Así fue el robo a J. J. Rendón

Así fue el robo a J. J. Rendón

27 de diciembre del 2010

Eran las diez de la mañana del pasado viernes 17 de diciembre cuando a la recepción de la oficina de J.J. Rendón, ubicada cerca a la calle 93 con carrera 10, llegó un mensajero con un ramo de flores. Se anunció y pidió seguir a la oficina para entregárselas a Andrea Constanza, la asistente personal del estratega político.

El mensajero siguió, ramo de flores en mano, y cuando llegó a donde Andrea le pegó en la cara y la encañonó para que abriera la caja fuerte, donde había más de setenta millones de pesos y un reloj avaluado en veinte millones. El hombre sacó todo y salió del edificio como si nada. Al instante, Andrea llamó al sistema de emergencia 123 para pedir ayuda y formular la respectiva denuncia.

No habían pasado quince minutos cuando llegó una unidad de investigación de la Policía con seis agentes que inspeccionaron el lugar, tomaron fotos, e interrogaron a Andrea. Desde ese momento las inconsistencias en el testimonio de la comunicadora de 34 años empezaron a llamar la atención de los investigadores. De inmediato, los investigadores sospecharon de la asistente de Rendón como sospechosa del robo.

Ese fin de semana transcurrió sin mayores novedades, pero el lunes Andrea fue citada a un centro de investigación de la policía donde fue sometida a una prueba de polígrafo. El resultado de la prueba arrojó una lluvia de mentiras que la llevó a estallar en llanto. Minutos después aseguró que estaba dispuesta a confesar lo ocurrido.

Horas más tarde fue interrogada por un fiscal, donde reconoció su participación en el robo. Dijo también que había otra persona involucrada en el asunto. Se trataba de Luis Fernando Calderón, un hombre que hacía parte de la empresa de seguridad privada VISE, adscrita al Ministerio del Interior y de Justicia, y que trabajaba desde hacía varios meses como escolta de Rendón. Andrea afirmó que Calderón planeó el robo y luego la convenció para que participara. Sin embargo, el fiscal no le creyó y ordenó  que se librara orden de captura en contra de la comunicadora.


Andrea Constanza Castañeda

El martes 22 de diciembre a la una de la tarde, Andrea fue al aeropuerto El Dorado con su mamá para recoger a su abuela, quien llegaba de viaje. Mientras esperaba fue capturada por miembros del servicio de policía judicial de la Policía.

El miércoles 22 de diciembre, el turno fue para Fernando Calderón. Hacia las nueve de la mañana los mismos investigadores lo capturaron en Corabastos, en el suroccidente de Bogotá. La policía encontró en su poder más de cincuenta millones de pesos en efectivo y el reloj de J. J. Rendón. Calderón aseguró que estaba dispuesto a confesar la verdad de los hechos y señaló a Andrea como la autora intelectual y material del millonario robo.

Andrea empezó a trabajar con J. J. Rendón a comienzos de este año. En el pasado había sido jefe de comunicaciones de la senadora Dílian Francisca Toro. Según las investigaciones, que hasta ahora ha adelantado la Policía, llevaba un mes planeando el robo, porque estaba agobiada por una deuda.

Por ahora, todo indica que Andrea convenció a Calderón para que se disfrazara de mensajero y entrara el edificio. Luego ella le habría entregado el dinero y el reloj, y antes de que saliera con el botín se habría herido a sí misma para simular los supuestos golpes que el falso mensajero le había propinado.

Mientras  Andrea busca que la Fiscalía le otorgue el principio de oportunidad a cambio de su confesión, tendrá que responder por los delitos de hurto agravado, concierto para delinquir con tentativa de abuso de confianza y falsa denuncia. Una pésima navidad.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO