¿A qué se deben los varamientos masivos de ballenas en el mundo?

¿A qué se deben los varamientos masivos de ballenas en el mundo?

18 de agosto del 2013

Los varamientos de ballenas -encallamiento de estos cetáceos en la arena de la playa o en la orilla del mar- son cada vez más usuales. Cada año se reportan en el mundo alrededor de 2.000 ballenas varadas.

Científicos han advertido que la extinción de distintos tipos de ballenas va en aumento, no solo por la caza indiscriminada de estas, sino por los varamientos. Antes ocurrían en Australia y Sudáfrica, pero desde hace unas pocas décadas, aseguran que se espera que en cualquier playa esto pueda ocurrir.

Los varamientos masivos, que impactan a las comunidades locales, han sido registrados en varias costas. Uno de los casos más conocidos fue el de 200 ballenas piloto que quedaron varadas en la playa de Naracoopa, isla australiana de King. Habitantes del lugar, bajo la dirección de guardabosques, intentaron salvar a las ballenas y delfines que encallaron con baldes llenos de agua y toallas para cubrirles la cabeza y protegerlas del sol. Aunque la mayoría estaban muertas cuando llegaron, lograron salvar a 60 del total de ballenas varadas. “Realmente se podía oír gritar a los animales”, le contó John Nievaart, ciudadano del sector, a la radio local.

[youtube width=”540″ height=”360″]http://youtu.be/LwqoBusSU8o[/youtube]

En la isla australiana de King más de 140 ballenas piloto encallaron. Su cohesión social es tan fuerte que “no abandonan a otras ballenas que están en apuros, aunque eso signifique la muerte”, como narró una persona de ese lugar a la radio. 

“Poseen una increíble cohesión social”, explicó. “Una ballena queda varada y las demás le siguen para estar con esa ballena y acabamos con toda la manada varada. No abandonan a otras ballenas que están en apuros, aunque eso signifique la muerte”.

KienyKe conoció el caso de un encallamiento a finales de julio de este año en Cuba. Un habitante de la zona, de nacionalidad colombiana, reportó la muerte de más de 50 ballenas de distintas edades en costas de Cayo Francés, a dos millas al noreste de Cayo Santa María ( isla ubicada al norte de Cuba en el archipiélago Jardines del Rey, al sur del Archipiélago de las Bahamas). “Estaban completamente desorientadas y se estrellaban contra los acantilados de la zona. Intentaron llevar algunas mar adentro pero por alguna razón se devolvían y chocaban contra las rocas o se quedaban varadas en los bancos de arena. Parece que estas familias de ballenas siguen un líder que, en este caso, se presume perdió el rumbo y los llevó hacia aguas calientes y bajas de las que no pudieron salir. Espero que esto no sea la acción de sonares u otros sistemas que usan los barcos pesqueros en la zona del canal viejo de las Bahamas o en las Bermudas”, apuntó.

Varamiento de ballenas, Kienyke

Kienyke conoció el caso de un varamiento de más de 50 ballenas a finales de julio en Cuba. Se desconocen las causas. El Gobierno tuvo que incinerarlas para no atraer a los tiburones con su sangre y proteger a los turistas.

La guardia costera y el Ejército de Cuba recogieron los cadáveres y los incineraron para evitar que la sangre atrajera tiburones, especialmente porque en la zona hay muchos hoteles que no cuentan con mallas de protección, dado que estas aguas son muy tranquilas.

Aminta Jauregui Romero y Nataly Morales Rincón, profesoras e investigadores de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, especificaron que la especie se trata de ballenas piloto (Globicephala macrorhynchus Globicephala macrorhynchus) mal llamada ballena, ya que en realidad pertenece a la familia de los delfines por la presencia de dientes en lugar de barbas.

Esta especie es la que presenta la mayoría de varamientos, junto con las Orcas pigmeas y el delfín de dientes rugosos. Se desconoce la exactitud de estos hechos, sin embargo se contemplan varias hipótesis entre las que se encuentra y se relaciona a su jerarquía.

Un individuo líder, generalmente es un macho, dirige a toda la manada y por razones de enfermedad o desorientación genera un suicidio colectivo. Por otro lado, debido a los cambios climáticos y la variación de la dinámica en las mareas se generan modificaciones en la topografía costera donde algunas zonas se han convertido en áreas con bancos de arena lodosos.

Varamiento de ballenas, Kienyke

Los sonares militares, al igual que las perforaciones submarinas para extraer gas o petróleo, son algunas de las presuntas causas por las que las ballenas se pueden perder. 

“Otras causas pueden ser por la ecolocalización confusa posiblemente a otros emisores de ruido que distorsionan el recorrido afectando la longitud de onda para que pueda ser interpretada por el animal. En otras ocasiones el varamiento ocurre por el seguimiento de rutas migratorias antiguas que por alguna razón ya no existen”, afirman estas investigadoras.

“Las ballenas piloto hacen parte de aquellos cetáceos cuya estructura social es muy fuerte, con estrechos lazos entre los miembros de la manada, desplazándose y manteniéndose en grandes grupos de individuos. Por esta razón cuando se encuentran varados en las playas estas arribadas son masivas ya que compromete la totalidad de individuos”, explican.

En los encallamientos masivos, donde se desconocen causas, las medidas de salvación casi siempre llegan tarde, son difíciles y solo abren el camino a la vida a unas pocas de las que perdieron el rumbo.

¿Los varamientos son culpa de la acción humana?

Aunque no se ha podido determinar una razón exacta para estos sucesos en el mundo entero hay teorías como la de la organización ecologista “Sea Shepherd” que acusa de ello a los ruidos por actividades sísmicas como las perforaciones submarinas para extraer gas o petróleo. Al parecer cualquier sonido que rompa su sistema de orientación por ultrasonidos puede ser culpable.

Varamiento de ballenas, Kienyke

Muchas acciones de los humanos han afectado el delicado sistema de estos imponentes animales. Sin embargo, son las personas locales quienes en últimas tratan de salvarlas. 

Por esta razón si el líder del grupo se pierde los otros también. La contaminación del mar también los afecta porque los desperdicios y sustancias químicas ocasionan que estas especies se confunden o consuman basura. Si están débiles por intoxicación es más fácil que se pierdan.

Otro de los más graves indicios es que los radares y sonares militares emiten señales erróneas que las ballenas siguen, razón por la cual se pierden. El tráfico marítimo también influye en que estén cambiando sus rutas. Por lo tanto, la mayor cantidad de encallamientos se debe a acciones del ser humano.