¿Quién es el hombre detrás del paro camionero?

¿Quién es el hombre detrás del paro camionero?

15 de febrero del 2011

Pedro Antonio Aguilar es un boyacense de 45 años que se hizo camionero y líder sindical en Cali. Es dueño de diez tractomulas y preside la Asociación de Camioneros de Colombia, que reúne 180.000 camiones de pequeños, medianos y grandes propietarios. Aguilar se conoce de memoria las carreteras y la geografía de Colombia, y no a través de mapas o de libros, sino de primera mano. Monitorea, como todos los propietarios, el recorrido de sus mulas por todo el país. Por eso, la negociación con él tiene el detalle de cualquier recorrido o de las esperas en los puertos cuando la carga no llega a Buenaventura o Cartagena. Monitorea el paro con igual dedicación.

Aguilar no es profesional, sólo consiguió llegar hasta la mitad de bachillerato, pero con su tenacidad ha logrado que la suerte de sus dos hijas sea distinta. La mayor, Claudia, es comunicadora social y estuvo vinculada al equipo de comunicaciones y publicidad en la campaña presidencial de Juan Manuel Santos. La menor, Constanza,  estudió Negocios y Relaciones Internacionales y adelantará un trabajo con una ONG en Estados Unidos dentro de pocos días.

Además de la vinculación de su hija a la campaña, formó parte de las listas del Partido de la U al senado. Llegó al partido de gobierno sólo en las elecciones del pasado octubre, porque antes había militado en la Alianza Social Indígena, donde también logró ser influyente, al punto de que pudo ocupar, durante tres meses la curul del  líder indígena Jesus Piñacué. Su fracaso electoral lo hizo regresar a la dirección sindical, donde hasta ahora se ha desempeñado como un negociador exitoso a favor de los intereses de su gremio.

Es  un  hombre curtido en  movilizaciones de fuerza, con veinte años de experiencia en la lucha sindical. Lideró también el paro de diez días que en 2009 llevó al gobierno del ex presidente Álvaro Uribe Vélez a establecer una tabla de valores para regular los fletes entre las ciudades y puntos de carga. Ese acuerdo es el que hoy el gobierno Santos, a través del ministro Germán Cardona, quiere derogar para liberar el precio a la oferta y la demanda, aunque con controles para evitar excesos. Los camioneros aspiraban a un aumento de 14.7 %, que el gobierno les negó.

El pulso entre el gobierno y los camioneros cumple catorce días y tiene bloqueadas 2.500 toneladas de comida. Quizá, Pedro Aguilar creyó que la negociación sería más fácil, dado su cercanía con el partido de la U. Pero la apuesta no le salió.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO