NBA: una meta en memoria de su padre

NBA: una meta en memoria de su padre

11 de mayo del 2019

Al día de hoy un solo colombiano ha estado inscrito oficialmente en el ‘roster’ de un equipo de la NBA: Álvaro Teherán, en la temporada 1993-94, cuando integró la plantilla de los Philadelphia 76ers. Brian Alexander Angola Rodas espera ser el segundo nombre en esa lista y el primero en debutar.

La historia de Angola inicia en Villanueva, Casanare, el 6 de abril de 1994. Hijo de Hugo Angola y Ofelia Rodas, Braian desde sus primeros años de infancia ha estado ligado a los deportes: antes de decidirse por el basketball a los 14 años, practicó fútbol (es hincha del América), natación, atletismo y ciclismo. “Yo jugaba muchos deportes solo por mantenerme haciendo algo y no quedarme aburrido en la casa”, comenta Braian, al recordar su niñez.

En 2008, con la mentalidad de sacar sus estudios adelante a través del baloncesto, Angola se va a vivir solo a Villavicencio. En la capital del Meta, Braian jugó en varios equipos, en los que aprendió técnica y disciplina que le permitieron estar en la selección del Meta y posteriormente en la selección Colombia.

Sus actuaciones con el combinado nacional, especialmente en el Campeonato Sudamericano de Baloncesto sub-17 Cúcuta 2011, disputado en el Coliseo Toto Hernández, le valieron para ser invitado al Adidas Nations Basketball Camp y se midiera con los mejores talentos juveniles de todo el mundo. Braian la rompió. El colegio estadounidense Findlay Prep lo vio, le ofreció una beca y así comenzó la travesía del villanuevense en el baloncesto norteamericano.

Plantel del equipo de baloncesto de Findlay Prep temporada 2012-2013.

Los primeros años en Estados Unidos no fueron fáciles. La barrera idiomática lo tuvo de colegio en colegio y la relación con las personas de su entorno no era la mejor. Además, como si fuera poco, su padre falleció en Villanueva y las ganas de continuar parecieron esfumarse por un momento.

Braian cuenta que a los pocos días de la muerte de don Hugo, cuando la opción de retirarse del baloncesto tomaba fuerza, una pasada publicación en Facebook le cambió la vida. Luego de una de las despedidas en el aeropuerto, el padre del jugador había compartido en esta red social una foto de los dos, acompañada del siguiente mensaje:

“En el aeropuerto El Dorado despidiendo a la próxima estrella de la NBA, Braian Angola. Que Dios lo proteja y lo cuide de todo mal”.

Braian vio la publicación de su padre recién fallecido y decidió ir por todo.

Al terminar sus estudios en el Jr College de North Idaho, Angola recibió opciones de beca de aproximadamente 100 universidades de diferentes partes de Estados Unidos. El colombiano se decidió por una de las más prestigiosas: la Universidad del Estado de Florida.

Los resultados en Florida fueron los mejores, tanto en su carrera de Ciencias Sociales como en el equipo de baloncesto. En su año ‘senior’ (el último de estudios) Angola terminó promediando 13 puntos en el campeonato de la Asociación Nacional Deportiva Universitaria (NCAA).

Ofelia Rodas y Braian Angola durante el ‘Senior Night’, el homenaje que realizan las universidades norteamericanas a los jugadores que están en su último año de estudios.

Lo más común en el baloncesto estadounidense es que los mejores jugadores universitarios, al final de su año senior, se presenten al Draft de la NBA. Este es un sistema mediante el cual las franquicias seleccionan a 60 jóvenes para que integren sus plantillas desde la siguiente temporada.

Con el fin de reclutar jugadores para la temporada 2018-2019 de la NBA, Oklahoma City Thunder y Orlando Magic se acercaron al colombiano y su agente para tramitar una posible selección en el Draft. Al final las cosas en la parte de los negocios no se dieron y Angola quedó por fuera de los 60 opcionados.

Sin embargo diez minutos después del Draft, personal Orlando Magic, la franquicia que más había mostrado interés para quedarse con los servicios del colombiano, se acercó a Angola y lo invitó a hacer parte su Training Camp y a participar en la Summer League (el torneo previo al inicio de la NBA).

El escolta colombiano jugó varios minutos en estos partidos de pretemporada. Como es habitual en su juego, Angola aportó puntos y asistencias pero también colaboró en la fase defensiva de su equipo. Sin embargo, al finalizar el Training Camp, el nacido en Villanueva se vio afectado por un cambio de dirigencia dentro de la franquicia y no pudo quedarse con uno de los 15 cupos del roster principal de Orlando.

Braian Angola durante el Training Camp con Orlando Magic en el año 2018.

Lejos de ser descartado, Braian firmó un contrato para jugar con el equipo filial de Orlando que participa en la Liga de Desarrollo de la NBA: el Lakeland Magic. La idea era competir en la ‘G-League’, como es conocida la Liga de Desarrollo, y en caso de ser solicitado por el equipo principal dar el salto a la NBA en cualquier momento de la temporada.

Esta oportunidad tampoco llegó, ya que la franquicia de Orlando completó una muy buena campaña y no tuvo que ‘echar mano’ de su equipo filial para subir el nivel o remplazar jugadores lesionados. Tan buena fue la temporada regular de los Magic que terminaron clasificando a Playoffs en la séptima posición de la Conferencia del Este de la NBA por encima de equipos como Detroit Pistons, Miami Heat y Charlotte Hornets.

A pesar de no tener oportunidad con el equipo principal, Angola completó una buena campaña con el Lakeland Magic en la G-League. El colombiano promedió en toda la campaña un total de 20 minutos, 11 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias por partido. Números que ayudaron a que su escuadra clasificara en el primer lugar de la división y accediera a los Playoffs de la Liga de Desarrollo. Aunque a la postre los Lakeland Magic terminaron eliminados por New York en las finales de conferencia, Braian Angola aprobó su primer examen como miembro de una franquicia.

Angola durante un partido de la G-League vistiendo los colores del Lakeland Magic.

Al finalizar la temporada Braian se reunió con su agente y este le dio dos opciones de cara a la siguiente campaña: La primera, ir a vacaciones, o la segunda, mantenerse en forma jugando para un club fuera de Estados Unidos con el fin de llegar ‘fino’ a los Training Camps previos a la temporada 2019-2020 de la NBA. Sin pensarlo escogió la segunda.

Así fue como el jugador colombiano aterrizó en abril de 2019 en el BC Oostende de la liga profesional de Bélgica con un contrato de dos meses. En aquel país europeo la temporada de baloncesto está en su recta final y este equipo necesitaba un refuerzo en la posición de Angola de cara a los Playoffs. Sobre el baloncesto europeo Braian comenta que “es muy diferente a la NBA. Se juega mucho más en equipo. En Estados Unidos es un juego más físico”.

Según le ha indicado su agente, Braian tiene opciones de participar en el Training Camp de cuatro equipos de la NBA y luchar por un cupo en sus planteles para la temporada 2019-2020. Estas franquicias son Houston Rockets, Miami Heat, Los Angeles Clippers y el ya conocido Orlando Magic. Angola dice no tener preferencia por alguna escuadra. Su meta es jugar en la NBA sin importar el equipo para el que lo haga y, más temprano que tarde, hacer real el vaticinio que en una foto sentenció su padre.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO