Anitta, de las sombras al estrellato

Andrés Lozano / KienyKe.com

Anitta, de las sombras al estrellato

8 de diciembre del 2018

Nunca dejó de soñar. Por más que tocara puertas y estas se cerraran casi que de forma automática. Siempre creyó en su talento, aún cuando pocos lo hacían. Sin pensarlo, un video cantando con un desodorante que hacía las veces de micrófono; se convirtió en su puerta de entrada al mundo del espectáculo.

Larissa de Macedo Machado jamás pensó vivir lo que está viviendo hoy en día. Con 25 años Anitta se convirtió en la máxima exponente de la música en Brasil, muchos la comparan con figuras de la talla de Beyoncé y Rihanna. No oculta su orgullo por las comparaciones, sin embargo, es enfática en asegurar que aún siente que le falta mucho por hacer.

“Mis inicios en la música fueron muy difíciles. Yo empecé desde muy abajo, cantando en favelas, en lugares muy humildes. Pero siempre tuve en mi cabeza que iba a lograr mi sueño, tenía mucha confianza”, confesó la artista a KienyKe.com.

La interprete de éxitos como ‘Veneno’, ‘Downtown’, ‘Vai malandra’, entre otros, no tiene filtro al momento de hablar. Se expresa sin tapujos de cualquier tema. Es carismática, sonríe cuando una pregunta es incómoda, piensa su respuesta y la entrega tal y como la pensó. Esa misma sencillez es la que le ha permitido lograr el cariño del público, el mismo que la defiende ‘a capa y espada’ porque sienten que más allá de un artista, están tratando con una persona totalmente honesta.

Andrés Lozano / KienyKe.com

A sus 25 años ha logrado cualquier cantidad de reconocimientos, algo que no ha sido fácil de asimilar cuando recuerda que años atrás cantaba en lugares en los que los escenarios estaban rodeados de canastas de cerveza y la visibilidad era poca. Nadie la conocía, pero valoraban su carisma y actitud. Siempre pensó en llegar lejos.

Un sueño difícil de cumplir

Su familia nunca opuso resistencia cuando comentó sus planes de ser artista. No obstante, le decían que estaba “loca”. Para ellos era impensado que una niña proveniente de una familia humilde, cuya casa se estaba cayendo y que en ocasiones dormían todos en una habitación para disfrutar del aire acondicionado, pudiese llegar lejos. Menos en la música y apostando por un género que no es querido por muchos en Brasil como lo es el el funk carioca.

“Yo jugaba mucho en la calle, trabajaba, estudiaba y me divertía mucho. Tuve una infancia muy humilde pero divertida”, expresó la artista nacida en Río de Janeiro.

Siempre pensó en un futuro promisorio, en el que la música tenía gran protagonismo. Pero su familia también tenía planes académicos para ella. La hicieron presentarse a una universidad pública en la que logró un cupo para estudiar administración. Además, su madre la obligó a estudiar inglés, algo que en su momento le molestó bastante, pero que hoy en día le agradece en el alma ya que es una de las pocas artistas brasileñas que canta en tres idiomas diferentes: portugués, inglés y español.

“No fue una decisión fácil cuando elegí ser cantante y dejar todo lo que ya tenía en la administración”.

Su deseo de darse a conocer y evitar los intermediarios, la motivó a aprender español. Un día una de sus canciones comenzó a sonar con fuerza en España, por lo que decidió visitar aquel territorio y al darse cuenta que no entendía absolutamente nada de lo que hablaban, inició por su propia cuenta el proceso para aprender castellano.

“Me quedé loca cuando fui a España y no entendía nada lo que hablaban. Llegué a Brasil y lo primero que hice fue buscar un profesor de español”, comenta entre risas la cantante.

Renan Machado es su polo a tierra. El hombre que la hace caer en cuenta cada uno de sus errores y que siempre estuvo ahí en sus años de carrera. Su hermano además de ser fundamental en esta aventura llamada Anitta, fue el que la acompañó a tocar puertas cuando estas se cerraban casi de forma automática. Hoy disfruta con ella los buenos momentos, él más que nadie, sabe que los retos y desafíos no paran. Anitta quiere ser un fenómeno mundial.

“Mis padres no veían un buen futuro en esto de la música”, Anitta.

Un día en la vida de Anitta

Desde que inició su carrera musical, Anitta no descansa. Comienza sus días desde temprano y las horas de sueño son pocas. Piensa en trabajo la mayor parte del tiempo. Sin embargo, los pocos ratos libres, trata de aprovecharlos al máximo.

Pasea con sus animales. Lee, le gusta involucrarse en las causas sociales. Se opone a la deforestación en el Amazonas, por esto grabó un video en el que quiso mostrar la importancia de este espacio para el mundo. Apoya el empoderamiento femenino y habla de su cuerpo sin importar los prejuicios. Todos estos aspectos hicieron que cuando le propuso a J Balvin realizar una colaboración, el artista colombiano aceptara sin dudarlo.

“Todo lo que ha pasado en mi carrera fuera de Brasil, fue gracias a los colombianos que me ayudaron. Maluma, J Balvin que grabó conmigo estando en su mejor momento musical, ahora Greeicy. Estoy muy agradecida con este país por todo lo que me ha dado”.

Mientras tanto, Larissa espera que el 2019 sea el año de su consolidación internacional. Si bien en 2018 se lograron exponenciales, quiere ser una estrella de talla mundial. Que en cualquier rincón del mundo suene una canción de Anitta.