Ella es la mujer más poderosa del mundo

Ella es la mujer más poderosa del mundo

26 de septiembre del 2017

Por cuarta vez consecutiva, Angela Merkel logró ganar las elecciones en Alemania. Obtuvo el 33.5% en las elecciones, lo que le da la posibilidad de estar cuatro años más al frente de la economía más sólida de Europa.

Merkel no la tendrá fácil. Entre uno de los mayores retos que se le vienen encima está enfrentar a la ultraderecha, que ha entrado con 94 escaños en el Bundestag. Desde la Segunda Guerra mundial, ningún partido alemán de corte radical había logrado llegar hasta donde el domingo llegó ‘Alternativa por Alemania’, partido que incluso tendría neonazis en sus filas.

El ascenso de Merkel

El escenario político, en los últimos años se ha agitado por los afanes de la derecha radical en varios países del ‘Viejo continente’. La migración, la Unión Europea, el Euro, son sólo algunas de las banderas de esos partidos que están, en su mayoría, dirigidos por hombres. La única excepción sería Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, partido derechista francés.

Su ascenso al poder y su permanencia en él por doce años son prueba clara de lo que ella ha podido lograr. Constanze Stelzenmüller, periodista alemana, quien ha seguido milimétricamente la carrera de la canciller, le contó al New York Times que “Ella (Merkel) aprendió a esconder sus propósitos bajo un velo de indiferencia”.

El hecho de que Merkel haya crecido en Alemania Oriental, que siempre tuvo un gobierno autoritario “le dio las herramientas para navegar en un mundo político masculino. Allí aprendió el “te callas, te aguantas y estás atenta a una oportunidad; todo eso mientras tratas de salir ilesa”, explicó la periodista.

Eso significaría que la posición que tiene se la ha ganado lidiando con un machismo casi primitivo que se mantiene en la política incluso de los países más progresistas. Poco a poco, paso a paso, con un bajo perfil, ella llegó a ser la cabeza de su partido –Unión democrática Cristiana.

“Ella llegó al poder en un acto de impiedad impresionante –explicó Stelzenmüller–. Digamos que su agresión tuvo algo de shakesperiano y calculador. Su camino hacia el poder está flanqueado por los cadáveres políticos de una docena y media de esos príncipes”.

A lo que se refiere es a una carta que la hoy Canciller publicó en un medio local, en la que pedía la renuncia de su mentor Helmut Kohl por el escándalo de donaciones a la campaña en 1999.

¿Por qué es la mujer más “poderosa del mundo”?

La revista Forbes que acostumbra a hacer esa clase de listas, ha puesto, desde el 2010, a Angela Merkel en el primer lugar. “Cuatro métricas determinan esta lista: el dinero (fortuna personal, ventas de sus compañías, PIB nacional); presencia en los medios; influencia ejercida a través de múltiples esferas, y su éxito en la realización de cambios en su organización, empresa o país”, explicó el medio.

Además, continúa Forbes “Si hay un dirigente capaz de encarar los retos existenciales del ámbito económico y político a los que se enfrenta la Unión Europea, esa es la Canciller Federal alemana Angela Merkel”.

Varias son las razones por las que Merkel se ha ganado la etiqueta de “mujer más poderosa del mundo”. Lo primero es el manejo que le ha dado a la economía alemana, especialmente durante las duras recesiones. Así las cosas, el gobierno de Merkel, que basa su gestión en una ‘economía social de mercado’, ha sido el responsable de mantener el país como cabeza de la zona euro, y como quizás el país más próspero de la tierra.

Además: Merkel ha sido presidenta del G8; es una fiel defensora del modelo de integración europea; ha logrado una reforma sin precedentes al sistema de salud alemán. Y finalmente ha tomado una clara posición respecto a la migración en el mundo, abriendo las puertas de Alemania a quienes más lo necesitan.

“Su último acto ha sido el más valiente: ejercer su poder con la estrategia geopolítica más curiosa: el humanismo absoluto”, escribió Forbes.