Cartagena escogió a la reina de la independencia

Cartagena escogió a la reina de la independencia

14 de noviembre del 2011

Mientras los niños jugaban a enterrarse en la arena y los turistas se relajaban tendidos en las playas del sector de Bocagrande, en Cartagena, las 27 candidatas al Reinado de la Independencia estaban tensas. Andaban de un lado para otro de las habitaciones en el hotel Cartagena Plaza, con el pelo cubierto de rulos. Detrás de ellas correteaban los maquilladores, asesores de imagen, fotógrafos y periodistas para seguir de cerca el cambio de imagen de las representantes de los barrios de la ciudad. Durante tres noches fueron hospedadas en el piso doce y trece del hotel.

Tras bastidores.

Duraron tres horas arreglándose. A  las 6.00 p.m., salieron del hotel vestidas con un traje dorado que exhibía sus largas piernas sostenidas por tacones de12 centímetros. Por medio minuto, desde la puerta del ascensor a la salida del hotel, las miradas de los huéspedes y empleados que estaban en el lobby se concentraron en las jóvenes.

Media hora después, el autobús real llegó al Estadio de Softball de Chiquinquirá, lugar de la velada de coronación. Las candidatas entraron con las manos extendidas y lanzando besos a la gente. En el estadio estaban congregadas unas 10.000 personas. En las gradas se veían pancartas con el nombre y la foto de ellas.

Este año  el concurso tuvo un jurado de lujo. 

El jurado, integrado por reconocidos personajes del país se sentó en una mesa frente a la tarima principal. Los jurados en esta versión estaba compuesto por: el escritor Jonathan Levi, la empresaria Adriana Bernal, el periodista Yamit Amat Serna, el abogado Enrique Ríos González y el experto en estética y maquillaje Jorge Prieto Bernal.

Sobre una pasarela de100 metros, las aspirantes a la corona demostraron lo aprendido en seis meses de entrenamiento. Colocaban las manos en la cintura, se detenían frente a la zona de prensa para ser fotografiadas  y siempre estaban sonrientes, hasta en los malos pasos, como el de la señorita del sector de Camapote, que durante el desfile resbaló y cayó sobre sus firmes nalgas. A pesar de la caída nunca dejó de sonreír. Se levantó y siguió caminando hasta completar toda la pasarela.

Modelaron en el traje dorado con el que llegaron, en vestido de baño plateado con negro y en traje de gala. Los vestidos, cuyo costo variaba de 500 mil pesos a un millón, fueron confeccionados con canutillos, lentejuelas y mostacilla.

Las diez finalistas del reinado. 

Detrás del escenario había una carpa blanca que usaban las reinas para arreglarse. Allí todo era un caos de cepillos, secadores, maquillaje, tacones y vestidos. Entre cambio y cambio de traje el tiempo que tenían era limitado. Tenían que apresurarse.

Pasadas las once  de la noche, el jurado entregó el veredicto con el nombre de las 10 finalistas. Todas estaban de pie  en el escenario esperando escuchar su nombre. Las escogidas daban unos pasos hacia adelante. Las que se quedaron esperando el llamado no dejaron de sonreír, pero en sus ojos se veía la frustración. El sueño llegaba a su fin, o por lo menos en este reinado.

El público gritaba desde la tribuna el nombre de sus favoritas. Casi a la media noche llegó el momento deseado desde que comenzaron los entrenamientos: conocer el nombre de la soberana, virreina y princesas.

La señorita San Fernando, Eliana Russo Guardo, se convirtió en la nueva Reina de la Independencia. En la foto con Amira Mouthon, coronada en 1937. 

El veredicto fue así: Tercera Princesa, la señorita del barrio Canapote, la misma que cayó sobre la pasarela. Segunda Princesa, barrio Almirante Colón. Primera Princesa, sectorLa María. Virreina, barrio El Socorro y, la que va a dormir con la satisfacción del sueño cumplido, es la señorita del Barrio San Fernando, Eliana Russo Guardo. Sus compañeras, como en todos los reinados, la abrazaron, y los periodistas invadieron el escenario disputándose la mejor fotografía. Mientras eso sucedía, apareció allí la mujer considerada la reina de reinas de Cartagena, Amira Mouthon, la primera reina con la recién elegida. Esa ha sido la noche más feliz de Eliana.

Fotos: José Giraldo.