El combustible para la educación del país

18 de octubre del 2018

En 1968 se fundó la primera estación de servicio de la empresa Terpel en Bucaramanga, Santander, con el fin de abastecer el combustible en el departamento. Desde ese día ha continuado creciendo por más de medio siglo de historia que hoy celebra esta compañía con programas de responsabilidad social. Como parte de su celebración, Terpel […]

El combustible para la educación del país

En 1968 se fundó la primera estación de servicio de la empresa Terpel en Bucaramanga, Santander, con el fin de abastecer el combustible en el departamento. Desde ese día ha continuado creciendo por más de medio siglo de historia que hoy celebra esta compañía con programas de responsabilidad social.

Como parte de su celebración, Terpel finalizó en Bogotá, en el Colegio La Palestina, ubicado en el noroccidente de la ciudad, una intervención de siete instituciones educativas de diferentes ciudades que beneficiarán un total de 6.511 estudiantes de Barranquilla, Manizales, Neiva, Medellín, Bucaramanga y Cali.

“Hemos hecho mejoras en las locaciones de los colegios, con énfasis en las baterías de baño; pintamos algunos murales, mejoramos aulas de clase, compramos pupitres, hicimos granjas urbanas y brindamos un toque de modernidad y mejoramiento de toda la infraestructura de estas 7 instituciones”, aseguró a KienyKe.com el vicepresidente comercial de Terpel, Johand David Patiño Vega.

Por su parte, el rector del Colegio La Palestina, José Ángel Delgado agradeció la adecuación de los equipamientos. “Indudablemente para la comunidad es muy significativo este tipo de apoyos, pero creemos que debe ser coherente con una misión del Estado que es quien directamente debe ser responsable de todo lo que demanda la institución, ahí aparecen compañías interesadas en hacer gestión con compromiso social que es bienvenida para nuestras comunidades”, dijo el rector a este medio.

Este colegio capitalino recibió la remodelación de la cafetería de los estudiantes, un espacio importante para la jornada única que implementó hace más de un año. También hicieron una adecuación de los caminos, al ser este un colegio con bastas zonas verdes y caminos adoquinados que conectan los salones.

Estas actividades solventan una dificultad del financiamiento de la educación pública, por la que se han movilizados estudiantes y profesores de estas instituciones para exigir recursos. El rector Delgado afirmó que este año recibieron el 20% menos de lo presupuestado por el Ministerio de Educación.

Por eso el rector de esta Institución de Educación Distrital espera que estos procesos sean continuados y se permita seguir participando en inversión privada y una política continuada por parte del Gobierno.

Junto a estas adecuaciones, la Fundación Terpel ha implementado programas de capacitación para fortalecer competencias en matemáticas, lenguaje y liderazgo. Unos recursos que son entregados a los profesores para que trasmitan los conocimientos a los estudiantes, en tres aspectos críticos de educación.

“En Colombia el 60% de los niños no comprenden lo que leen y si no comprenden lo que leen, ¿cómo les va a ir en las otras materias? En matemáticas el 80% no puede solucionar los problemas básicos, que son herramientas necesarias para atender este mundo globalizado. Fortalecemos todas estas habilidades para que puedan ser mejores graduados”, afirmó Silvia Madriñan, directora ejecutiva de la Fundación Terpel.

Ella asegura que la Fundación ha logrado impactar en cientos de instituciones de todo el territorio nacional durante los 15 años que lleva funcionando este programa. “Estamos en los 32 departamentos, donde el 20% de nuestras instituciones son rurales y donde nadie más llega. Así como hay una estación de servicio en cada rincón del país, así queremos llegar nosotros con nuestra propuesta educativa”, afirmó Madriñan.

Uno de los programas que ha mantenido la fundación es ‘Diseña el Cambio’, con él han logrado llegar a zonas más apartadas del país y motivar el emprendimiento de los estudiantes. Como un caso en Sofía, Caldas, una población apartada en el centro del país, donde, como recuerda Madriñan, los niños identificaron la minería ilegal en el entorno de su colegio y luego de una lluvia de ideas crearon un avión elaborado en botellas de plástico con el que reforestaron el 80% del territorio.

Terpel recibe con gran entusiasmo un nuevo año y se ha propuesto el reto de continuar creciendo en estaciones de servicio, con más de 60 para el próximo año. Esperan cerrar a final de año con más de 40 islas exclusivas para motocicletas y el próximo periodo lograr las 100 estaciones de este tipo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO