El sucesor de Jorge Londoño en Bancolombia

El sucesor de Jorge Londoño en Bancolombia

25 de noviembre del 2010

Este fin de año el Sindicato Antioqueño tendrá que tomar una de las decisiones más complejas de 2010. Para febrero próximo deben saber quién será el sucesor de Jorge Londoño Saldarriaga, quien anunció su retiro después de solucionar el pleito penal con la familia Gilinsky. A sus sesenta años, fue el presidente por tres lustros de Bancolombia, la entidad financiera más grande del país.

Los tres grandes conglomerados, Bancolombia, Davivienda y el Grupo Aval, han firmado un pacto de caballeros para evitar el “robo” de ejecutivos con artimañas de altos salarios o bonificaciones. Así las cosas, lo único que sí está claro es que el elegido será colombiano.

Además de asumir la responsabilidad de una empresa con ingresos de cinco mil millones de dólares al año, doscientos cajeros electrónicos y 700 sucursales, el aspirante al cargo heredará el penthouse del rascacielos horizontal de Bancolombia, que reposa sobre la Avenida del río Medellín. La oficina cuenta con un comedor y una cava de vinos que, como buen sommelier, Londoño escogía él mismo para acompañar los almuerzos y cenas privadas en que discutía temas mayores y devolvía atenciones.

Londoño forma parte del denominado “Grupo de los 50”, una lista de los hombres más influyentes de Latinoamérica, construida por  Moisés Naín, el director de la revista Foreign Policy. Por eso, el sucesor del poderoso banquero, además de escoger el vino correcto,  tendrá que moverse como pez en el agua en los círculos financieros de Wall Street, porque Bancolombia cotiza en la Bolsa de Nueva York al lado de las operaciones y apuestas de los bancos más grandes y poderosos del mundo.

Bancolombia opera hoy bajo el concepto de banca universal. Es una organización enorme, compleja y difícil de controlar por su presencia en todos los nichos del sector: banca de consumo masivo, de inversión, leasing, fiducia, microcrédito, factoring, renting, valores y corresponsales bancarios. El sucesor de Londoño deberá lidiar con esta característica nada deleznable de la organización, pero además con dos retos adicionales: conocer el mercado financiero de por lo menos quince países donde tiene presencia la organización y ser un experto en el tema de gobierno corporativo.  Este último punto ha sido uno de los pilares fundamentales del éxito de Londoño: delegar el poder y la toma de decisiones en directivos que no son dueños o accionistas de la compañía. Una confianza que no se gana de la noche a la mañana.

Pero Bancolombia es, a su vez, uno de los bancos más antiguos y raizales del país. Es decir, el presidente de Bancolombia deberá bajarse del jet privado de la compañía para sumergirse en las ciudades y pueblos humildes del país, donde las oficinas y la red de cajeros arman uno de los mercados domésticos más agresivos. Ese país, el real, es el músculo financiero de la compañía.

Muy pocos medios se han atrevido a postular candidatos. Todo indica que será una decisión in house. Los nombres que suenan son el de Jaime Velásquez, vicepresidente financiero de Bancolombia, Sergio Restrepo Isaza quien está a cargo de la Banca de Inversión o Carlos Raúl Yepes actual vicepresidente jurídico de  Cementos Argos. Fiel a la tradición del Sindicato Antioqueño no se contrató una de las famosas firmas de head hunters para buscar alsucesor. La decisión caerá en los “pluma blanca” del Sindicato Antioqueño. Una decisión que deberá estar lista para el 1 de Febrero del 2011, cuando hayan concluido las celebraciones de fin de año en Medellín, que se prolongan hasta la temporada de toros.

El nuevo Presidente deberá lidiar con el famoso y complejo Sindicato antioqueño. A diferencia de organizaciones como el Grupo Aval, donde hay una cabeza visible como es Luis Carlos Sarmiento Ángulo, no sucede lo mismo en el Sindicato Antioqueño donde las empresas se integran de manera trasversal y cada una tiene un presidente, una cabeza visible (Bancolombia, Argos, Nacional de Chocolates, Suramericana, etc.) y una junta directiva distinta. Y que de una manera u otra, tiene que rendirles cuentas a todos. Por lo mismo, deberá estar al tanto de las pujas que se dan al interior por el control y el poder de la organización.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO