“A la guerra nunca más”: excombatientes Farc

2 de septiembre del 2019

Exguerrilleros dicen que siguen firmes con la paz.

“A la guerra nunca más”: excombatientes Farc

El pasado jueves un grupo de excomandantes de las Farc anunció el rearme de un sector de la desmovilizada guerrilla. La pequeña tropa está liderada por Luciano Marín, alias ‘Iván Márquez’; Seuxis Pausias Hernández, alias ‘Jesús Santrich’; Hernán Darío Velásquez, alias ‘El Paisa’; Henry Castellanos, alias ‘Romaña’, y otros mandos medios.

Luego de la noticia, las primeras reacciones que surgieron planteaban un panorama apocalíptico: que el proceso de paz firmado en 2016 entre el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos (2010-2018) y el grupo guerrillero se había acabado y que nacería una nueva guerrilla. Sin embargo, esta posibilidad ha sido rechazada por miembros de la que algún día fue la guerrilla más grande y antigua del continente. Varios líderes de los llamados Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) lo ratifican.

“Si nos cumplen a nosotros, las bases, no van a tener argumentos con qué decir: ‘es que no están cumpliendo y jalonarnos (para las disidencias)’”. Con estas palabras, líderes como Luz Marina Giraldo le hacen un llamado urgente al Gobierno colombiano para que no abandone a los más de 13.000 excombatientes (95%) de todo el país que mantienen su compromiso con el proceso de paz y avanzan en su reincorporación a la vida civil.

Giraldo es líder del ETCR ‘La Guajira’ y candidata al concejo local de Mesetas, en el departamento del Meta. En este lugar habitan unas 213 personas, entre exguerrilleros y sus familias, incluidos varios niños nacidos después de la firma de la paz. Y todos ellos esperan lo mismo: que desde la Casa de Nariño se fortalezca la implementación del acuerdo del Teatro Colón y que no haya impedimento alguno desde el Gobierno.

“Que nos cumplan a las bases, porque un comandante sin tropas no hace nada. Lo que dijo Iván Márquez socava (el proceso) y deja mucho que desear. Y si yo en territorio veo que no me llega la remesa, que no me están cumpliendo con la bancarización, que no me están ayudando con mis proyectos productivos, con el desarrollo de la comunidad, digo sí, tienen razón”, dice Luz Marina, al reiterar su petición.

Esta líder comunal, que duró 31 de sus 41 años de vida en la guerra, le confirmó a la Agencia Anadolu que si eventualmente la situación de seguridad se agrava, ella y su familia optarían por solicitar asilo político en otro país antes de volver a las armas.

Luz Marina Giraldo, líder del ETCR 'Mariana Páez'

“Yo he hablado con mi esposo y nosotros tomamos una decisión de familia, y si la situación se pone muy grave, preferimos pedir asilo político en otro país. Preferimos eso a volver a la guerra. Pero de todas maneras yo creo que este país se merece que le pongamos la cara”, recalcó.

Félix Sanabria, también conocido como ‘Aldemar Casas Barragán’, es miembro del consejo político de Mesetas y candidato al Concejo municipal, líder del ETCR ‘La Guajira’ y del Área de Reincorporación Grupal (ARG) Simón Trinidad, lugar al que llegaron más de 500 exguerrilleros que estaban en la cárcel y que recuperaron su libertad tras el proceso de paz.

Aldemar también asegura que su compromiso con lo acordado en Cuba continúa y que el hecho de que un grupo de excomandantes haya tomado su decisión no afecta su proyecto de vida ni el de muchos de sus compañeros.

“Ellos no representan a las bases en su totalidad. Nosotros como partido nos seguimos manteniendo dentro de la paz y cumpliendo lo que nos trazamos en la décima conferencia (realizada en septiembre de 2016) y en el congreso constitutivo del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común”, asegura.

Casas subraya que esa sigue siendo su posición a pesar de los incumplimientos que ha habido hasta el momento. Además, indica que aunque la decisión de apartarse o continuar en el proceso es personal, hay un claro respeto al Partido y a sus lineamientos.

“Es una decisión de cada persona, porque esto no es una camisa de fuerza que diga que de aquí no se va a ir nadie; se estaría obligando a la gente. Pero nosotros seguimos unidos a la dirección del Partido y nos seguimos guiando por los estatutos del partido. Aquí lo que le interesa a la gente es seguir con los proyectos productivos, seguir trabajando, pero las necesidades que hay es que el Gobierno Nacional cumpla con lo acordado”, dice Aldemar.

El líder comunal asegura que el cumplimiento con las bases desde el Ejecutivo es una garantía para que algunos compañeros “no tengan que tomar otra decisión”. Pero indicó que ellos, como dirigentes de los ETCR, están convencidos de lo que están haciendo, y subraya que continuarán con su reincorporación a la vida civil y con el desarrollo de las comunidades vecinas.

Marcos Patiño, conocido en la guerra como ‘Efrén Patequeso’, y actual líder de la comunidad ‘Simón Trinidad’, también se mantiene en su palabra.

“Nuestro compromiso con la paz es total, es lo que nos aferra a seguir aquí, lo que nos hace soñar. Esperemos que se nos cumpla, no queremos otra cosa. Mis compañeros y yo hablamos todos los días de la paz, soñamos que nunca más se repita la guerra”, afirma.

Félix Sanabria, líder del ETCR ‘La Guajira’

Otro reconocido líder que revalida lo dicho es Nicolás Hurtado, conocido en la guerra como Carlos Alberto. Él es la cabeza del ETCR Antonio Nariño, de zona rural de Icononzo, en el departamento del Tolima. Para él, si bien los motivos que esgrimen los disidentes para justificar su regreso a las armas son ciertos, como “el incumplimiento generalizado con la implementación del acuerdo”, no es posible soportar una decisión de tal magnitud por dicha razón.

“Como decía el camarada Timo (Timochenko), a todos nos han incumplido y no por eso nos vamos a regresar a la guerra, porque entendemos que eso es darle herramientas a la ultraderecha, que ha soportado el manejo del poder con el discurso de la guerra. La postura que hemos mantenido y que nos ha dado el Consejo Político Nacional, nuestra máxima instancia, y la cual apoyamos irrestrictamente, es que no hay paso atrás”, agrega.

Hurtado criticó lo que hizo el grupo disidente al mando de Márquez y dijo que salir a proponer el regreso a las armas “es una mala interpretación del momento histórico y una mala lectura de las condiciones actuales” del país. Al mismo tiempo, aseguró que muy contrario a lo que esperarían los sectores que “viven de la guerra”, lo que hizo dicho anuncio fue “rodear la gente y el proceso de paz”.

Finalmente, insistió en que mantiene la esperanza en la sociedad civil y en los diferentes sectores sociales, que tienen la posibilidad de generar presión para que se cumplan tanto el acuerdo como las transformaciones que el país requiere.

“Estamos convencidos que a partir del escenario político, legal e institucional podemos abrir los espacios necesarios para construir y fortalecer ese movimiento que sea capaz de crear las grandes transformaciones que requiere el país”, concluyó.

Sin dar mayores declaraciones, Martín Batalla, gerente de la cooperativa del ETCR de Anorí, en Antioquia, también le manifestó a Anadolu su convicción y la de sus compañeros de regirse por lo que dice el Consejo Político Nacional del partido político: seguir luchando “sin desmayo” en la legalidad y en forma pacífica para conseguir la implementación total de lo acordado en La Habana.

Así como ellos, miles de personas que conformaban la base de la desmovilizada guerrilla marxista lo confirman. Por ejemplo, John Fredy Ramírez y Nadia Marcela Villarraga, estudiantes de medicina en la Escuela Latinoamericana de Medicina en Cuba, enviaron su total respaldo a la dirección política de la Farc, a los acuerdos y su implementación.

Igual lo hicieron Cacica Tahualpa, desde Putumayo, o Carlos Eduardo Villarraga, estudiante de Ciencia Política en Bogotá, quienes afirmaron que “la paz es el único camino” para Colombia. También se han conocido mensajes desde Guaviare, Carmen del Darién, en Chocó, y otros puntos de la geografía colombiana.

Incluso desde el antiguo frente 37 del Bloque Martín Caballero enviaron un parte de tranquilidad a la sociedad. “Nuestro compromiso es la paz. A la guerra, nunca más”, señalan.

Según Nicolás Hurtado, tanto él como varios líderes y exguerrilleros han recibido un gran apoyo de diferentes sectores que los han llamado a decirles: “Estamos con ustedes, creemos en la paz, y nos la vamos a jugar por ese proceso”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO