La victoria de RCN y la derrota del NO en el plebiscito

La victoria de RCN y la derrota del NO en el plebiscito

10 de octubre del 2016

Después de la victoria del NO en el plebiscito, mucho se ha especulado sobre el futuro del país. En especial los expertos, políticos y periodistas que han plasmado en sus columnas y redes sociales sus análisis de la situación actual de Colombia.

Análisis tras la victoria del NO en el plebiscito

“A RCN no le interesa la paz, odia a Santos y ama a Uribe’

Por ejemplo, el crítico de televisión Omar Rincón hizo en su columna para El Tiempo, un análisis del comportamiento de los medios de comunicación frente al plebiscito. Sin pelos en la lengua escribió: “El plebiscito en medios lo ganó RCN Televisión, ya que apostó con toda por el No. RCN es una canal transparente, ya que asume públicamente que no le interesa la paz, que odia a Juan Manuel Santos y a las Farc y que ama a Álvaro Uribe”.

Lea también: Plebiscito: Reflexiones que debería leer para que opine con propiedad

Por supuesto el Canal Caracol no quedó por fuera de la lista, respecto a este dijo: “Caracol Noticias’ estaba equivocado en todo (…) Jugando a una neutralidad que no tenía, el día de la firma de la paz y los demás de esa semana se dedicó a mostrar la barbarie de las Farc como una campaña sutil y permanente de apoyo al No. Se fue por el No pero muy en doble moral”.

Agrega que Caracol Noticias fue “un desastre en el manejo de las cifras”, confundiendo así a los televidentes.

Su crítica concluye diciendo que hubo medios que aunque perdieron su línea de opinión, ganaron en su lógica informativa, tales como ‘Semana’, ‘El Espectador’ y ‘Caracol Radio’. “Dijeron estar a favor del Sí, pero en sus modos de informar siempre privilegiaban las frases del matoneo del NO, informaban desde la emoción del NO. Y por eso sirvieron de eco”, puntualiza.

“Lo que se necesita es un Gran Desacuerdo Nacional, pero sin armas”

Antonio Caballero en su columna para Semana hizo un análisis diferente, ve la situación de Colombia desde un ángulo por el cual nadie la ha visto. Dice que el país más que un acuerdo necesita un gran desacuerdo. Además, también menciona lo que otros han dicho, Uribe votó pero la casilla del NO, no estaba marcada, ante esto Caballero se pregunta si el expresidente votó por el SÍ o anuló su voto.

Sin embargo, al igual que varios de sus colegas, opina que el senador Álvaro Uribe se siente como si fuera presidente otra vez.

Además: Frente primero de las Farc pide ser incluido en cese al fuego bilateral

“(…) Uribe propone “un gran pacto nacional”. El eternamente recurrente pacto nacional con el cual han cubierto siempre sus desacuerdos y tapado sus vergüenzas las oligarquías colombianas. El canapé republicano, cuyo más reciente avatar se llamó Frente Nacional, y que produjo la aparición de estas guerrillas con las que se firmaron los acuerdos rechazados en el plebiscito”

Como conclusión de su columna, dice: “No creo que esta vez la salida sea otra vez un Acuerdo Nacional. Lo que se necesita es lo contrario. Un Gran Desacuerdo Nacional. Pero esta vez, por fin, sin armas.

Uribismo pretende dilatar el proceso de paz hasta elecciones presidenciales 

Otro gran periodista de análisis es Daniel Coronell, quien en su columna titulada ‘El resucitado’ para la revista Semana  escribió que el Nobel de Paz de Juan Manuel Santos, “le da un impulso inesperado y necesario al gobierno, pero quizás no sea suficiente, por sí solo, para salvar el proceso”, pues “La rara oportunidad de resucitar el proceso de paz, no va a estar vigente de manera indefinida”

Por otro lado, también escribe que la inesperada victoria del NO ha resucitado desconfianzas y incertidumbres entre los guerrilleros, tantos los que esperan en el monte como los que están en La Habana, pues ellos también estaban convencidos de que el Sí iba a ganar y por supuesto de que el Acuerdo era un “trato cerrado’. Hoy puede ser que ellos se sientan más perdidos que nosotros.

Coronell dice: “(…) Ningún movimiento insurgente, que no haya sido vencido militarmente, firma un tratado de paz si lo que le espera a sus miembros es la cárcel o la muerte. Los acuerdos de paz, en todo el mundo, consagran un perdón –que en algunos casos se llama amnistía y en otros pena alternativa– y la posibilidad de hacer política con protección para poder expresarse dentro de la democracia y sin armas”.

Aunque las partes se comprometieron a discutir ciertos puntos del Acuerdo, Coronell agrega que una cosa es discutir y otra es cambiar por completo la esencia y el alcance de lo acordado. Además concluye su texto con lo siguiente: “Las maniobras del uribismo para dilatar indefinidamente la discusión –rumbo a las elección presidencial de 2018– ya quedaron claras en la reunión de delegatorios”.