El amor, herramienta de Alejo Little para superar el bullying

El amor, herramienta de Alejo Little para superar el bullying

11 de marzo del 2019

Desde que era un niño siempre soñó con ser un artista, de ser inspirador para las futuras generaciones y a pesar de las adversidades que muchas veces le ha tocado vivir, de todas ha salido victorioso y hoy es una figura pública que goza de un amplio reconocimiento, gracias a los contenidos que sube a la red social Instagram, a los cuales le imprime un toque de su personalidad. Una persona que con apenas 90 centímetros de estatura nada, absolutamente nada, le queda grande.

Alejandro Marín o Alejo litte como lo conocen sus seguidores, a sus 25 años de edad ha logrado lo que algunos jóvenes desearían y se ha convertido en un referente para muchos, desde muy temprana edad entendió que era distinto a los demás, esto debido a una discapacidad desarrollada en el vientre de su mamá, denominada displasia ósea, que impidió que los huesos más largos de su cuerpo de desarrollaran y por la cual ha sido sometido a 26 procedimientos quirúrgicos.

“Mi niñez la puedo catalogar como normal, obviamente con un grado de diferencia de las demás personas porque por mi discapacidad yo recibía y en la actualidad recibo mucho bullying”, manifestó Alejo Little en diálogo con KienyKe.com.

Y fue precisamente esa actitud la que le dio el carácter de entender a las personas y no al contrario, lo que le permitió alcanzar un grado de madurez desde muy temprana edad.

“Durante el embarazo de mi mamá veían como unas malformaciones y muchas veces le dijeron a ella que abortara, pero ella nunca quiso y acá estoy yo”, señaló Marín.

Un paso más cerca de sus sueños

No duda en decir que desde siempre ha sentido una gran fascinación por el arte y eso lo demostraba cuando aún estaba estudiando en el colegio, recuerda que era uno de los colaboraba cuando había algún evento cultural.

Pero fue el impulso que le dio la comediante Alejandra Azcárate, cuando asistió a una de sus presentaciones, el que le ayudó a decidirse en dejar de lado los temores, de dejarse de preocupar por los que piensen los demás y darle riendas sueltas a sus sueños.

“Yo le comenté que quería ser una persona reconocida por lo que soy y a ella le gustó mucho esa intensión, en ese entonces, Azcárate tenía un programa de televisión y me incluyó en ese proyecto”, comentó.

A pesar de esto, el formato del proyecto presentó una serie de cambios, entre ellos su salida, lo que para él representó un duro golpe, que tal vez truncaría sus sueños. Es por eso que la comediante le recomendó comenzar a subir sus propios contenidos a las distintas redes sociales.

Para él fue un poco difícil entender esta situación, pero hoy comenta que ha sido una de las mejores cosas que le ha pasado. Y fue así como subió su primer video de esta plataforma, llamado ‘Marcelo, agáchate y conócelo’, el cual se volvió viral en cuestión de días.

“Duré un año para asimilar esta situación, es más muchas personas me insistían a que montara videos en You Tube e Instagram, hasta que un día acepté ese reto y hasta el día de hoy ha dado buenos resultados”, puntualizó

Cautivar a las redes sociales y lograr hacer crecer una comunidad en cualquiera de estas redes no es una tarea nada fácil, debido al variado gusto que tienen las personas, por eso siempre se las ingenia para subir un contenido variado y que deje un mensaje entre sus seguidores.

Y ha sido eso, según comentó, lo que le ha permitido llegar a lugares que tal vez nunca se imaginó en su vida, además, le ha permitido conocer celebridades y abrirse paso en este campo, el cual muchas veces suele ser excluyente debido a los estereotipos.

Bullying sin medida es amarse sin medida

A diferencia de muchas personas que cuando sufren de bullying, siente que el mundo se les vienes encima, para él este se convirtió en una poderosa herramienta, que le permitió sentirse orgulloso, aceptarse y de quererse así mismo y ese es el mensaje que quiere transmitir a las personas a que sepan superar esta y cualquier adversidad en sus vidas.

Por eso recorre distintos colegios en Medellín brindando charlas y conferencias sobre el bullying, promoviendo el respeto a las nuevas generaciones y dejando a partir de su testimonio de vida, un claro mensaje de amor, valor y respeto por los demás, sin importar limitaciones que puedan existir. 

Es muy difícil llevar las redes sociales, pero es aún más difícil cuando una persona no sabe lo que es.

Más allá de los miles de seguidores, comentarios e interacciones que puedan lograr sus contenidos, el mejor pago que puede tener – según lo dice – es el reconocimiento de las personas en la calle, ya que eso le indica que va por buen camino, ese que se ha abierto solo contra todos los pronósticos y demostrar que está hecho para grandes cosas.