Así son los caballos del Hermoso

19 de enero del 2012

En la hacienda Caballo Bayo, el mejor rejoneador del mundo compartió con Kien&Ke los secretos de sus caballos, que el domingo saldrán al ruedo de la Santamaría.

Así son los caballos del Hermoso

Por estos días Salvador Dalí anda de fiesta brava junto a ‘Saramago’, ‘Unamuno’, ‘Machado’, ‘Silveti’, ‘Tiziano’, ‘Van Gogh’ y otras ocho figuras más. ‘Dalí’ pesa 450 kilos, su pelaje es color alazán y sus madroños blancos. Es de descendencia anglo-árabe y hace parte de la cuadra de 15 caballos que ha traído a Colombia Pablo Hermoso de Mendoza, el mejor rejoneador del mundo.

Dependiendo de cómo esté la arena, el tamaño del toro y el ambiente de la plaza, ‘Dalí’ sale en el primer tercio. Hace verónicas con velocidad, galopa ligero de costado, por derecha y por izquierda, y luego levanta las graderías con sus cites a pitón contrario.

Pero para ir de frente y lidiar sin miedo, los caballos de Hermoso de Mendoza se deben entrenar por lo menos 40 minutos al día, cada uno por separado. El maestro Pablo es místico en el entreno. No importa si está en España, Portugal, Francia, México o Colombia, siempre inicia sus labores de doma a las 7:00 a.m. El mejor torero de a caballo no deja que nadie más monte sus animales mientras. Éstos tampoco permiten que nadie más los pasee. Es una monta exclusiva, una monta íntima.

‘Pirata’ es el caballo con el que casi siempre finaliza cada espectáculo. Lleva 10 años  montándolo y no lo vende por nada.

En la hacienda Caballo Bayo, en el municipio de Subachoque (Cundinamarca), están los 15 artistas entrenándose para salir el domingo a la Santamaría de Bogotá. Transportar cada caballo desde el otro lado del Atlántico ha costado 5 mil dólares. La misma suma que vale volverlos a embarcar. Cada uno de ellos se alimenta con 6 kilos de concentrado de cereal, 4 de pasto y alrededor de 48 litros de agua.

Para atender como se debe a la cuadra, Hermoso de Mendoza ha traído a tres personas con especialidades diferentes en la caballeranga. Luciana Lang, una francesa delicada, los baña con champú para cabello graso después de cada monta, los peina con estilo refinado y les trenza la cola con la facilidad con que se peina a una niña de 10 años. De la alimentación a medida se encarga Sofía Singuta, y del aseo de cada caballería Pepito Correa.

Por ‘Chenel’, nombrado así en honor al diestro madrileño Antoñete Chenel, han ofrecido un millón de euros.  

Por todo lo anterior, la descendencia, el entreno, la técnica, el cuidado y el hierro que dice que son Hermoso de Mendoza, los valores de esta cuadra se pueden comparar con una gran nómina de fútbol. El caballo que menos vale tiene un costo de 80 mil dólares. Mientras que quien quiera hacerse dueño de las citas, enganches y remates de ‘Chenel’, la estrella del momento, tiene que pagar un millón de euros.

Pablo Hermoso de Mendoza llegará a la plaza con uno de sus nueve trajes camperos: botas, calzona, camisa, chaquetilla y sombrero lusitano. Los vestidos que su sastre Manuel Cid le ha confeccionado en Toledo por dos mil euros cada uno. Al rejoneador lo acompañan entre el callejón y la arena otros tres personajes. Su hermano Juan Andrés, que hace las veces de técnico, su mozo de espadas Joaquín Echeverría, y un torero de a pie.

En su hacienda de Noveleta, en España, Hermoso tiene más de 250 caballos que hacen parte de su empresa equina.

Hermoso utilizará seis caballos, tres por cada uno de los dos toros que lidiará esa tarde. A cada animal le dedicará 15 minutos en los que tratará de torearlos de salida, tocar en los cites y ligar sus suertes. Tal vez utilice sólo a ‘Pirata’ para rematar. Entonces, por el espectáculo de tauromaquia, donde se conjuga todo el universo del rejoneo, los empresarios deberán consignar 200 mil dólares.

El equipo con una cuadra de 15 caballos, tres caballerangos, tres asistentes de plaza, un veterinario, tres palafreneros y un rejoneador, realizará un tour que consiste en diez presentaciones en Colombia, el mismo número en Portugal, treinta en México y quince en España. Este domingo, en la plaza de toros de La Santamaría de Bogotá, Pablo Hermoso de Mendoza tendrá el reto de superar su actuación del año pasado. Aquella tarde en que el público se puso en pie y agitó al aire sus pañuelos blancos rindiéndose ante los movimientos del mejor torero de a caballo del mundo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO