“El Oso” amenaza a Lisandro Meza y luego se disculpa

“El Oso” amenaza a Lisandro Meza y luego se disculpa

14 de marzo del 2011

Desde la Cárcel Modelo de Barranquilla, Marco Tulio Pérez Guzmán, alias “El Oso”, uno de los jefes paramilitares más temibles del Caribe, envió una carta al conocido maestro de la música sabanera, Lisandro Meza, donde le pide disculpas por haberlo acusado de la muerte de su hermana, Isabel Pérez Guzmán, quien se desempeñaba como registradora auxiliar del Municipio de Morroa, Sucre, el 29 de junio de 2001.

Pérez Guzmán estaba en su casa, sentada en la sala, frente al computador, cuando el sicario entró. Él la llamó por su nombre y le disparó cuando ella volteó. Así, los delincuentes impidieron que  la Registradora declarara en un proceso por presunto fraude en las elecciones de alcalde en Los Palmitos, meses antes, donde ella había sido registradora especial.

El sicario, capturado después y quien a  su vez había sido contratado por una segunda persona que se tragó la tierra, acusó a Lisandro  Meza como el autor intelectual del crimen. Meza fue capturado el 2 de diciembre de 2008 en su casa del norte de Barranquilla para dar una declaración en Cartagena. Después fue  dejado libre.

Lisandro Meza y su esposa, ex alcaldesa de Los Palmitos, fueron amenazados por alias “El Oso”.

“El Oso”, quien paga una condena por paramilitarismo, había jurado que una vez cumpliera su pena, buscaba a Meza y lo mataba y regresaba a la cárcel a morir de viejo, porque la vida sin su única hermana no valía la pena. Prefería la cárcel a la libertad sin ella. Pero después indagó y halló que la declaración que su hermana iba a dar a la Fiscalía poco antes de ser asesinada, favorecía a Luz Domínguez de Meza, dentro del proceso por fraude electoral en el municipio de Los Palmitos.

Luz Domínguez de Meza había enfrentado como candidata a la Alcaldía del Municipio de Los Palmitos a Gabriel Barraza, en las elecciones de octubre de 2000, en un reñido “votofinix”. La registradora de Morroa, que había sido delegada para garantizar transparencia en las elecciones de Los Palmitos, había sido acusada en su momento de orquestar la derrota de la Niña luz, quien se daba como ganadora, gracias a su buena gestión como alcaldesa entre 1995 y 1997.

En Los Palmitos, pueblo de sabanas, ubicado a veinte minutos de Sincelejo, el enfrentamiento entre Maromeros y Mochileros, dos bandos irreconciliables, dejó centenares de muertos en varios años de violencia. La disputa era por el espacio político, liderado desde siempre por Los Farak, parecientes cercanos de Jorge, actual Gobernador de Sucre, y de Gabriel Barraza Farak, candidato que disputó la alcaldía con Luz, la esposa de Meza. Los Barraza Farak, en el ardor de la política, han puesto varios muertos: Alfonso Farak, quien era diputado a la hora de ser asesinado, y el suegro de los Barraza Farrak, quien fue asesinado con arma larga mientras estaba sentado en el parque del pueblo.

Lisandro Meza amenizaba una fiesta personal al entonces ministro de comunicaciones, Armando Benedetti, en Bogotá. Al terminar su tanda se fue a la terraza, triste, pensativo, ausente del agasajo. Benedetti lo siguió y al alcanzarlo le puso la mano en el hombro. Le preguntó por qué tanta tristeza.

La plaza central del municipio de Los Palmitos.

Meza le dijo que estaba muy triste porque tenía quince días que no se comunicaba con “La Niña Luz”, como le dicen a su esposa, Luz Domínguez de Meza. En su tierra, Los Palmitos, no existían teléfonos domiciliarios y el servicio por citas en las cabinas de Telecom a veces no funcionaba. Llamaron enseguida al director de Telecom, el señor Pardo Koopell, quien ordenó de inmediato veinte líneas para ese Municipio. Las líneas fueron instaladas en dos meses, pero no le pusieron una sola a la Niña Luz. Eso molestó mucho a Lisandro Meza, quien en un acto de ira y de dolor por la manera nepótica como se manejaba su Municipio, dijo:

‒Mija, alístate, que te vas para la Alcaldía.

Fue la única vez que en más de treinta años los Farak perdieron el poder en Los Palmitos. Luz Domínguez de Meza ganó la alcaldía en el periodo 1995-1997. Hoy, aunque ya libre del proceso, Lisandro Meza dice que fue una metida de pata de su parte incursionar en la política, porque su vida se le enredó y fue a dar a la cárcel.

Pero ahora, al regresar a Los Palmitos, repartió fotocopias de la noticia y de la carta  que le envió el Oso de la Cárcel, donde  le pide disculpaspor haberlo acusado. Las autoridades ahora buscan a  Francisco Lambraño, alias “El Mono Jojoy”, un vecino que lo empálelo con falsos testimonios. Según el Oso, este falso testigo sólo buscaba una recompensa.

De todos modos, Meza defiende la gestión de la Niña Luz como alcaldesa. Señala la Iglesia y dice que su mujer no la construyó, porque ya estaba hecha cuando llegó. Si no hubiese estado, ella la hubiese construido, como construyó el Palacio Municipal, el polideportivo Lisandro Meza, las escuelas, la sede de Telecom, la pavimentación de las calles.

‒Todo lo que usted ve aquí lo hizo la Niña Luz ‒dice Meza.

Sostiene que su gestión fue tan buena que dejó plata consignada en la Caja Agraria para algunos proyectos. La única metida de pata, confiesa Meza, ahora más tranquilo y preparando viaje para Nueva York, fue haberle puesto al polideportivo su nombre, algo prohibido por la ley colombiana. Dice que era tan grande la disputa política, que al Palacio Municipal y al Polideportivo construido por ella, las administraciones sucesivas, contrarias a su política, nunca más le hicieron mantenimiento y le borraron el nombre.

‒Han querido borrar las evidencias de la gestión ‒dice Meza, quien dice haber creado el estilo vallenato que se toca hoy en día y que su hijo, Chane, es el mejor acordeonero del mundo.