La ardua batalla que emprendió Jairo Rozo por su vida

19 de junio del 2018

Desde hace 8 años, cuando le fue detectado un cáncer de médula ósea o mieloma múltiple, a Jairo Mauricio Rozo Sánchez, su familia ha vivido un verdadero calvario y no es para menos, ya que la negación de servicios de médicos, complicaciones en su estado de salud y la falta de medicamentos por parte de la EPS […]

La ardua batalla que emprendió Jairo Rozo por su vida

Desde hace 8 años, cuando le fue detectado un cáncer de médula ósea o mieloma múltiple, a Jairo Mauricio Rozo Sánchez, su familia ha vivido un verdadero calvario y no es para menos, ya que la negación de servicios de médicos, complicaciones en su estado de salud y la falta de medicamentos por parte de la EPS Medimás han sido una constante para este paciente, hasta el punto que ya han instaurado dos acciones de tutela contra la entidad.

Desde entonces su familia ha emprendido un largo camino entre acciones legales con el fin de poder acceder a servicios a los que por ley tiene derecho, Lina Paola Rozo, hija de Jairo Rozo, en diálogo con KienyKe.com, señaló el calvario que le ha tocado vivir a su familia con esta EPS para poder garantizarle una buena calidad de vida a su ser querido.

“Al principio y cuando se llamaba Cafesalud nunca tuvimos ninguna clase de inconvenientes con ellos, eran muy atentos y nos daban respuesta a las solicitudes que les hacíamos, los tratamientos a mi padre los hacían a tiempo, tanto así que en ese tiempo le hicieron el primer trasplante de médula de una manera rápida, pero desde que cambió de razón social todo cambio, infortunadamente para mal para nuestra familia”, manifestó Lina Paola.

A pesar de haber recibido el trasplante, la enfermedad volvió a aparecer como consecuencia de las inconsciencias en la entrega de los medicamentos por parte de Cafesalud, que desde entonces empezó a evidenciar irregulares administrativas, razón por la que tarde que temprano tuvo que ser vendida, dejando a la deriva a cerca de cinco millones de paciente en el país, entre ellos a Jairo Rozo.

“Esta entidad empezó a incumplir con las quimioterapias de mi papá, él recibía los tratamientos en la clínica Jorge Piñeros Corpas, pero en ese lugar la EPS se quedó sin oncólogos porque no les pagaban y por esta razón no pudo seguir recibiendo el tratamiento. En ese momento fue la primera crisis de él”, indicó Lina Rozo.

Esa sería una de las tantas peripecias y largas esperas que les tocaría aguantarse. Cada ciclo de quimioterapia debía tener un receso de 21 días, pero con las trabas y largos trámites que a diario la EPS les ponía, ese tiempo se traducía en un largo periodo, tanto así que inclusive llegaron a pasar hasta seis meses para que Medimás autorizara los tratamientos, tiempo que corría en contra de la salud de Jairo, hasta el punto que la enfermedad se le extendió en todo el cuerpo y se volvió casi que resistente a los medicamentos que le suministraban.

Pero como si la terrible enfermedad que padece Jairo fuera poco, en una de esas travesías que le tocó hacer, recorriendo varios centros hospitalarios para poder ser atendido, sufrió una caída que le fracturó la cadera, lo que significó la suspensión de sus tratamientos para el cáncer.

“Cuando esto pasó lo trasladaron a un centro hospitalario  donde le hicieron un reemplazo de cadera, pero le fueron suspendidos los tratamientos contra el cáncer, y un día nos dijeron en el Centro Nacional de Oncología que no lo iban a atender más porque Medimás no había pagado y porque tampoco contaban con las medicamentos que él requería”.

Acción de tutela contra Medimás

Ya cansados y agotados de la cantidad de trámites y la mala información que a diario recibían, decidieron instaurar una acción de tutela, la primera semana de junio, para poder agilizar todo el tratamiento y poder recibir el tan anhelado medicamento, el cual tiene un costo en el mercado nacional, si se consigue, de más de 30.000.000 de pesos.

“Ellos nos decían que había un problema logístico, que el intermediario no les estregaba el medicamento, porque es muy costoso, entonces tomamos la decisión de poner una tutela y varias quejas en la Superintendencia de Salud, y pues ellos al ver la presión que hicimos por medio de las redes sociales y medios de comunicación nos entregaron el medicamento, pero no se le ha podido suministrar, porque la mala atención que mi padre ha recibido, ha provocado otros problemas de salud, situación que ha generado que los médicos hagan primero tratamientos alternativos. Si mi papá hubiera recibido de manera oportuna el tratamiento, lo más probable es que no tuviera ese deterioro”, puntualizó Rozo.

Reconoce que la presión social que ella y su familia hicieron, sumada a las acciones legales que emprendieron, fue un factor determinante para que la EPS haya dado respuesta de manera oportuna, pero aunque eso en realidad es una buena noticia, la incertidumbre se apodera de la familia Rozo y no es para menos, ya que la Procuraduría y la Contraloría General de la Nación revelaron serías inconsciencias en el EPS y que comprometen recursos por 1,2 billones de pesos, situación que retasaría todo el tratamiento del Jairo y deterioraría su estado de salud.

En esta larga batalla de 8 años de la enfermedad de su padre, de los cuales 4 de ellos han sido contra Medimás, por la falta de atención, la familia Rozo ha mostrado tener valentía, coraje y determinación, es por eso que a pesar de la adversidad, han encontrado fortalezas en el amor familiar para seguir siempre adelante, sin importar los trámites administrativos que a diario tienen que sortear.

La familia Rozo es el ejemplo de cientos de hogares colombianos, tal vez muchos de escasos recursos, que a diario tiene que luchar contra el sistema de salud, para exigir una atención que por ley debe estar garantizada para todos sin excepción.

Las inconsistencias en la EPS han estado a la orden del día, hasta el punto que según la Superintendencia de Salud,  entre enero y abril de este año, se realizaron 167.485 peticiones, quejas y reclamos de los usuarios contra Medimás.

“Medimás no implementó el modelo de salud que propuso durante el proceso de venta de Cafesalud y tampoco implementó el gobierno corporativo que propuso”, fue una de las sentencias del procurador Fernando Carrillo sobre esta entidad.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO