¡Gracias, Joe!

¡Gracias, Joe!

26 de Julio del 2011

Álvaro José Arroyo, nacido en Cartagena el 1 de noviembre de 1955, fue de lejos el más importante artista de la música tropical colombiana de los últimos 40 años.

Su larga carrera como cantante comenzó en 1967 cuando hizo parte de varias orquestas en los prostíbulos de su ciudad natal, asunto que muy pronto lo llevó al profesionalismo tras ser parte de la orquesta de Manuel Villanueva con quien grabó su primer L.P., en 1969.

En ese mismo año, El Joe –apodo que recibió por entonces en la ciudad de Sincelejo– pasó a la orquesta El Super Combo los Diamantes, regentada por el músico Rubén Salcedo, con quien también grabó un LP de porros sabaneros.

En 1971, Arroyo fue llamado por los hermanos Boiga para ser la voz líder de la orquesta La Protesta, una divertida agrupación de salsa hippie que tuvo su sede en Barranquilla. A finales de 1972, El Joe fue elegido por Julio Estrada, más conocido como Fruko, para que se convirtiera en el vocalista principal de Los Tesos, al lado de otro gran vocalista, el vallecaucano Wilson ‘Saoko’ Manyoma.

Así comenzó la leyenda de la primera gran orquesta de la salsa en Colombia con la cual Arroyo, hasta 1981, logró imponer un sello que aun se goza con célebres canciones como El AusenteTania, El CaminanteNadandoCatalina del Mar, PalenqueFlores SilvestresConfundido, entre muchas otras.

Desde entonces, y hasta el día de su muerte, lideró su propia orquesta, que llamo Joe Arroyo y la verdad, con la cual alcanzó fama mundial. Entre 1985 y 1995, El música alcanzó la gloria musical con un rosario de éxitos difícil de igualar entre los que destacan: TumbatechoEl barbero, Musa OriginalRebelión, MaryEchao PalanteSon ApretaoLa NocheEn barranquilla me quedoFuego en mi mente, YamulemauPor ti no moriréA mi Dios Todo le deboSuave brutaEl Centurión de la nochePal bailadorSimula TimulaTeresa vuelveTe quiero más, entre otros, la gran mayoría de su autoría.

Mauricio Silva escribió un completo perfil de Joe Arroyo.

A finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI, su carrera se vio constantemente truncada por cuenta de sus problemas de salud, casi todos ellos potenciados por el consumo de estupefacientes, un mal que lo acompañó desde los años setenta hasta poco antes de caer en su lecho de muerte.

Arroyo pasará a la historia como el símbolo de un nuevo sonido tropical latinoamericano que llevará por siempre su sello: El Joeson.

Lea también: El gran olvido de RCN en la telenovela del Joe