“Hay que joder a Santos”

“Hay que joder a Santos”

4 de agosto del 2011

Soy Cínico Caspa, cimiento teórico y columna práctica del conservatismo en Colombia; soy un tory inglés, un tea-partista del glorioso y benefactor imperio del norte, un lepenista francés, berlusconiano por ejercicio y convicción,  y por sobre todo y ante todo, ¡uribista de trinchera y bombardeo, de Convivir y Ralito y sempiterno defensor del más grande hombre de la patria, del mino tauro paisa, el Arcángel San Álvaro salvador de la nación, sustentador de la fe en la Virgen Santísima y gestor de la refundación de la patria!

Con la frente en alto y el pecho henchido de pudorosa varonilidad y carácter recio, debo asumir una vez más la defensa del fascinante expresidente y el ataque contra quienes pretenden poner en tela de juicio los valores de la civilización, la Cruz de Calatrava y el gobierno pulquérrimo del Supremo Jefe Álvaro Uribe Vélez.

Ahora, tirándoselas de persona versada en los asuntos esotéricos y orientalistas, el pecador mortal Juan Manuel Santos se ha atrevido a soltar un gracejo de mal gusto, una torcida ironía, un sarcasmo de quinta como los del bicho ese del Antonio Morales Riveira: Santos se ha propuesto invocar un mantra y dizque se dice a sí mismo a cada rato “no peleo con Uribe, no peleo con Uribe, no peleo con Uribe”. ¡Pendejo, tabarrón! ¡A mí sí no me hace gracia la vergajadita del tahúr cachiporro del Country Club!  Y si se trata de eso, pues sepa jovencito impío y jartador de güisqui que nuestro mantra es “hay que joder a Santos, hay que joder Santos, hay que joder a Santos”.

¿Quién tiene más fuerza? ¿Sacerdotes laicos de la talla moral, de la dimensión ética de un Andrés Uriel Gallego o de un Andrés Felipe Arias o viciosos empedernidos como el Germán Vargas Lleras, o falaces impostores como el Rafael Pardo y su mentor el Gaviria ese?

Además, con qué derecho se mete el truhán Santos con el hinduismo o la yoga, o es que ahora resulta que además de hablar trabado ¿habla en Sánscrito? Si los que sabemos de religión y para qué sirve la religión en materia de control del populacho envalentonado, somos con el presidente Uribe, nosotros la gente pía del Opus Dei, cargadores de cilicios.

¿Nos dicen doble moralistas porque nos gusta la plata y la  plegaria? ¿Porque pecamos y empatamos como la Selección Colombia de ‘Bolillo’? Pues doble moralista Santos que dijo ser de los nuestros y resultó marxista, hasta anarquista, diría yo, y por eso está acabando con la Seguridad Democrática para sumir a la Sagrada Patria Católica en el maremágnum de la anarquía, en el tsunami de la promiscuidad.

Qué puede saber de cosas divinas, pulcras y religiosas como un mantra, un tipejo tumbador como el impostor Santos que como bien lo dice José Luis Perales “es un ladrón que me ha robado todo.”

Sí, señores, Juan Manuel Santos nos atracó, nos chorrió por lo menos siete de los nueve millones de votos que sacó, y con nuestro capital político inscrito en la tradición y la familia quiere hacer la revolución socialista. Pero no podrá echar al traste ocho años de perfección, de respeto a todas las normas, de sometimiento a la Constitución, así lo quieran los ladrones de la cueva de Alí Babá de la Corte Suprema de Justicia y el hippie ese maracacháfico presidente de la Corte Constitucional, el Juan Carlos Henao, cómplice de maricas y abortistas.

¡No al usurpador Juan Manuel Santos!

Que nos devuelva los votos, carajo, o por lo menos la plata que invirtieron nuestros limpísimos aliados en las regiones, para que el hoy traidor fuera presidente. Por algo su eminencia ha dicho claramente que él es el elector y que ha sido traicionado por Santos.

Lleno de razones está el Presidente Uribe cuando dice de frente que Santos y sus bufones han convertido lo de la corrupción en un falso positivo.

Y no veo cuáles son los hechos de corrupción dizque  “de gran calado” que dice haber descubierto Santos en malsana complicidad con la fiscal protestante (¡hugonotes trasnochados que vuelven a la carga con su reforma impura!).

¿Corrupción entregarle la plata a los que tienen cuenta corriente en Agro Ingreso, en lugar de dársela a los que la meten debajo del colchón de paja?

¿Unas sumas irrisorias de unos miles de millones de pesos perdidos en la DIAN?

¿Unos pesitos evaporados en la Dirección de Estupefacientes?

¿Improbables dolos en el Sena?

¿Negocios sanos y juveniles en las Zonas Francas?

¿Alianzas estratégicas y transparentes en las redes viales con inversionistas hoy injustamente perseguidos como los muchachos Nule?

¿Manejos claros en las Epe heces y demás lindos y saludables negocios?

¿Pretenden que las necesarias chuzadas  para poner en cintura a los enemigos del gobierno, eran corrupción?

¿Malo desprestigiar a la oposición comunista como tratara de hacerlo de airosa manera Bernardo Moreno?

¿Corrupción desmovilizar un frente las Farc así fuera falso? ¡Pero si frente es frente,  carajo!

¿Corrupción una platica bien entregada a la política en Fonsecom?

¿Corrupción en la entrega impecable de las notarías a los amigos? ¿O querían que se las diéramos a los del colectivo Alvear?

Unos pesitos mal administrados en la Educación Nacional, ¿por eso nos están salpicando?

Y si nos van a sacar el listadito de marras de una vez respondemos que todo es falso. Jejejejeje.

Falsa la apropiación indebida y el enriquecimiento  ilícito en Cajanal.

Falsos los casos de corrupción en el Instituto Nacional de Concesiones Inco.

Falso el Abuso de funciones de autoridad  en Carimagua.

Falsas todas las acusaciones sobre corruptelas en el Invias y el Ministerio de Transporte.

Guillermo León Valencia Cossio, así esté probado, nunca cometió enriquecimiento Ilícito Ilegal ni trabajó para carteles de narcotráfico.

Jorge Noguera ex director del DAS fue condenado políticamente y no judicialmente, ¡carajo!

La parapolítica fue y será una mentira de  las FARC.

Y la Yidis Política fue un invento malsano de la prensa.

Ala, se me olvidaron las otras mentiras y tampoco me acuerdo de las que vendrán. Todo es un show de Santos sacado del casino de su imaginación. ¿Además, qué es lo que revira? ¿O con qué platica y voticos fue que lo elegimos?

Y lo que más me gusta de todo esto es cómo el presidente Uribe haciendo gala de su inteligencia superior y de que no le teme a nada –ni siquiera a que lo acusen de malintencionado y falaz–  ha logrado convencer al país de que en efecto el culpable de los falsos positivos fue Santos cuando era Ministro de Defensa, y que el Presidente Uribe, como jefe del Estado, estuvo lejos de estimular esta política cuando creó las recompensas para los militares que lograran “positivos” muertos de la guerrilla. JIjijijiji. Fue Santos solito el falso positivista y el doctor Uribe fue su víctima.

Santos lo hizo todo para desprestigiar al gobierno, aún haciendo parte de él. Así de cañero y de jugadorcito de póker es el usurpador. Cuando el presidente Uribe dijo que lo de la corrupción era un falso positivo, puso sabiamente a Santos como el autor de lo ilegal y se libró él de que lo mezclen con lo corrupto. ¡Qué talento!

Por eso seguimos todos en esta cruzada siendo devotos de San Teflón, bendito patrón que hace que nada se nos pegue, ni siquiera  las Sabas de Yidis.

***

Anteriores columnas de Godofredo Cínico Caspa

Godofredo defiende al Procurador y a Uribe (2011/05/12)

La justicia tuerta, según Godofredo (2011/05/19)

La ponzoñosa ley de víctimas (2011/05/26)

Andrés Felipe Arias, ¡el futuro de Colombia! (2011/06/02)

Juan Manuel Santos, ¡traidorcito! (2011/06/09)

Enemigos de la seguridad democrática: cuidadito (2011/06/23)

La mano negra es blanca (2011/06/30)

Godofredo, abogado defensor de los Moreno (2011/07/07)

¡Que privaticen toda la educación! (2011/07/14)

Joe, un negro menos (2011/07/28)