Carmen Aristegui: “El muro de Trump es una señal de guerra”

28 de enero del 2017

La periodista mejicana habla de libertad de prensa y el ejercicio periodístico.

Carmen Aristegui: “El muro de Trump es una señal de guerra”

Carmen Aristegui en el Hay Festival 2017

María del Carmen Aristegui (su nombre de pila), menuda físicamente y con cara de niña, se burla de la sentencia que un juez mejicano acaba de proferir contra ella, según la cual “se excede en su libertad de expresión”-

-Pienso que es un elogio, dice sonriendo y el público la aplaude con entusiasmo, en un teatro atiborrado de admiradores y seguidores de la periodista de CNN, que se ha atrevido a retar al presidente Peña Nieto, al punto de hacerlo tambalear en su cargo.

Lea también: Mexicanos contra los productos gringos

Su diálogo con Jaime Abello Banfi, en el marco del Hay Festival en Cartagena, congregó a periodistas del mundo y a cientos de interesados en la realidad mejicana.

CARMEN-C

Carmen Aristegui denunció –meses atrás- que el presidente de su país y su esposa, la actriz Angélica Rivera, vivían en una mansión comprada a empresarios que obtuvieron importantes contratos de obras públicas. Peña Nieto, después de intensa polémica, debió presentar excusas “por su error” que generaba percepción de corrupción, “pero no iba contra la ley”, según el mandatario.

Lea también: La ostentosa casa del presidente de México Enrique Peña Nieto

El escándalo tuvo ribetes de crisis presidencial y terremoto político, pero –como suele suceder- fue la periodista quien terminó perdiendo el puesto, como directora y presentadora del más importante programa de radio en Méjico.

A partir de ahí, siguió publicando en Aristegui Noticias, hoy con algo más de siete millones de seguidores en Twitter. Su lema es “Desde cualquier medio, periodismo en libertad”.  Y en efecto, está inaugurando su propio portal y asumiendo como empresaria para ejercer su actividad, sin las limitaciones del poder que la avasalla.

El juez que dictó una sentencia en su contra dice en relación con el prólogo del libro La Casa Blanca de Peña Nieto –asunto de su denuncia y publicado por Random House- que Aristegui incurrió en “exceso en su libertad de expresión” y en agravio del “honor y prestigio” del dueño de MVS, Joaquín Vargas.

Además: En cinco días Trump acabó con ocho años de gobierno de Obama

Le piden a la editorial que retire del mercado los libros que todavía tenga en sus existencias y a Aristegui le solicita una indemnización millonaria y que no vuelva a aludir al prólogo en ninguna entrevista radiofónica o televisiva. Es decir, explican los analistas, contra la editorial, la demanda es más suave, y contra la periodista, mucho más agresiva.

Aristegui, arrancó hablando duro contra el muro anunciado por el presidente de Estados Unidos, a instancias de Abello, quien moderó el diálogo de una hora.

-Es una afrenta contra toda América Latina.

-Es una estupidez descomunal

-El país de Peña Nieto se ha comportado como niño obediente.

-Es el muro de la ignominia.

-Es una declaración de guerra.

Al final del encuentro, Aristegui firmó autógrafos, posó para los reporteros, permitió selfies con sus admiradores y mostró su mejor sonrisa, detrás de la cual se levanta la más aguerrida y valiente periodista mejicana.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO