‘Bolillo’ Gómez, un hombre sin tapujos

18 de junio del 2018

Así llega el entrenador colombiano al Mundial, al frente de la Selección de Panamá.

‘Bolillo’ Gómez, un hombre sin tapujos

Ser entrenador de fútbol es una de las profesiones más pasionales y en las que se pone en juego la ilusión de millones de hinchas y seguidores de una nación o equipo. Tomar las mejores decisiones y que las lesiones no ronden a los jugadores, son las preocupaciones de ser director técnico. El Mundial de Rusia reúne sueños, trabajos de más de cuatro años y la expectativa. En la competencia más importante de fútbol en el mundo cualquier error cuesta. Colombia, además de los 23 jugadores, tendrá otra cuota en la competencia . Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez estará al frente de la Selección de Panamá.

El antioqueño de 62 años espera hacer una buena presentación con el onceno del país vecino que, por primera vez, clasificó al mundial. En su grupo se enfrenta a Bélgica, Túnez e Inglaterra, una prueba difícil para su debut, pero en el fútbol nada es predecible.

‘Bolillo’ Gómez y ‘los canaleros’ tienen como objetivo pasar la primera fase y allí seguir de acuerdo al destino del mundial, que puede traer sorpresas, alegrías o decepciones. Hernán no es ajeno a los nervios de una copa mundial. En Francia 1998 fue con la Selección Colombia, en el 2002 clasificó a Ecuador en Corea-Japón y este 2018 hizo historia con Panamá.

Su palmarés profesional ha estado acompañado por su hermano, Gabriel ‘Barrabas’ Gómez. Más que hermanos y conocedores de fútbol son unos muy buenos amigos que el deporte unió desde la infancia y hasta el momento no se piensan separar. En total llevan 45 años juntos en los que han ido a diferentes mundiales y los consejos no se hacen esperar en cada llamada o encuentro con toda la familia en Medellín.

En total son seis hermanos, tres hombres y tres mujeres que han estado relacionados con el fútbol. Su padre, Hernán Gómez Agudelo, jugó fútbol en un equipo antioqueño que se llamaba Huracán, de allí siempre estuvo asociado a los asuntos deportivos, hasta llegar a ser el presidente del Deportivo Independiente Medellín.

Los Gómez vivieron muy cerca del Estadio Atanasio Girardot y allí compartieron con grandes figuras de la época. Como lo describe ‘Barrabas’, esto se convirtió en un apoyo fundamental.

“Es un apoyo de toda la vida, mi papá jugó fútbol. Por intermedio de él y nosotros vivimos cerca del estadio hace 50 años. Allí vimos a jugadores que vivían alrededor de nosotros. Mi papá los invitaban a la finca y allí compartimos y aprendimos”, confesó Gómez a KienyKe.com.

‘Bolillo’ Gómez empezó su carrera como futbolista en el Medellín, mientras que ‘Barrabas’ estuvo en Nacional. La rivalidad quedaba en la cancha y allí mismo se unieron para seguir el objetivo de llevar a la Selección Colombia a Francia 1998.

Hernán Darío sabe de cerca cómo es el trabajo para llevar a una selección a la competencia más importante del mundo. Las cualidades para ser entrenador van desde tener la formación profesional y el carácter para sobreponerse a cualquier situación con los jugadores, cuerpo técnico y la suerte del deporte.

“Para dirigir hay que tener liderazgo y son jugadores famosos. La parte psicológica es fundamental y él sabe manejar eso y tuvo naciones que ha ido a mundiales. También sabe del buen manejo del grupo, el saber escoger bien y tratar que no se dañe el grupo, sabe tener una buena relación con los jugadores” comentó ‘Barrabas’.

El grupo de Panamá en el Mundial no es fácil, pero se tiene la convicción del buen trabajo del Bolillo Gómez con los panameños. El análisis de los jugadores junto con el cuerpo técnico debe ser preciso contra sus rivales y sacar un resultado digno, y porqué no, hasta una sorpresa.

“Es un grupo difícil y espero que no lo vayan a golear, que sepa planificar muy bien los partidos. El problema de Panamá es que juega bien pero no hace gol. Tiene jugadores de experiencia como Blas Pérez y en defensa es sólida pero no tiene buenos definidores. Panamá ha mejorado mucho en la parte técnica, si hace un mundial digno que no vaya a ser goleado, es el primer mundial y es una responsabilidad, la ansiedad y los nervios también pueden jugar un papel importante”, analizó ‘Barrabas’.

El apoyo de la familia y de los buenos amigos es y será fundamental para sobrepasar situaciones en las que la culpa, los errores y formas de proceder se pagan con malos comentarios y con ello una reputación que puede dar más de qué hablar que de los mismos reconocimientos.

“A mi me choca mucho que la gente hable con odio. En estos días escuché a un periodista tratando de hablar mal del Bolillo. Si Bolillo tuvo errores y tiene su temperamento, pero eso no significa que no sea un buen ser humano. He escuchado como ‘ojalá que lo goleen’ y eso no es bueno. Él tiene su forma de ser, hay que conocerlo, porque es una persona humanitaria y tiene cosas buenas y también defectos. Bolillo tuvo su dificultad pero no lo conocen como persona, es un buen hijo y hermano, con mis padres ha sido muy agradecido, fue un error y hay que saber perdonar”, comentó a este medio Gabriel Gómez.

Su relación con los jugadores demuestra que sabe dirigirlos y decirles cómo se debe jugar para hacer un buen trabajo. Ellos reflejan lo aprendido en la cancha. Los resultados también se ven cuando pasan las eliminatorias o deja un proceso consolidado para seguir trabajando.

“El profe es una gran persona, es un profesor que sabe sacarle el mayor provecho a los jugadores y da confianza. Está siempre en armonía. Él nos estaba dando una identidad y complemento para esta gran familia y en la selección Colombia”, comentó Pablo Armero.

Los que vivieron de cerca como es el profe Bolillo son los jugadores que estuvieron en los minutos más importantes de una victoria y también en los instantes de desilusión y analizar para no volver a perder.

“Es una persona espontánea y va directo y que saca lo mejor de las personas. Cuando yo llegué me dio la confianza para demostrar mi trabajo y tener continuidad en el equipo” comentó el defensa colombiano.

El trabajo de ‘Bolillo’ ha marcado el comienzo de los jugadores que alcanzaron el éxito y ahora ven el fútbol con otros ojos pero siempre con la misma pasión y recuerdos de su primer mundial y todo el trabajo que hay para llegar allí. Óscar Córdoba lo hizo de la mano de Gómez en 1998.

“Trabajé con él en Nacional cuando tenía 18 años y acaba de llegar al fútbol colombiano. Nos tocó la etapa de cierre de la clasificación a Francia 98. Es una persona muy explosiva y alegre y está pendiente para dejarte conocimiento para que lo explotes en el futuro”, comentó el exarquero y ahora comentarista deportivo.

La cita de Bolillo Gómez con los panameños en el Mundial es este 18 de junio ante Bélgica. Un rival difícil y con tradición del balompié. La ganancia está con clasificar por primera vez al mayor evento deportivo.

La aventura es hacer una buena presentación y demostrar que el fútbol centroamericano también puede hacerle frente a los mejores equipos del mundo.

“Panamá tiene una aventura difícil, que a la postre le dejará mucho al fútbol panameño y que deja en los jóvenes que sí se puede ir al mundial”, finalizó Córdoba.

La suerte está echada y en el planteamiento y además manejo del grupo, Panamá refleja todo el trabajo realizado con Bolillo Gómez que tampoco se aleja a la idea de dar la sorpresa y demostrar que en el Mundial nada está escrito y la historia se hace después del pitazo final.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO