más fácil las transacciones y las operaciones comerciales.

Sin embargo detrás de esto hay varios factores que harían de esta una labor titánica para el gobierno. El primero sería la impresión de billetes y la construcción de monedas. En su momento, el Senador Camilo Sánchez manifestó que el costo fiscal de este proyecto sería de 220.000 millones de pesos. Imprimir nuevos billetes y hacer monedas de centavo (volverían los centavos) sería uno de los primeros pasos.

Este proyecto de ley que prepara Cárdenas tiene un gran aliado, el Banco de la República. Se espera que el proyecto sea presentado en la próxima legislatura.

En este tema unos actores muy importantes son los bancos y en general las entidades financieras. Acomodarse a una nueva moneda implica adquirir o cambiar los software que se usan actualmente para que sean acordes a la nueva moneda. Sin duda se requiere de inversiones para que una nueva moneda funcione.

El funcionamiento de esta moneda sería así: 50.000 mil pesos actuales pasarían a ser 50 pesos. Un millón de pesos actuales pasarían a ser mil pesos. Mil millones de pesos de ahora serían 1 millón de pesos. Sin duda sería una moneda con una denominación más cercana al dólar.

Lea también: Gobierno se apoya en Zuluaga y Peñalosa para mantener impuestos

Billetes ceros

Como dato curioso, si usted mira un billete de 50.000 pesos, este solo tiene un cero. ¿Preparación para el nuevo peso?

El reto más grande del Gobierno sería la pedagogía. Enseñar a usar y entender el nuevo peso es un desafío en términos de educación. KienyKe.com consultó con dos analistas sobre este proyecto y estas fueron sus impresiones.

Mauricio Reina, investigador asociado de Fedesarrollo

“Mi punto de vista es que en este momento no es un tema prioritario para la economía colombiana.

Esto acarrea unos costos en términos de operación tanto para el sector privado como para los entes públicos. Dichos costos o inversiones deberían destinarse más bien a otros problemas que son realmente urgentes. Creo que la mayor o menor globalización de la economía no pasa por la moneda o en este caso, por quitarle 3 ceros al peso. La globalización de la economía pasa por fortalecer los mercados, instituciones y brindar  garantías  empresariales”.

Andrés Espinosa /CEO Inverdies y exasesor del Ministerio de Agricultura

“Lo primero que hay que decir es que es un proyecto viejo del Banco de la República. Este ha querido simplificar las operaciones con quitar los 3 ceros a nuestra moneda. Eso trae unos costos importantes en contabilidad y precios. Imagino que debe existir un estudio previo para confirmar costos y viabilidad. Para mí es un tema cosmético y no es una urgencia. Los costos que acarrea esto deberían ir a temas de competitividad, donde estamos realmente colgados”.

Billetes ceros