8 de marzo: la reivindicación femenina continúa

shutterstock

8 de marzo: la reivindicación femenina continúa

8 de marzo del 2019

Betsabé Espinal fue la primera colombiana en convocar una huelga de obreras en la fábrica de Tejidos en Bello, Antioquia. El 12 de febrero de 1920, el personal femenino se alzó en contra de los directivos de la compañía. Las mujeres entre 13 y 25 años representaban el 80% de la plantilla, con jornadas de más de diez horas y con una remuneración un 250 % menor que sus compañeros varones. Junto a Espinal exigieron derechos laborales dignos y equitativos.

El 8 de marzo no solo se recuerda a esta valiente líder sino que es la oportunidad para reconocer a miles de mujeres que se reúnen en diversas marchas que buscan visibilizar los problemas latentes que tiene el género femenino en la sociedad: equidad laboral y brecha salarial, feminicidios, libre decisión sobre sus cuerpos, violencia de género y demás.

Colectivos de diferentes regiones de Colombia convocan para esta fecha marchas que enarbolan dos eslóganes: #MujerLevantaTuAntorcha o #NosotrasExigimos. Con ellos buscan que se reconozcan más derechos en la conmemoración del día internacional de la mujer trabajadora.

A través de los años las mujeres se han enfocado en tener equidad en derechos sobre sus propios cuerpos, garantías laborales, apoyo para evitar más muertes y acoso en las calles y demás situaciones por las que las mujeres no se sienten seguras cuando salen de su casa.

Escuche la conmemoración del Día Internacional de la Mujer:

Según Medicina Legal, entre enero de 2018 y el 20 de febrero pasado iban 1.080 asesinatos de mujeres, 12 más que en el mismo periodo del año 2017. En presuntos abusos sexuales, el incremento marca el 9,5 % frente a 25.043 denuncias del 2018.

Con el paso del tiempo, en Colombia y en Latinoamerica, especialmente en Argentina, se ha visibilizado más el movimiento del ‘pañuelazo’ verde que significa la libertad de los cuerpos de las mujeres con relación a su sexualidad y derecho a ser madres o no, sin tener un juicios morales y señalamientos en la sociedad.

“Este movimiento feminista en Colombia y a nivel mundial ha crecido pero en el país no se ha consolidado un movimiento fuerte. Necesitamos ser más masivas, debemos convocar una huelga, una lucha feminista o no feminista, se trata de exigir derechos a favor de la mujer”, comentó a KienyKe.com Mónica Echeverría, docente investigadora y directora del Observatorio de Medios y Género de la Universidad Central.

También en este día, que busca visibilizar más el trabajo de los colectivos, políticas públicas y problemáticas sociales y de salud de la mujer, el tradicional rosado cambia por el uso de colores como el morado y el verde que evocan el rompimiento delos esquemas para saldar las deudas que la sociedad y el Estado tienen con las mujeres en asuntos como la justicia, salud, educación y libre desarrollo.

“Somos una sociedad que se acostumbró a la violencia de manera natural. La impunidad en casos de violencia en Colombia es muy grande, eso no significa que no debamos estar preocupados por el acceso a la justicia. No se ha dado la cara a la problemática de la violencia para conocer que tipo de caminos puede seguir. No es posible meter a la cárcel a 21.000 hombres cada año y mucho menos hacerles cadena perpetua o castración química, debemos empezar a pensar en otros tipos de hacer justicia punitiva y tener procesos de memoria histórica con víctimas de violencia, discriminación y feminicidios”, puntualizó Echeverría.

“Este 8 de marzo en Colombia las mujeres seguimos exigiendo derechos y las injusticas y discriminación por el solo hecho de ser mujeres”, comentó a Katarsis y KienyKe.com Beatriz Quintero, coordinadora de la Red Nacional de Mujeres.

El procurador Fernando Carillo ha expuesto que la mujer en Colombia debería tener un mejor acceso a la justicia, no ser revictimizada y que la mayoría de los casos tengan sanciones drásticas. Según el ente investigador solo se castigan el 1 % de los casos en total de alguna violencia contra la mujer.

“Las mujeres que desempeñamos iguales funciones que los hombres en promedio ganamos un 30 % menos que ellos. La democracia colombiana tiene un déficit cuando en el Congreso no se llega a un 20 % de participación de mujeres”, puntualizó Quintero.

De igual manera, Ana María Tribín, alta consejera para la equidad de la Vicepresidencia de la República, ha manifestado que está en la construcción de un plan de desarrollo con ocho líneas de trabajo enfocado en la mujer en diferentes aspectos sin olvidar la línea 155 y las rutas de acceso para que las mujeres en Colombia se sientan protegidas y con el respaldo para garantizar sus derechos.

El 8 de marzo no solo para dar flores, chocolates y mensajes que resaltan virtudes, es un fecha para reconocer a tantas mujeres que levantaron su voz, exigieron sus derechos para que hoy en día las niñas puedan acceder a la educación básica y superior, cuenten con competencias laborales, educación sexual, acceso a la justicia, y existan políticas públicas para una vida sin miedos, discriminaciones y estereotipos.

“Debemos construir una democracia comprometida con la igualdad y la no discriminación”, sentenció Quintero.