Ellas son Alejandra y Lina, capturadas en el caso Andino

28 de junio del 2017

Sus familiares aseguran que son un falso positivo judicial.

Ellas son Alejandra y Lina, capturadas en el caso Andino

Tercera audiencia en contra de los ocho capturados por el atentado del centro comercial Andino, en el centro judicial de Paloquemao, y aún las familias y amigos de los detenidos dicen no saber por qué están presos.

Por orden de la juez que lleva el caso, las diligencias se están llevando a puerta cerrada, hecho que ha generado fuertes críticas por parte de los allegados de los detenidos y por otros sectores sociales  y defensores de derechos humanos que aseguran que estas capturas son un falso positivo de la justicia para mostrar resultados con rapidez.

Dos de las detenidas son Lina Vanesa Jiménez y Alejandra Méndez Molano, aunque aún no se sabe qué delitos les va a imputar la Fiscalía, dentro de la lista para acusarlos están concierto para delinquir, hurto, secuestro, terrorismo y homicidio.

Es martes 27 de junio. Laura Jiménez, hermana de Lina Vanesa Jiménez, con un rostro de evidente angustia, espera desde tempranas horas en el complejo judicial con la esperanza de ver, así sea por un par de minutos, a su hermana mayor. En total son tres hijos, ellas dos y un varón, los que completan la familia Jiménez. Laura se quedó todo el día allí y no pudo ver a Lina.

Laura le cuenta a Kienyke.com, en una sala de audiencias desocupada, estar segura de que Lina, artista plástica, no tiene nada que ver con lo que se le sindica.

“En la familia estamos consternados porque no entendemos nada de lo que está sucediendo, más cuando sabemos que no tiene relación con lo que la están imputando”.

Lina tiene 28 años. Se graduó hace dos y actualmente trabaja en una marca de diseño de modas que creó junto a su hermana Laura. La empresa se llama Mestiza, el mismo alias que la policía le puso al momento de su captura, que se originó el pasado sábado en horas de la tarde.

“Lina me llamó y me dijo que la habían capturado y que no sabía para donde se la iban a llevar”, desde ese momento no sabemos mucho de ella, solo lo que puede contarnos el abogado, que no es mucho”, dijo Laura, quien también aseguró conocer tanto a su hermana que está segura de que ella nunca integraría un grupo que pretendiera hacerle daño a alguien.

Entonces… ¿por qué la capturaron?

Laura dice que su hermana fue detenida por pensar diferente a los demás, por ser egresada de una universidad pública y por tener una mirada crítica ante las injusticias sociales.

Desde que Lina se Graduó se ha dedicado a dictar clases de pintura a niños de lugares marginales de Bogotá, cuenta su hermana. También dicta clases particulares y estaba, según Laura, muy dedicada a su empresa, de la que era promotora, vendedora, diseñadora y hasta la modelo.

“Mi hermana no tiene nada que ver con el atentado de el centro comercial Andino, ese día estábamos compartiendo con familiares en la fiesta de cumpleaños de un tío. Tenemos fotos y videos con ella. No pueden decir que ella participó allá porque eso es falso”.

Lina es bogotana, toda su vida ha vivido en el barrio Ciudad Berna, en el sur de la capital. Es graduada del colegio privado El Pilar, ubicado muy cerca de su casa. Se presentó dos veces a la Universidad Nacional, el primer intento fue a la carrera de diseño industrial y el segundo, cuando pasó, a estudiar artes.

“La captura de Lina hace parte de un falso positivo por mostrar resultados. Estamos seguros de su inocencia”, dice Laura quien sigue esperando en el primer piso de la edificación judicial ver a su hermana.

Otra de las capturadas en el grupo que las autoridades presentaron con orgullo como presuntos terroristas es Alejandra Méndez Molano, una jovencita de 24 años, que se graduó hace menos de dos años de abogada de la Universidad Nacional.

María Cristina Molano es mamá Alejita, como le dice a una de sus niñas consentidas. Son cinco hijas las que hacen parte de la familia Méndez Molano. María Cristina  y su esposo, Néstor Julio, son docentes hace más de 30 años y también esperan muy cerca a Laura Jiménez ver a su amada hija.

María Cristina cuenta que su hija es demasiado inteligente y humana como para meterse con grupos que le hagan daño a las personas. Se graduó a los 22 años de abogada con altas calificaciones y desde que salió ha ejercido trabajos que le demandan ayudar al prójimo, algo que es importante en la vida de Alejandra.

“Es una joven crítica, con alta sensibilidad social. Le gusta y es su ideal de vida trabajar por los derechos humanos y le duele y le afecta mucho cuando las personas sufren y más cuando es por injusticias sociales y económicas”, cuenta con mucho orgullo su mamá.

Alejandra trabaja actualmente con su alma mater en el litigio de las víctimas del relleno sanitario de Doña Juana. Se independizó de su casa porque sus padres viven en Suba, muy lejos de donde trabaja.

La mamá de la abogada dice que conoce a dos de las capturadas, a Natalia y Liseth, quienes fueron compañeras de su hija en algún momento de la carrera, pero que desconoce sus pasos, ella solo habla por su hija, de quien dice poner las manos al fuego por su inocencia.

Alejandra estudió toda la vida en el colegio donde trabajaban sus padres, en Suba. Dicen sus amigos y familiares que siempre sobresalió en clases, que fue la más aplicada del colegio y que en la universidad nunca perdió una sola materia.

“Aleja se la pasaba de niña, hasta en los paseos con un libro bajo el brazo. Se la montaban por ‘ñoña’, pero también la querían mucho por lo juiciosa que era. Alejandra siempre ha sido mi ejemplo a seguir”, dice una de sus hermanas menores.

Alejandra fue la joven que desde la celda en la que está en este momento, escribió una carta en la que referencia las inconsistencias y vicios que ella como profesional le ve al proceso que se adelanta en su contra y en contra de los demás detenidos.

La tarde del martes se acabó.  La hermana de Lina y los padres y hermana de Alejandra no pudieron abrazar a sus seres queridos, quienes se enfrentan a los delitos y las pruebas que al parecer la Fiscalía tiene en su contra.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO