Wello Water, mujeres y niños ya no cargarán agua en la cabeza

Foto: Wello

Wello Water, mujeres y niños ya no cargarán agua en la cabeza

6 de abril del 2017

Wello Water es el invento que pretende transformar la historia. Esta rueda de agua que cambió la manera de llevar el líquido, además de evitar problemas en la salud, cambia la percepción de que la tarea sea un deber ‘femenino’.

“El pozo más cercano a mi pueblo se encuentra a 2 kilómetros. El camino es rocoso y desigual, es agotador. Cuando tengo el peso de una o dos ollas más de agua en mi cabeza, se siente imposible”, dicen una mujer de la India.

Se gastan unos 30 minutos para completar un viaje. “En un día, pierdo tres o cuatro horas recolectando agua. El pozo de la aldea se cierra o se seca durante los meses de verano. Hay otro pozo a unos cuatro o cinco kilómetros de distancia, así que tenemos que ir allí para buscar agua”, añade.

Wello Water, la rueda de agua

Una de cada seis personas en el mundo usa un 25% de su tiempo diario en cargar canecas u ollas de 20 litros en la cabeza, recorriendo una distancia de ocho kilómetros. Wello Water Wheel intenta cambiar esta realidad.

El invento es una rueda que le permite a cualquiera empujar agua en vez de cargarla en la cabeza. Los creadores calculan que se pueden ahorrar hasta 35 horas a la semana en el transporte de agua.

La rueda permite transportar 50 litros de agua en cada trayecto. Tiene un tapón para que el agua no se contamine cuando se use. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es la estrategia más segura para evitar la diarrea. Ademas, resiste el terreno más agreste.

Además de que esta herramienta evite los problemas físicos que acarrea cargar ese peso diariamente, como dolores en la espalda y la cabeza, ya no se ve como una tarea femenina, los hombres ven la rueda de agua como un respaldo para su trabajo.

El costo oscila entre los 20 y 30 dólares, se produce en la India. Cynthia Koening es su creadora, una emprendedora social de Nueva York.

“A los hombres les encanta usarla, por lo que las mujeres se pueden dedicar a hacer otras cosas. O se reparten la labor y él la utiliza cuatro días a la semana y ella dos. Esto ha reducido significativamente la carga de las mujeres. Además de dignificar esta labor”, explica.

El invento se encuentra en su primera fase de desarrollo, se ha probado en lugares rurales de la India. Según la OMS, mil millones de personas viven, al menos, a una milla de una fuente de agua potable. Las mujeres son las que invierten un 25% de su día realizando esta tarea.