Camila Vallejo, la estudiante que puso a marchar a Chile

Camila Vallejo, la estudiante que puso a marchar a Chile

25 de Agosto del 2011

Camila Vallejo llegó a la Plaza de las Armas en Santiago de Chile vestida de jeans y una camisa de un verde más claro que el de sus ojos. Tenía el pelo suelto, un arete largo en su oreja izquierda y su infaltable argolla plateada en la nariz. Era el primero de dos días de Paro Nacional y algunos trabajadores y sindicalistas, en huelga desde hace más de quince días, se acercaron para escuchar su intervención. La misma rutina se repitió en varios puntos de la ciudad. Camila, a sus 23 años de edad, es la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile y se ha convertido en la cara visible de marchas, cacerolazos y manifestaciones que desde hace tres meses hacen parte de la rutina de los ciudadanos chilenos.

A las 10.00 a.m comenzó el segundo día de Paro Nacional en medio de pancartas, personas disfrazadas, venta de limones para hacerles frente a los gases lacrimógenos, tortillas chilenas para aguantar la jornada, y la bandera que acompañó a la selección chilena en la Copa América que dice: “Educación libre, digna, gratuita”. En las calles de Santiago de Chile más de 300 mil personas se unieron a la marcha que inició en cuatro puntos estratégicos de la ciudad. Según los medios de comunicación chilenos, ha sido la más grande desde que comenzaron las protestas. En los dos días de Paro Nacional se unieron más de 600 mil personas.

La marcha convocó  más de 600 mil personas en todo Chile.

El coro de los estudiantes durante las marchas “¡Y va a caer, y va a caer, la educación de Pinochet!” se relaciona con peticiones como la defensa de la educación pública, mayor atención y recursos para las mismas. Además de la exigencia de regular las universidades privadas. Otro de los temas a los que se oponen los ciudadanos es la construcción de represas en La Patagonia. Durante cada jornada los estudiantes siguen cumpliendo su promesa del  primer día, no parar sus movilizaciones hasta que el gobierno decida ceder. Por su parte, el presidente Piñera, quien tiene un 26% de popularidad según una encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), ha dejado claro que no avala los intentos de paralizar el país y que el Gobierno está dispuesto a dialogar con todos los sectores.

Camila Vallejo es la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile con 23 años y estudia Geografía. Foto: Camila Vallejo Dowling.

Las opiniones en las calles son opuestas. Por una parte, los protestantes dicen que sus manifestaciones son constitucionales y que no pueden prohibir que se realicen; por otra, discuten por el desorden en el que se encuentra Santiago de Chile. Aseguran que estas marchas están destruyendo la ciudad como el día en que se quemó un famoso almacén llamado La Polar, luego de los disturbios de encapuchados.

Al término de la jornada se anunció en Twitter, donde Camila tiene más de 187 mil seguidores, que ella tuvo que abandonar la marcha porque muchas personas se le acercaron a pedirle fotografías. Luego de la manifestación, se realizaron algunas reuniones en diferentes partes del país. Las 48 horas de Paro Nacional finalizaron con una rueda de prensa donde Camila dijo de manera tajante que “si el Gobierno quiere dialogar, debe reconocer la validez del movimiento”.

Vallejo ha demostrado que no está dispuesta a rendirse pese a las amenazas de muerte que le han hecho a través de redes sociales y tampoco ha dejado que su belleza sea más visible que su lucha.

Las protestas llevan tres meses. Los manifestantes esperan que el Gobierno ceda para negociar. Foto: Mónica Vargas.