Antonio Casale: “No me trasnocha llegar a ESPN o Fox Sports”

Antonio Casale: “No me trasnocha llegar a ESPN o Fox Sports”

21 de noviembre del 2014

El periodista deportivo Antonio Casale, confeso hincha de Millonarios, despierta amores y odios. Ha construido su carrera sobre un estilo propio, perseverancia y esfuerzo.

Dirigir En la jugada de RCN Radio, FM fútbol mundial, ser director artístico de La FM, narrar los partidos de FM fútbol mundial, estar al frente de los programas deportivos en Claro sports, hacer Cancheros y escribir en El Espectador, lo han convertido en un todero del periodismo.

Lee dos periódicos de principio a fin en su formato de papel (El Tiempo y El Espectador) y uno más en su tablet (La República). Lee Twitter para mirar qué dicen los líderes de opinión y ve varios portales internacionales. “Leo 14 revistas y eso se lo aprendí a Julio Sánchez que tiene ese hábito. Voy mucho a cine y me encanta leer. Eso hace parte fundamental del periodismo”.

Cuando tenía 19 años nació su hija y esto le cambió la vida. “En esta profesión que uno quiere botar la toalla cada 15 días, yo siempre tenía ese colchón que me recordaba que no podía hacerlo. Hoy agradezco tenerla”.

Lea también: Alejandro Villalobos, el villano de Idol Colombia

Una niñez llena de fútbol 

Cuando era niño recuerda que no jugaba con carros, ni con vaqueros. Jugaba a narrar partidos de fútbol, a poner música y a conducir programas de radio. Era tanta su afición que recortaba los jugadores que salían en la revista Cronómetro y los ponía en un tapete persa con los arcos del futbolín para jugar y narrar lo que sucedía.

Desde ese momento supo que quería ser periodista deportivo. “Siempre recibí el mensaje en mi casa de hacer lo que quisiera hacer y cuando vino Guardiola me quedó marcada una frase que dijo: “A las personas había que encontrarles el botón de encendido de lo que los apasiona’ y a mí me pasó eso”.

Recuerda con cariño que invitaba a sus amigos a narrar los partidos del mundial de México 86. Una vez narró el partido México vs Dinamarca imitando a Jorge Eliécer Campuzano. Su mamá aún guarda con cariño la grabación, pero no se la muestra a nadie.

Cuando creció un poco quiso ser abogado o politólogo para arreglar el país, que en ese momento vivía una crisis por cuenta del narcotráfico. Luego pensó ser piloto de aviones. “Pero  el periodismo llegó a mí”.

Antonio Casale

El sueño del periodismo

Cuando estaba estudiando Comunicación social y periodismo, en una visita a Caracol Radio, vio a Tito López, director de Radioaktiva, y le preguntó si podía hacer algo en la emisora. Había la posibilidad de hacer el turno de ‘bombillo’ – de viernes a domingo de 10 de la noche a 8 de la mañana poniendo música y solo hablando en la entrada y en la salida del turno.

También existía la posibilidad de ser asistente de Alejandro Villalobos alcanzándole discos. Aunque todos le tenían pavor, Antonio aceptó y así arrancó en la radio. En ese entonces no existían los playlist ni cosas digitales, tenía que ubicar Cd por Cd en la bandeja, limpiarlos, poner las cuñas en orden y organizar todo manualmente.

“En esta profesión hay que tener paciencia y perseverancia. Hay muchas personas mucho más talentosas que yo que se quedaron en el camino por no tenerla”.

A pesar de seguir en el cuento del periodismo Antonio se pasó a Mercadeo y Publicidad en el Politécnico y se graduó. Hace un tiempo se acogió a un plan de profesionalización de periodistas empíricos ofrecido por la UNAD y el CPB. También logró el título.

Antonio Casale

La radio y la música, una sola pasión

Otra de las pasiones de Antonio es la música. Encontró trabajo en La Mega con Alejandro Nieto, quien le pagó su primer sueldo, ya que en Caracol lo hacía todo gratis. “El primer sueldo que tuve fue de $135.200 pesos que en ese momento era el salario mínimo”.

En 1997 William Vinazco lo llamó para que trabajara con él en una emisora que tenía en los 104.9: La estación. Ocho meses después lo llamaron de Caracol de nuevo para que abriera Oxígeno, que luego se convirtió en Los 40 Principales, la primera emisora que dirigió oficialmente.

Diez años después llegó a La Mega para dirigirla en Bogotá: “Ese paso fue en falso y no por la radio juvenil, sino porque creo que ya había dado un paso adelante al hacer otras cosas y fue como retroceder. Sentía que estaba en el lugar equivocado y más porque yo con el reguetón no puedo y en ese momento ya estaba invadido de ese género”.

Cuando regresó a Caracol tuvo la oportunidad de dirigir musicalmente La W, donde aprendió mucho de Julio Sánchez Cristo, y consolidó El Alargue.

Lea también: Los 8 ingredientes de la receta de éxito Sánchez Cristo

Antonio Casale

Escribir más de cuatro párrafos 

En 2008 comenzó a escribir una columna en El Espectador, pero según cuenta, “es lo más difícil que hago hoy porque a diferencia de hablar, lo que escribo, escrito está y no puede retractarse o decir que no se hizo”.

Detesta hablar sobre temas obvios y prefiere recordar alguna experiencia, historia humana o buscarle el lado diferente a cada noticia. Le encanta leer a otros escritores para aprender y poder crecer en este desafío intelectual. A pesar de tener cuatro párrafos en su columna, escribe cuatro o cinco páginas que después va recortando y cuadrando.

De la cúpula al rock and gol

Su entrada al fútbol en la radio se hizo a escondidas, a espaldas de sus jefes. Carlos Arturo Gallego era el Vicepresidente de producción de Caracol Radio y Alberto Marchena director de Radioaktiva. Dieron vía libre para hacer unos informes deportivos cada tres canciones, pero Casale se dio cuenta que la sección no tenía eco. Cuando los jefes se fueron de vacaciones le dijo a ‘Pacho’ Cardona: “Güevon la vida es así. Lancémonos y hagamos los partidos completos”.

Cuando Gallego volvió de vacaciones llamó a Antonio a la oficina y le contó que se había dado cuenta que en el club un empleado estaba escuchando fútbol por Radioaktiva. Puso la emisora y se dio cuenta que estaban haciendo la trasmisión de todo el partido. Le preguntó por qué lo habían hecho. Antonio se defendió, Gallego se paró de la silla, dio vueltas, habló con varias personas y volvió para decirle “hágale”, palabra que fue la “piedra angular de todo en cuanto a deportes para mí”, dice Casale.

Los sueños se cumplen 

Antonio Casale

Momentos memorables

Haber estado en el Maracaná narrando el partido Colombia – Uruguay y tener la posibilidad de narrar el gol de James Rodríguez es uno de los momentos más recordados por él. Aquí la narración:

[soundcloud id=’178058642′]

Así mismo, narrar el partido que le dio el título 14 a Millonarios -sacando el hincha que lleva adentro- fue un momento que siempre recordará y no solo porque estuvo en ese último penal, sino porque llorar viendo a su equipo del alma consagrarse campeón, quedó registrado así:

[soundcloud id=’178058777′]

Otro momento que siempre quedará en su memoria es haber estado en ‘Goles y maestros’ con Hernán Peláez, a quien admira y respeta.

De otro lado, tener una oferta de ESPN no lo trasnocha a pesar de haber recibido una hace más de un año. “Creo que aún tengo mucho por crear y en esos canales tan grandes está todo hecho”. Si algo le aburre es la monotonía y a pesar de soñar con llegar a un canal como este, por ahora no le afana.

Tiene como referente en el periodismo a Hernán Peláez, admira como narran Paché Andrade y Jorge Eliécer Campuzano. Igualmente ha visto la evolución de Andrés Maroco en ESPN y por eso cree que en Colombia. “Se muere más la gente de envidia que de cáncer”.

En ese caso, cree que Maroco ha conseguido estar cinco años allá y eso es meritorio. “No creo que Iván Mejía lo hubiera logrado ni lo logrará. No hubiera durado ni cinco minutos allá”.

“Él tiene una escala de valores muy diferente a la mía… y a no ser que me estuviera muriendo de hambre, no me sentaría nunca con Iván Mejía”

Antonio piensa que esta profesión está llena de torcidos y “realmente los buenos somos más poquitos y por eso es que tenemos tantos enemigos. Como uno no hace parte de la rosca, es más difícil hacer las cosas.”

“Cómo es la vida, terminó Iván Mejía siendo periodista prepago de la Dimayor cuando me decía a mí que era prepago de Millonarios”.

“A pesar de todo esto, las nuevas generaciones están cada vez más interesados en el tema, tienen más criterio y están lejos de todos esos temas de corrupción y por eso creo que estamos entrando en una edad de oro. En unos años seguramente superaremos al periodismo deportivo de Argentina”.

Millonarios y la selección 

Hoy siente que puede criticar a su equipo del alma y no entiende qué pasa al interior del camerino del albiazul que logró salir del atolladero y hoy otra vez está ahí. “Por el mismo hueco por donde entró Gacha, entró Ortiz, sin comparar claro al uno con el otro, pero igual hicieron cosas malas con el equipo que hoy le hacen daño a todos.”

“En la Selección siempre habrá cosas por mejorar, pero quien quiera criticar hoy al equipo solo quiere protagonismo. Pékerman no tenía nada que perder cuando llegó a la selección y eso creo que fue lo mejor. Recuerdo que cuando teníamos espacios de debate hace mucho hablamos del técnico extranjero y en su momento nos echamos de enemigos a la dirigencia y a varios técnicos nacionales”.

Antonio Casale

De entrevistas y entrevistados 

“Una vez estaba de paseo en Buenos Aires y alguien me dijo que un peladito era colombiano. Recordé que estaba en Fair Play, era Falcao, a quien entrevisté y aunque no la guardé, salió en Radioaktiva cuando tenía 16 años. Me contó que quería debutar en River y llegar a la Selección.

“Otro personaje fue Nairo Quintana, que en medio de una entrevista que debía durar una hora y luego de echarle todas las flores para preguntarle sobre qué pensaba cuando estaba escalando, él muy natural solo respondió –bien gracias-, ahí me quedaban 59 minutos, pero al final creo que salió muy bonita y emotiva.

“Cafú recuerdo que me dio como 20 minutos para conversar una vez y se me borró la entrevista. Creo que esa hubiera dado de qué hablar si la hubiera sacado, pero bueno, me quedó al menos el recuerdo de la conversación”.

Por ahora, Antonio sueña con entrevistar a Federer y a Messi cuando se retiren. Cree que cuando deje de jugar Falcao contará todo sobre “su decisión de irse a Mónaco, su traspaso al Manchester, su lesión actual y su edad”.

¿Es posible desconectarse?

Para un periodista es difícil hacerlo y aunque Antonio ha dedicado prácticamente toda su vida al fútbol, confiesa que le gusta más el tenis y lo juega mejor. “Cuatro veces a la semana juego tenis y soy el mejor del ranking del club de la Universidad Nacional”.

Hoy, Antonio confiesa que le hace falta la música y le encantaría hacer un turno de dj, pero no le da el tiempo. “Grabar un turno musical no es chévere. Sentir cada canción y hacerlo en vivo es algo que merece respeto y por consiguiente hay que hacerlo en serio. Como no tengo tiempo no lo hago y no me pongo a inventar, pero lo extraño”.

Este es el playlist de Antonio Casale: