Una noche de cine en la Sierra Nevada de Santa Marta

Foto: Laura Salomón/ KienyKe.com

Una noche de cine en la Sierra Nevada de Santa Marta

3 de octubre del 2018

“Lo que voy a decir es cierto. Antiguamente contaban que nuestro padre espiritual Mukeke tenía unos aparatos como los que ustedes estrenan ahora (video). Por eso, cuando inicies el trabajo, piensa como Mukeke. Dicen que al sol le tomaron una foto y que esa imagen es una máscara que sirve para comunicarse con Jate Sé, el padre de la oscuridad. Así está establecido y no debes hacer nada sin ser guiado por los mamos. Piensa también que esos
aparatos no son de ahora, sino que vienen desde la creación del mundo. No pienses tampoco que ese conocimiento es del hermano menor. Proviene del padre sol y de Mukeke. Así debes pensar siempre”, Mamo Kogui Shibulata dirigiéndose a un joven comunicador indígena

Del 24 al 1 de octubre en la Sierra Nevada de Santa Marta se llevó a cabo el 10° Duapará, la tradicional muestra de cine y video indígena en Colombia. Fueron ocho días, en los que hubo más de 20 horas de proyección, más de 60 invitados nacionales y siete territorios indígenas abrieron sus puertas.

Pueblo Arhuaco de Simonorwa

KienyKe.com visitó el pueblo arhuaco de Simonorwa, un lugar que desde su entrada transpira paz. El recorrido inició en la capital de Colombia y desde allí hay que llegar a otra capital, pero no solo del país, sino la mundial del vallenato, es decir, Valledupar. El calor es  abrasador, muy diferente al interior de Sierra Nevada de Santa Marta.

Foto: Laura Zuluaga/ KienyKe.com

Luego de aproximadamente una hora de viaje en carro, se llega a Pueblo Nuevo, el último lugar para adentrarse en la Sierra. El pavimento se va quedando atrás, y ladearse de un lado para otro ya es normal. Las melenas largas, los trajes blancos de cotón y las mochilas blancas cada vez se hacen más familiares. 

Es en ese lugar que es oportuno abastecerse, el agua es primordial ya que al interior de la Sierra los servicios públicos y cualquier acercamiento con la civilización quedan atrás.  

Foto: Laura Zuluaga/ KienyKe.com

Antes de llegar al destino, la carretera se hace cada vez más angosta hasta llegar a lugares en los que el río es la única alternativa para pasar. “Hasta acá llego yo”, dice el conductor de la camioneta, es el último lugar al que un automovil puede transitar. Así no sepan español, los indígenas saludan amablemente y desde el principio hasta el final del recorrido fue igual. 

Foto: Laura Zuluaga/ KienyKe.com

Cine hecho por indígenas

Empezó a caer el sol, y ya se estaba acercando el final de la agenda de ocho días. La próxima actividad era la exhibición de películas dobladas al Arhuaco, ‘Resistencia en la línea negra’ fue la protagonista de la noche, una producción montada por indígenas de la Sierra. Es la primera cinta nacional netamente indígena de carácter documental. 

Este medio digital habló con Pablo Mora, impulsor de la muestra de cine y video indígena Daupará y asesor de la Confederación Indígena Tayrona en comunicación. Fue este antropólogo bogotano el encargado de sacar adelante junto a un grupo de indígenas la película ‘Resistencia en la línea negra’ que ya le ha dado la vuelta al mundo, Mora le aseguró a este medio: 

“Los antropólogos a veces, no todos, solemos poner la atención en el mundo de los indígenas, además de antropólogo soy realizador, documentalista, cineasta y fui criado en una escuela de pensamiento en la que se maneja la investigación, acción, participativa, esta pone el acento no en el conocimiento que producimos, sino en poder colaborar para que las poblaciones produzcan su propio conocimiento”. 

Una lección de vida

Mora explicó que hace muchos años trabajó con indígenas nasa del Amazonas, en el bajo río Caquetá. Fue gracias a esa experiencia que en 2009 los arhuacos lo llamaron para trabajar con él. “Me llamaron para decirme que conocían mi experiencia y les ayudé a formular unos proyectos para lograr la financiación con el Estado a través del fondo de desarrollo cinematográfico”, indicó Mora. 

Fue Amado Villafaña de la etnia arhuaca y el cabildo gobernador quienes le transmitieron a antropólogo la idea de hacer un documental, en 2006 ellos le dijeron: “queremos hacer un documental hecho por nosotros pero necesitamos capacitarnos y recursos, usted sabe cómo lograrlo, ayúdenos.

Pero Mora no iba muy entusiasmado. Venia de trabajar con otra comunidad en las mismas condiciones, aseguró que se donaron unas cámaras para el proyecto y se hizo un trabajo en conjunto de ahí nació la película ‘Crónica de un baile de muñeco’, “pero la cámara en manos de ellos no funcionó muy bien”, así que los ánimos no estaban con una alta expectativa. “Una de las cámaras se ahogó en el río, ese proceso quedó fallido”, contó Pablo. 

Amado Villafaña / Foto: Laura Salomón/ KienyKe.com

“Para mí la experiencia se iba a repetir”, comentó, pero no sabía lo que se avecinaba. Fueron tres días los que duró el acercamiento con los arhuacos y para Mora era el último momento de verlos. Al despedirse les pidió una foto para el recuerdo. “Saqué una camarita chiquitica como de un megapixel, en ese momento Amado saca de su mochila, cosa que no había hecho antes, una cámara Canon de motor de último modelo (cuenta entre risas) y se rió y me dijo, estoy más armado que usted, para mi eso fue una revelación”. 

Una relación hasta el presente

Desde ese momento Pablo y Amado se conectaron, la única condición que puso Mora fue que lo dejaran hacer una película de ellos haciendo su propia película, y así fue, la producción duró cinco años y la relación aún perdura. “Yo hice mi película y he seguido acompañándolos en algunas producciones”, expresó Mora.

Entre otras cosas, aseguró que el film no es tan conocido en Colombia porque el formato que tenían a su disposición en esa época era dvcam (720*480) y por esta razón, “no ha sido fácil ponerla en vitrinas, pero ha viajado por muchos festivales indígenas y no indígenas, hace poco fue invitada a la muestra documental de Bogotá”. 

Uno de los recuerdos más especiales que recuerda el productor fue cuando los mamos -líderes espirituales- bautizaron las cámaras. “Este fue el punto de partida, fue como la legitimación de la tecnología blanca en manos indígenas y en la película se muestra la explicación de los mamos en la que dicen que esta tecnología no es de los ‘hermanos menores’, como ellos denominan a otras razas que no son la suya”. 

Pablo Mora. Foto: Laura Salomón/ KienyKe.com.

La ANTV vinculada al Duapará

Esta muestra audiovisual indígena se llevó a cabo con el apoyo de la Autoridad Nacional de Televisión, la coordinadora de regulación, Fabiola Téllez le explicó a KienyKe.com que para la ANTV es muy importante llegar a territorios en los que no hay luz y por ende no hay servicio de televisión y se logre llegar con productos propios de la región. 

Desde el 2014, el ente viene trabajando un programa de televisión étnica y dentro de este, apoyan distintas muestras audiovisuales de estos grupos, “la muestra más importante de cine indígena es la de Daupará, que es la muestra nacional. En esos cuatro años se construyó un plan de televisión indígena y este año comienza su implementación”, explicó. 

Es decir que este año, dentro de las líneas de acción de este plan está la muestra de cine Daupará como un proceso de formación de públicos. “Esta muestra es muy importante para nosotros ya que son propias de los indígenas, y para ellos también lo es porque se ven representados, eso nos permite saber ellos cómo se quieren representar, por eso la ANTV apoyó este proyecto financieramente”, agregó la coordinadora. 

Finalmente, aseguró que para la ANTV el Daupará “siempre ha sido un escenario enriquecedor, en el que se da la oportunidad de dialogar para los diferentes colectivos audiovisuales. Para los indígenas el intercambio de saberes es importante, y por eso para la ANTV es la oportunidad de fortalecer estos procesos de comunicación, por su puesto para nosotros es apoyar este tipo de eventos que sabemos, siempre serán exitosos”.  

Foto: Laura Salomón/ KienyKe.com