¡Cambiemos el himno… y todos los emblemas patrios!

20 de julio del 2016

Amparo Grisales y Jorge Barón nos representan más que el cóndor de los Andes.

¡Cambiemos el himno… y todos los emblemas patrios!

Con motivo del 20 de julio y los diálogos de paz en La Habana, surgió una propuesta bastante controversial para cambiar nada menos que el Himno Nacional. La iniciativa propone crear la estrofa número doce, la cual sería alusiva al proceso de paz.

Ya entrados en gastos, en Kienyke.com también creemos conveniente que se debería replantear otros emblemas nacionales y tradiciones de la celebración de la independencia, para hacerlos más autóctonos. Bacteria, el caricaturista de este medio, nos ayudó con el ejercicio.  

Lea tambien: ¿Cambiar letra del himno nacional por “espantosa e incompresible”?

Lo que sucede es que los símbolos actuales no nos representan. Un colombiano siente más pertenencia por el calendario Bristol que por el escudo, son contados los que a duras penas se saben más de una estrofa del himno, pero pongan una canción de Diomedes y la cantan completa. Si le preguntan por la flor nacional, seguramente pensará en una orquídea pero no es la única que tenemos. ¿Le suena el nombre Cattleya Trianae? Seguro que no. 

No hay nada más lejos de la realidad que lo que aparece en el escudo. El cóndor se encuentra en peligro de extinción, y siendo sinceros, casi nadie ha tenido la fortuna de ver uno, Panamá lleva más de cien años independiente de Colombia, y el gorro frigio es de origen turco y muchos no saben por qué está allí.

Colombia tiene una fauna abundante y exótica más familiar para los los ciudadanos En lo alto del escudo debería estar una especie más autóctona y fácil de reconocer: Amparo Grisales o Jorge Barón serían ideales. Ambos tienen páginas enteras en los libros de historia nacional, han estado presentes desde la infancia de todas las generaciones actuales, y seguramente estarán presentes en todas las venideras.

Amparao

Los cuernos, o cornucopias, de tradición griega, deberían dejar de tener oro, porque todo se lo llevaron hace mucho tiempo. Además de frutas, otros alimentos propios del país podrían tener su espacio. Una panela, un Chocorramo, bocadillos veleños, achiras, gelatina de pata y la cabeza de una lechona asomándose realzarían el sentimiento patrio.

Eliminar al gorro frigio del escudo, que es tan poco representativo, daría lugar a celebrar el deporte nacional. Una peluca del ‘Pibe’ Valderrama, quien con sus peculiar peinado supo dar a conocer al país o una bicicleta o unos patines, en honor a las disciplinas que más triunfos le han dado a los colombianos

En vez de un pomposo desfile militar, y el aburrido y repetitivo discurso de paz de Santos, deberían  considerar la opción de hacer una maratón de Sábados Felices. Tal vez así el rating televisivo de la celebración del 20 de julio sea más alto. No hagan tocar a las diferentes bandas marciales de las Fuerzas Militares. Sería más autóctono un concierto del Show de las Estrellas con los 50 de Joselito, no importa que no sea diciembre.

jorge baron

También es necesario darle un reconocimiento a personajes importantes de la farándula criolla. Debería levantarse una estatua de Daniela Franco, quien en Padres e Hijos acompañó por 16 años los almuerzos de los colombianos. Al reconocido artista paisa Fernando Botero se le haría responsable de su construcción y de paso, no estaría mal pedirle una de Marbelle, porque ningún otro se atrevería a hacer una escultura de semejantes proporciones.

Pero dejando un poco de lado la tomadera de pelo, sí sería justo darle más reconocimiento a otros elementos que resultan ser más representativos que los símbolos oficiales. Suele ser más fácil relacionar a una ‘Chiva rumbera’, un ‘Jeepao’ o una mata de sábila, por poner algunos ejemplos.

Se han hecho varias propuestas: El Istmo de Panamá bien podría reemplazarse por el archipiélago de San Andrés y Providencia, como se intentó hacer en 2007 por medio de un proyecto de ley, el cual no fue aprobado. Dos años después se propuso agregar un sombrero vueltiao, en reemplazo del gorro.

Si leyendo esto se sintió ofendido y le parece un despropósito que se proponga cambiar todo el e paquete de los emblemas colombianos, tranquilo, tómelo por el lado amable. Nada va a cambiar, como pasa en este país con muchas cosas. Nada cambia, todo sigue igual, los mismos, con las mismas y los mismos contra los mismos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO