Naciones Unidas se comprometió a reducir en un 20% sus emisiones de GEI hacia el 2030