Este es el concejal de la Familia de Medellín

20 de agosto del 2017

El estilo y los argumentos de Daniel Carvalho marcan la diferencia en el Concejo de Medellín.

Este es el concejal de la Familia de Medellín

Por los pasillos y el recinto del Concejo de Medellín camina un hombre que, a simple vista, y si se deja llevar por los estereotipos, no parece ser uno de los corporados de esta institución. Más bien, por sus rastras, su forma de vestir y su expresión, creería que es un intelectual que se extravió de su espacio natural -la Universidad- o algún joven que lleva sus ideas revolucionarias a un escenario ya harto acostumbrado al lenguaje de los políticos tradicionales.

Se trata de Daniel Carvalho, quien llegó a este espacio con el movimiento Creemos en compañía de la concejal Daniela Maturana, para renovar las ideas y refrescar las discusiones.

Se autodenomina el ‘Concejal de la Familia’, pero no se parece mucho al que tiene el mismo título en el Concejo de Bogotá (Marco Fidel Ramírez). De hecho, es todo lo opuesto.

Daniel también defiende la vida, la familia y los valores, pero no desde un aspecto religioso, sino más bien desde la igualdad de derechos, la tolerancia y el respeto.

Carvalho, además, podría entrar en la categoría de youtuber, pues son famosos sus videos, desde que era candidato a concejal, para dar a conocer sus argumentos con un sello juvenil.

En el último, que ya tiene más de 66.000 reproducciones, aparece sin camisa, vestido de señora, barriendo y lavando platos, como parte de su campaña #MásHombreMenosMachos, que defiende la igualdad de género y la importancia de educar a niños, jóvenes y, por qué no, reeducar a los adultos, para que “sean activos en el hogar, respeten y no abusen de los más frágiles”.

Kienyke.com conversó con Daniel sobre sus ideas, sus proyectos y su particular forma de comunicarse con los ciudadanos. Pero antes, puede darle una mirada a su último video.

¿Cuál fue su motivación para convertirse en concejal de Medellín?

“Fueron varias. En primer lugar, tengo un sentido de responsabilidad y amor por la ciudad que me impidió quedarme ajeno a este escenario político tan importante, y, en segundo lugar, fue como tomar conciencia de que había ciertos temas en los que he estado muy interesado que no estaban siendo correctamente abordados o no tenían defensores en el Concejo.

Por eso, gracias al reconocimiento y credibilidad que logré obtener en los últimos cinco años, quise retribuir de alguna manera, al aportar mis ideas en estos aspectos”.

¿Cuáles son los principales proyectos que impulsa?

Como concejal tengo cuatro líneas de trabajo: la primera se llama Medellín Sostenible, que aborda asuntos sobre urbanismo y medio ambiente. Desde allí he trabajado por la calidad del aire, la movilidad sostenible -que incluye alternativas para los peatones, los ciclistas y un mejor transporte público para la ciudad-; la defensa de la biodiversidad y otros asuntos propios de mi carrera. Soy ingeniero civil y tengo una maestría en Urbanismo, con énfasis en Desarrollo Sostenible.

La segunda es la cultura del fútbol. Desde que regresé a Colombia he sido barrista y al adentrarme en este mundo, más allá de los problemas de violencia, hay una gran cantidad de iniciativas y talentos de valor que no están siendo correctamente visibilizados y aprovechados.

“En lugar de ver el barrismo como un problema, lo he tomado como una aportunidad para la ciudad, para acercarnos a estos jóvenes que desconfían de la institucionalidad. Además, el fútbol es un escenario propicio para difundir ciertos valores y principios”. Daniel Carvalho

El tercero es Medellín Creativa. Desde hace un par de décadas la ciudad dejó de ser industrial y ha estado en búsqueda de una vocación. Creo que puede tener varias y dentro de ellas, sin duda, la creatividad está en plena efervescencia.

Estamos construyendo una política pública de fomento a las actividades creativas, para aumentar el desarrollo económico y social de la ciudad. Si creamos un buen ecosistema que fomente y conecte a los creativos, podemos lograr que la ciudad sea un espacio para ellos.

Finalmente, la cuarta línea se asocia con el concejal de la familia y busca una Medellín diversa.

En el siglo XXI nuestra sociedad tiene que revaluar ciertas tradiciones y conceptos que están siendo mal utilizados en el escenario político nacional.

Hay una creciente ideología de discriminación y de exclusión hacia ciertas poblaciones, se perpetúa el machismo y el racismo, y por eso, bajo la idea de la familia, decidí abordar estos temas. No puede dejársele a sectores ultraconservadores que intentan manipular las palabras de Cristo y la religión para perpetuar la exclusión en nuestra sociedad”.

No es frecuente ver a un hombre como usted en un escenario político como este, tan acostumbrado a corbatas y modos conservadores, ¿cuál ha sido el principal aporte que su presencia le deja al concejo de la ciudad?

“Lo que yo pretendo aportarle al Concejo es un punto de vista técnico. Mis opiniones y debates los hago basados en estudios. Ante todo propongo discusiones con argumentos técnicos más allá de simples opiniones personales.

Creo además que para la sociedad en general, especialmente para los jóvenes, puede ser inspirador y motivador que una persona como yo, con ideas liberales y con una pinta diferente, llegue a estos escenarios. Esto demuestra que el espacio de la política está abierta para todos.

Mucha gente cree que la política es muy aburridora, yo pienso que no. Lo que pasa es que la hemos dejado en manos de gente aburridora y eso es parte de lo que yo intento cambiar”.

#MásHombresMenosMachos hace parte de su proyecto como concejal de la familia, ¿en qué consiste la campaña?

“La historia es simple, quería abordar estos temas. Tengo una comisión accidental en el Concejo sobre la política pública para la atención de la población LGBTI de la ciudad y he estado cercano a la Secretaría de Mujeres para la creación de una nueva política pública para ellas.

Creo que no hay que ser gay para defender a la población LGBTI y no hay que ser mujer para defender a las mujeres o apoyarlas en su lucha.

Hay un concejal en Bogotá que se autodenominó el concejal de la familia, así que ¿por qué dejarle este tema a personas con ese tipo de ideologías?

Decidí nombrarme Concejal de la Familia para abordar la discriminación a la población LGBTI, el acoso callejero a las mujeres, el embarazo adolescente y la idea de las nuevas masculinidades y feminidades.

La campaña es mediática, a través de redes, en donde he tenido éxito expresando mis ideas, pero también se ha materializado en proyectos del Concejo”.

¿Cómo fue incursionar con su propuesta como una especie de concejal youtuber?

“La estrategia ha sido bastante efectiva. Esto me permitió llegar al Concejo de Medellín y ahora se usa cada vez más. El que lo hace mejor logra diferenciarse”.

La ciudad ahorita está atravesando un momento complejo en materia de seguridad, ¿cómo ve usted la situación, qué cree que puede estar pasando en términos sociales que nos está haciendo regresar a tiempos violentos que creíamos en el pasado?

“La situación de seguridad en la ciudad sin duda es muy delicada. Creo que nunca hemos podido salir de ese dominio territorial que ejercen algunas bandas criminales y lo que estamos viendo ahora es un reflejo de eso, tal vez por el ataque frontal que ha hecho esta Alcaldía contra estos actores.

Considero que a nuestra sociedad le ha faltado manifestar un rechazo mucho más contundente a todo tipo de violencia.

Aún nos falta meternos en la cabeza que la vida es sagrada y no podemos tolerar ningún tipo de homicidio ni justificar eso de que algunos muertos son buenos y otros malos.

También ha faltado mayor acompañamiento de entes, como la Fiscalía y la justicia en general, a la situación que está viviendo nuestra ciudad”.

Usted apoya las manifestaciones culturares que se han dado como protesta a esta situación de violencia (como la que adelantaron los jóvenes del colectivo #NoMatarás, ¿Qué considera valioso de estas alternativas de manifestación ciudadana?

“Acciones simbólicas como #NoMatarás son muy necesarias porque precisamente son manifestaciones ciudadana, no institucionales, ante un tema como la violencia.

Me parece que la reacción de la Alcaldía fue equivocada al recharzarla. Hay que fomentar y valorar este tipo de acciones simbólicas ciudadanas.

Desde la Administración, desde la Policía, desde la ciudadanía tenemos que manifestarnos en contra de los violentos para que entiendan que estamos en desacuerdo con ellos y que somos una sociedad fuerte que está dispuesta a luchar contra ellos desde lo simbólico y lo institucional”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO