La dignidad de las víctimas de violencia sexual

La dignidad de las víctimas de violencia sexual

25 de mayo del 2018

“Cuando nos reclutaban los paramilitares, nos llevaban a correa a donde estaban sus grupos. Era violada sistemáticamente. No por uno ni por dos, había días que eran 30 o 40 hombres y eso me originó muchos problemas”, cuenta Lina Caro, una mujer víctima de violencia sexual que contó su historia para contribuir a que otras como ella superen su dolor. Ella es una de las protagonistas del proyecto editorial de KienyKe.com y Caracol Radio: Entrevistas de Mujer a Mujer, grandes historias.  

Un día, uno de los que estaban en su pueblo, María la Baja, Bolívar, le dijo: “Estoy enamorado de ti y, si no eres mía, no eres de nadie”. Haciendo uso de su fuerza, la sometió a una tortura inimaginable y en el proceso destruyó sus órganos reproductivos.

A pesar de sufrir en su propio cuerpo la crudeza del conflicto armado, Lina ha logrado avanzar en su proceso de recuperación y de perdón. Hoy está felizmente casada y dice que su mayor motivo para salir adelante son sus hijos y sus nietos.

La conmemoración

Desde 2014, por decreto presidencial, en Colombia cada 25 de mayo se conmemora el Día Nacional por la Dignidad de las Mujeres Víctimas de Violencia Sexual. Esta conmemoración representa un símbolo de reconocimiento y solidaridad de todo el país con las mujeres y hombres que han sido víctimas de este flagelo.

Según el Registro Único de Víctimas con corte al 1 de mayo de 2018, durante el conflicto armado en Colombia 22.439 mujeres fueron víctimas de violencia sexual.

En este informe, el Centro de Memoria Histórica hace la claridad sobre que 91,6% de este total son casos de mujeres. Además, aclaran que estas cifras no son definitivas debido a que el actual panorama de las cifras de este tipo de violencia “aún están permeadas por silencios y dificultades técnicas”.

“Aprendí a sobrevivir a esos daños. Soy una víctima sobreviviente. Una mujer que sufrió los estragos de la violencia, pero que ha salido adelante, que cree, que sueña, que estudia, vive, siente”, dice Yuli Zapata, otra víctima de violencia sexual que participó en las entrevistas.

Un día, un grupo guerrillero bajó a la cabecera municipal de Puerto Libertador, Córdoba y uno de los hombres armados quedó encargado de cuidar el lugar. Sin ningún testigo a la vista, este hombre hizo uso de su fuerza y su tamaño para intimidar y violar a Yuli.

A Gloria Zambrano en Tenerife, Valle del Cauca, tres hombres la abusaron tomándola a la fuerza para satisfacer sus deseos sexuales, mientras ella se resistía, pero es una de las mujeres que ha logrado salir adelante ante el dolor y las marcas de la violación.

“En mi corazón hay perdón. Mucho perdón hacia estas personas. No guardo rencor. Si no hay perdón no va a haber paz. No es sencillo y es un proceso largo, pero cuando hay un corazón limpio, uno siente un descanso muy grande”, asegura Gloria.

Otra mujer víctima de violencia sexual es Berta Quiñones, quien fue abusada sexualmente por cuatro guerrilleros frente a su compañera sentimental para luego ser golpeadas, maltratadas, humilladas y torturadas por el hecho de ser lesbianas.

“Lo más importante es perdonarse a uno mismo. Cuando uno hace esto, puede después perdonar a los demás. Uno debe tener amor. El amor da fe y esa fe te hace fuerte. Cuando uno perdona y quiere a su enemigo se hacen dos amigos” dice Berta.

Escuche las entrevistas del especial De mujer a mujer en este enlace: soundcloud.com/viktimas

Las historias de estas mujeres reflejan la lucha por salir adelante a pesar del dolor y los constantes abusos. Cada una de ellas ha sufrido el abuso y la barbarie del conflicto armado, pero han logrado contar su historia para demostrar que es importante que la sociedad conozca lo que les pasó para que no se vuelva a repetir.

Las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres en Colombia (ONU Mujeres) hizo un llamado al país, en el contexto de este día de conmemoración, para transformar la cultura de impunidad frente a la violencia sexual, por una que condene social y judicialmente a los perpetradores de estos hechos.

“No hacerlo, contribuye a que esta forma de violencia contra las mujeres se repita interminablemente e impide avanzar en la reconciliación nacional”, afirmó Patricia Pacheco, representante adjunta de ONU Mujeres.

Hoy algunas entidades como la Unidad de Víctimas, PNUD Colombia, el Centro de Memoria Histórica, la Alta Consejería de los Derechos Humanos y la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, se unieron para promover la dignidad de las víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado.