Medellín y Barranquilla se encuentran los tres proyectos pilotos de Colombia para combatir el calentamiento global al eliminar sustancias agotadoras de la capa de ozono