Génesis, una venezolana que volvió a nacer en Bogotá

24 de septiembre del 2018

Con la mirada perdida Génesis empieza a recordar cómo fue aquel día en el que llegó a Colombia. “El 15 de enero de este año mi mamá fue a Venezuela a recogernos a mi hermana Victoria y a mi abuela”. Carol ya estaba junto a su esposo viviendo hacía un mes en Bogotá. Arrancaron la […]

Génesis, una venezolana que volvió a nacer en Bogotá

Con la mirada perdida Génesis empieza a recordar cómo fue aquel día en el que llegó a Colombia. “El 15 de enero de este año mi mamá fue a Venezuela a recogernos a mi hermana Victoria y a mi abuela”. Carol ya estaba junto a su esposo viviendo hacía un mes en Bogotá. Arrancaron la travesía antes porque querían que sus hijas tuvieran un techo para vivir.

“Los primeros días yo tenía mucho frío. Empecé a conocer las personas y los lugares. Al principio lloré, fue duro porque no me sentía en el lugar indicado. Fui aprendiendo y me adapté”, aseguró.

Ante la adversidad ella encontró cosas positivas. “Lo que más me ha gustado de acá ha sido el colegio. Es ahí donde me la paso más tranquila, donde puedo afrontar un futuro y ayudar a mis padres”.

Empezó en un colegio y al principio adaptarse fue difícil. Más aún, cuando tuvo que realizar una tarea en la que le pedían que dijera cuál era su sueño. El de Génesis era ser modelo. Su contextura delgada preocupó a la institución, hasta el punto que la pequeña no quería volver a estudiar. Fue así como su mamá tomó la decisión de cambiarla de escuela.

Génesis, una pequeña que renació en Bogotá.

Ingresó al Colegio Distrital Andrés Bello de Bogotá. Junto a su hermana empezaron el año escolar casi un mes después que el resto de los estudiantes. Para ella adaptarse no fue sencillo. “Se escapaba del salón y se iba a buscar a su hermana. Hablamos con ella, le explicamos cómo eran las cosas y ella se vinculó poco a poco”, explicó el coordinador de secundaria de la institución, Mauricio Robayo.

La sorpresa para sus padres y para el colegio fue que Génesis a pesar de las adversidades demostró sus intenciones en la vida. Durante todo el año estuvo en los primeros puestos de rendimiento académico. Actualmente está en el cuadro de honor de la institución. “Ella es muy feliz cuando está estudiando”, aseguró Robayo.

Génesis se apasiona por el lenguaje y sueña con algún día estudiar medicina. “Quiero ayudar a la gente para que sean felices”.

Génesis y la travesía para encontrar la felicidad

“La vida de nosotros en Venezuela era normal. Mi esposo trabajaba, yo me dedicada a cuidar las niñas. Ellas estudiaban en un buen colegio pero la realidad del país nos obligó a migrar a Colombia”, explicó Joana Carol Canquiz, mamá de Génesis y Victoria.

Todos los días, Joana lleva a sus hijas al colegio.

Para ellos la situación económica era muy compleja, “no nos alcanzaba ni para la comida”. Adaptarse fue bastante difícil para esta familia. “Ahora que estamos acá queremos quedarnos porque la educación es muy buena y de verdad que eso es lo que más importa“.

Es una mujer orgullosa porque Génesis se ha destacado en su colegio. “El rector, los coordinadores y profesores tenían que estar muy pendientes de ella y ahora está dando resultados. Fue un trabajo en conjunto”, explicó Canquiz.

En el colegio donde estudia Génesis destacar era casi imposible. Básicamente está viendo algunas materias que en Venezuela se ven solo en el último grado. “Con su esfuerzo ella ha logrado todo lo que ha querido”, dice su mamá con admiración.

“La situación en Venezuela es difícil. A veces mi papá me llama y me dice que no ha comido en todo el día. Mis hermanos salen a buscar alimentos, lo que sea, pero no hay nada”, recalca con tristeza Carol.

Joana dejando a sus hijas Génesis y Victoria en el Colegio Distrital Andrés Bello. Foto Tatiana Coy/Kienyke.com

Acerca de la educación para venezolanos en Bogotá

La Secretaría de Educación garantiza el acceso a la educación pública a los migrantes venezolanos. Siempre con las mismas condiciones de bienestar, calidad y seguridad que reciben los estudiantes bogotanos. Esto también incluye el Programa de Alimentación Escolar (PAE), el mejor evaluado del país por su calidad.

Actualmente, cerca de 3.808 estudiantes venezolanos están matriculados en colegios públicos de la ciudad. La Secretaría de Educación realiza jornadas de sensibilización en las instituciones educativas para evitar el riesgo de barreras administrativas, sociales o culturales. Asimismo acercan de manera permanente la oferta educativa a esta población, a través de jornadas locales de atención y la búsqueda activa “casa a casa” de la población desescolarizada.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO