La libertad de las tortugas carey

3 de junio del 2018

La Teniente de Navío Stephanie Pauwels Romero, despertó este domingo muy temprano. Alistó su uniforme y se dirigió junto a varios compañeros a la playa. Era un día especial, el día en que dejarían en libertad a 11 pequeñas tortugas carey. Playa Blanca, Barú, es uno de los destinos más hermosos que tiene el caribe […]

Tortugas Carey

La Teniente de Navío Stephanie Pauwels Romero, despertó este domingo muy temprano. Alistó su uniforme y se dirigió junto a varios compañeros a la playa. Era un día especial, el día en que dejarían en libertad a 11 pequeñas tortugas carey.

Playa Blanca, Barú, es uno de los destinos más hermosos que tiene el caribe colombiano. Este paraje recibe cada año a miles de visitantes, y no se trata solamente de turistas de todas partes del mundo, sino de unos seres que acuden a este lugar desde tiempos inmemoriables. Se trata de las tortugas carey, que se aparean en este lugar y depositan los huevos bajo la arena blanca.

Pero el turismo ha puesto en riesgo este ritual de apareamiento, provocando que muchos de esos pequeños huevesillos nunca lleguen a eclosionar. Hoy esta especie, una de las más bellas que habitan bajo el agua, está en riesgo de extinción. La basura que llega a los océanos mata a las que viven en el mar, y las actividades turísticas en las playas impiden el nacimiento de las crías.

En el 2017 la Armada Nacional encontró un nido de tortugas en Playa Blanca. Algunos de los huevos no tenían esperanza de vida, y solo 11 de ellos podían sobrevivir. Los oficiales de la institución montaron todo un operativo para su rescate, permitiendo trasladarlos a una zona protegida, donde el contacto con el hombre fuera mínimo.

Se creó un ambiente adecuado para su recuperación, con la temperatura ideal y alimento, un espacio natural donde crecieron hasta llegar al punto indicado para su liberación.

Tortugas Carey

Y ese día era este domingo. La teniente Stephanie Pauwels Romero, que se desempeña como Jefe del Parque Nacional Natural Los Corales del Rosario y de San Bernardo, en Isla Arenas, alistó a sus hombres para la misión. Todos ellos portando sus uniformes, llegaron a la playa del parque, trayendo consigo a las tortugas.

De inmediato, los turistas y habitantes del sector se reunieron en torno suyo. ¿Qué hacen estos uniformados en la playa temprano en la mañana? Al acercarse lo descubrieron. Esos pequeños animales movían con agitación las aletas que salían de su duro caparazón, como presintiendo el momento de salir en libertad.

“La intención es realizar esta actividad en conmemoración al día mundial de las tortugas marinas y resaltar la importancia de esta especie migratoria que está en peligro crítico de extinción, siendo esta una forma de garantizar la sostenibilidad ambiental y social del área protegida”, indicó la teniente.

Y así, con celulares y cámaras en mano, la Armada, turistas y habitantes vieron como estas tortugas, al contacto con la arena y respondiendo a su instinto, emprendieron la carrera hacia el mar. La marea las fue alcanzando, hasta que una a una se desaparecieron de la vista, iniciando su viaje a las profundidades del océano, donde continuarán con su vida.

Tal vez en unos años, y si las bolsas, la asura y las toneladas de plástico que cada año se arrojan al mar lo permiten, estos animales regresarán al Playa Blanca, a depositar sus huevos, dando inicio a nuevas vidas. Por su parte, los oficiales de la armada se comprometieron a continuar protegiendo esta especie.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO