Carlos Vives: “El vallenato exaltado por la UNESCO  está en peligro”

Carlos Vives: “El vallenato exaltado por la UNESCO está en peligro”

11 de Abril del 2016

El muy querido y exitoso Carlos Vives, quien “resucitó” el vallenato tradicional, admite que cantarle al celular o al timbre del teléfono no corresponde al sentimiento y la tradición de un folclor tan rico pero siempre ligado al campo y al campesino.

No es que Vives quiera pelearse con “los jóvenes” vallenateros de hoy porque su alma y temperamento hacen imposible cazar rencillas.

Lea también: ¿Por qué a los Niches reales no les gusta la serie de televisión?

Lo suyo es un clamor por un folclor que puede echarse a perder.

– Nos vamos alejando del vallenato, enfatiza Vives. Y lo siento cuando se pierde esa relación con el campo, cuando se pierde esa relación inocente, en canciones supuestamente machistas como “celosa”, pero sólo eran voces jocosas, ganas de molestar a la mujer, de tocarla, de puyarla en la parranda, de hacerla poner brava para terminar en un abrazo.

Ese sentimiento –dice Vives- yo no lo escucho hoy en las canciones que quieren hablar del teléfono, del Twitter, del celular, que pueden tener fuerza poderosa en el reggaetón por ejemplo.

Cuando Gabo dijo que cien años de soledad era un vallenato largo no se equivocaba.

Carlos Vives

Lastimosamente se ha perdido ese contar cuentos y crónicas, que la gente quiere escuchar. Ahí está tal poder vallenato, cuando el vallenato nos cuenta cuentos.

Creo tener la síntesis de sus preocupaciones:

¿El vallenato elogiado por la UNESCO está en peligro?

Definitivamente si. Pero no por si Celedón o Silvestre se alejan o se acercan más sino porque nuestro campo está en peligro, el campesino que siembra, el que arrea el ganado está en peligro, y en consecuencia el vallenato está en peligro.

A veces parece que la industria les impusiera como despegarse un poquito del sentimiento, del verdadero mensaje que debe traer el vallenato. Yo puedo sentir, en nosotros los que estamos en la industria, cuando nos apartamos de esa esencia vallenata buscando el comercio, buscando que nuestros sonidos compitan con el reggaetón, con la bachata o con la salsa.

¿Carlos Vives puede ser el ultimo juglar o el ultimo vallenato auténtico?

No, yo no me considerado nunca un vallenato autentico, pero sí alguien que está en la industria y que ha querido hacer valorar el vallenato autentico.

Hemos grabado clásicos de una forma digamos moderna e incluimos por primera vez guitarras eléctricas, guiados por un patrón que ya nos habían dejado los primero modernos. Hubo un cajero que decidió eso, el bajo eléctrico fue el primer instrumento eléctrico que se puso en un conjunto folclórico. Después pusimos la guitarra eléctrica y la batería no pegados al sentimiento original y por eso casi nos mandan a fusilar cuando hicimos por primera vez “Clásicos de la provincia”.

Yo sentía que estábamos atados al sentimiento original y hoy todo el mundo lo hace.

La diferencia entre folclor y modernidad

Carlos Vives (quien hará por estos días el festival vallenato en su ampliado y concurrido local “Gaira”, con asistencia de los Zuleta y otros grandes del vallenato) dice que le gusta recordar a un profesor que tuvo en la Escuela Nacional del Arte, el señor Guillermo Abadía Morales.

El folclor -decía el maestro- no es industria, el folclor no se alumbra con luces, no se amplifica con micrófonos ni amplificadores, no se lleva al escenario, el folclor es la esencia, es el alma. Los juglares no hacían canciones para vender discos, esos juglares llevaban mensajes de pueblo en pueblo, hablaban de la humanidad a través de sus canciones, hablaban de la naturaleza y del amor por ella.

Yo trato, entonces, explica Vives, de no vincular mucho la industria con el verdadero folclor. En un pedestal hay que seguir poniendo a un Alejo Durán, a Leandro y Carlos Huertas, a Armando Zabaleta.

El festival en Bogotá

-Estamos estrenando un escenario, con toda la mecánica teatral, con el mejor sonido, las luces. Lo que tú conoces de nuestro original Gaira ahora está mucho mejor, muy mejorado y tenemos la oportunidad de hacer este año un festival vallenato en Bogotá, con figuras como Poncho, como el Cocha Molina, gran amigo, con el nuevo rey vallenato, con los artistas de la casa.

La fiesta en Gaira es el 21 de abril. Estará Poncho Zuleta con el Cocha ¿lo recuerda? fue aquel que hizo de diablo Escalona, un gran amigo que quiero mucho, uno de los mejores acordeonistas.