Nadie quiere asumir responsabilidades por la tragedia en el Amazonas

Nadie quiere asumir responsabilidades por la tragedia en el Amazonas

3 de octubre del 2014

Un día después del accidente de un grupo de estudiantes del colegio English School en la amazonía, en el que murió María Camila Velandia, de 17 años, los principales actores del hecho han dado declaraciones a la prensa, pero ninguno ha asumido la responsabilidad por lo ocurrido.

Lea también: Así fue el accidente de los estudiantes en el Amazonas

Nini Johanna Rivera, administradora de la empresa fluvial Transportes Amazónicos, y el motorista Ever Finaragua, que manejó la lancha que se accidentó en el río Amazonas, le indicaron a KienyKe.com que las tres embarcaciones en las que viajaban los estudiantes del colegio English School de Bogotá infringieron la norma de no zarpar antes de las cinco de la mañana, cuando en la zona sale el sol, por presión de la empresa Bluefields, organizadora de la excursión.

Accidente de jovenes en amazonas

Los estudiantes fueron trasladados hacía Bogotá en vuelos de la Fuerza Aérea Colombiana. Llegaron a la capital sobre las cuatro de la madrugada.

Rivera indicó que Bluefields no los contrató directamente a ellos. Para el transporte fluvial la organización de la excursión utilizó a un tercero, Segundo Solarte, un guía residente en Leticia que se encargó de conseguirle a la empresa Bluefields las embarcaciones que se utilizaron en la excursión.

Según Finaragua, quien dijo llevar más de 20 años navegando por el río Amazonas, los organizadores y los guías asignados desde Bogotá insistieron en zarpar a las dos de la madrugada para aprovechar mejor el tiempo ya que sobre el medio día los estudiantes abordarían el avión de regreso a la capital.

Escuche la narración que hace Finaragua del accidente:

[soundcloud id=’170533924′]

Finaragua narró cómo ocurrió el accidente. Según él, el cadáver de María Camila fue hallado por guardacostas peruanos tras cuarenta minutos de búsqueda, a unos 100 metros, río abajo, del lugar del impacto.

Segundo Solarte le contó a KienyKe.com que su trabajo se limitó a ubicar las lanchas en las que se movilizaron los 113 estudiantes durante el tiempo que duró la excursión y ponerlas al servicio de Bluefields. Aclara no tener responsabilidad alguna en la decisión de zarpar de noche. “Los horarios se manejaban exclusivamente entre los motoristas y los organizadores de la excursión”, indicó el guía.

La Fiscalía General de la Nación informó que un fiscal de infancia y adolescencia llevará a cabo la investigación judicial del accidente. Así mismo informó que la oficina de asuntos internacionales adelantará comunicaciones con autoridades del Perú con el fin de aclarar la verdadera participación de la embarcación peruana que colisionó contra la lancha número nueve de Transportes Amazónicos. El accidente ocurrió en el área de la isla de los micos, Amazonas, ubicada a 30 kilómetros de Leticia.

Accidente de jovenes en amazonas

Los estudiantes del English School estaba en el Amazonas desde el pasado 26 de septiembre en una excursión de carácter social.

Mauricio Ortiz, gerente financiero y comercial de BlueFields, le indicó a KienyKe.com que aunque su empresa ha sido señalada como responsable de lo ocurrido, serán las autoridades las encargadas de indicar quién o quiénes comparten la responsabilidad.

Aunque Ortiz no señala culpables de la tragedia, ante las presuntas presiones de sus empleados para zarpar antes de la hora indicada por las normas fluviales, dice que la única persona que tiene la autoridad de mover la embarcación es el comandante de esta. “Yo tengo entendido que un capitán de un navío es autónomo de la operación del navío y él  arranca si quiere y si no quiere no arranca, y es el conocedor del río y de la regulación de su actividad”.