¿Usted prefiere como jefe a un hombre o una mujer?

¿Usted prefiere como jefe a un hombre o una mujer?

13 de julio del 2015

Es probable que usted se haya preguntado quien puede ser mejor jefe: si los hombres o las mujeres.

Evalúa, entre otros factores, lo estricto o flexible que puede ser cada género, la compresión que tiene sobre sus ventajas y limitaciones, o cuál es más propenso a ponerlo a trabajar horas extra o fines de semana, y de cuál género conseguirá más permisos y docilidad laboral.

Una encuesta realizada por la multinacional especializada en soluciones de Recursos Humanos, AdeccoColombia, realizada a 600 trabajadores de todo el país, dio como resultado que  el 61.5% de los colombianos prefieren a los jefes hombres si tuvieran que elegir al líder del equipo el trabajo.

Los consultados  atribuyeron al género masculino algunas características más sobresalientes como liderazgo (45%), competitividad (31%) y organización (9%). En oposición, las mujeres mostraron otros valores sorprendentes en cuanto a la organización (34%) el liderazgo (22%) y la competitividad (7%).

Lea también: Jefes despreciables ¿cómo es el suyo?

Según Camilo Rico, consultor estratégico de AdeccoColombia, “este aspecto (competitividad) puede ser resaltado como algo positivo, ya que las mujeres tienen una tendencia a la cooperación y a la camaradería, más que a la competencia. La esencia del liderazgo femenino es la colaboración, la unión, la sensibilidad, y la capacidad de reconocer el valor de cada uno, así como escuchar y preservar vínculos”.

Por otro lado, si se trata de considerar que un jefe sea más “mandón” que otro, aquí ganan las mujeres con un (66,2%) frente a un (33.8%) de los hombres.

jefes y jefas

A la hora de definir la preferencia de compañeros al mismo nivel, los resultados arrojaron que también los trabajadores se inclinan por los hombres con un (57%) frente a las mujeres en un (43%).

Los encuestados también definieron que el nivel de credibilidad de los hombres se destaca en un (53%) frente a un (47%) de ellas. Los encuestados reiteraron que en el tema de permisos y salidas, los jefes hombres tienden  a ser más permisivos con un (62%) frente a un (34%) de las mujeres.

¿Qué pasa en otros países?

Según unos datos recopilados por  Bloomberg Business Week en 2014, las mujeres de Estados Unidos se inclinan -desde los últimos 60 años- a  elegir a un hombre como jefe con un (39%)  frente a un (25%) que optan por las mujeres. Hay un 34% restante que le es indiferente elegir.

En cuanto a los hombres, el 58% les da igual elegir, frente a un 14% que se decide a trabajar con una jefa  y un 26% que elige a los hombres.

Lea también: “Mis empleadores me matonean”

En Chile, un país gobernado por una mujer, la tendencia de apoyo a las mujeres no es muy alta. Según Randstad, consultoría multinacional de Recursos Humanos, solo el 20% de las grandes empresas nacionales cuenta con mujeres en cargos de dirección.

Una encuesta realizada en el Reino Unido, a cargo de la firma de reclutamiento UKJobs, arrojó que el 69% de las personas prefieren a un hombre como jefe. Calificaron el estado de ánimo de su superior y que, debido a su carácter, no se inmiscuyen en problemas de los empleados.

La encuesta también indica que aunque las mujeres son capaces de llevar una tarea exitosa, pareciera que en el liderazgo de equipos no siempre obtienen los mejores resultados. Un 31%  aseguró preferir a una jefe mujer ya que son más permisivas, amables y que pueden brindar al trabajador horas libres para cuidar de sus hijos, ya que entienden  la labor de ser padres.

De otro lado en España sí aman a las jefas. Según el  informe Workmonitor, un análisis elaborado trimestralmente por la firma Randstad, tras hacer 13.967 entrevistas descubrieron que un 44% de los españoles las prefieren a ellas para que sean la cabeza del equipo de trabajo. Además se ha demostrado que la mujer en el mundo laborar ha logrado avances en el equilibrio y toma de decisiones laborales muy asertivas; cerca del 33% de los españoles actualmente tienen jefas, una cifra alta en el viejo continente.

El consultor estratégico de Adecco, Camilo Rico, define que lo fundamental es que los dos estilos de liderazgo se complementen, independientemente de si es mujer u hombre; dependiendo de las situaciones y desafíos laborales, puede ser más efectivo uno que otro.