Gustavo Tovar, el alma del documental sobre el regimen venezolano

16 de junio del 2018

Gustavo Tovar habla en exclusiva con Kienyke.com

Gustavo Tovar, el alma del documental sobre el regimen venezolano

Foto: Cortesía

“Chavismo, la peste del siglo XXI” es el primer documental que hace una radiografía histórica de los últimos años de Venezuela. En él se cuenta el drama que han sufrido los venezolanos bajo el régimen de Hugo Chavez, el carismático líder que dejó al país más rico de América Latina en las ruinas.

KienyKe.com habló en exclusiva con Gustavo Tovar, el escritor y guionista del documental que fue estrenado el viernes en la noche y ha sido tendencia en redes sociales. No es especialista en cine pero la angustia del exilio lo llevó a dedicarse por completo a realizar esta pieza, que le salió del alma, a él, a su equipo de trabajo y a todos los que participaron.

¿Cómo fue el proceso para conseguir a los entrevistados, las imágenes y los testimonios?

Fue un trabajo muy arduo de dos años. Decidimos apostar por el tiempo más que por la inmediatez, sabíamos que día a día Venezuela experimentaría y experimentará peores condiciones sociales y políticas. Fuimos muy acuciosos en buscar fuentes reales y fidedignas de información.

El apoyo de El Nacional (que está realizando el mejor trabajo periodístico posible en Venezuela) y de NTN24 fue fundamental. Entre nuestro trabajo de campo y la alianza con ellos, los resultados fueron excepcionales. Tenemos horas y horas de testimonios como para hacer 10 documentales. El drama venezolano da para eso y para mucho más. Esa es nuestra tragedia.

Foto: Cortesía

En cuanto a las personalidades, a muchos de ellos los conocíamos y lo difícil fue que tuvieran tiempo para concedernos las entrevistas. Viajamos por todo el mundo para lograrlo, y lo logramos. Tenemos al coro de pensamiento político hispanoamericano más reconocido de nuestro tiempo histórico.

¿Cómo es vivir en el exilio?

Mi próximo documental probablemente trate sobre el tema en el exilio. Es una agonía perpetua. Somos encarcelados del aire y de la distancia, vivimos en la celda de la memoria, andamos por la vida reconociendo rostros, idiomas, sabores, modos de ser muy distintos al nuestro. El exilio nos hace náufragos permanentes de nuestro tiempo histórico. Es una condena entre desiertos y espejismos. El espejismo, por cierto, es que volverás a tu país.

¿Es verdad que decidieron publicar el documental para prevenir a los colombianos?

Aunque no es verdad, sin duda hay una relación causal con los hechos. Mi desesperación, nuestra desesperación, es que cualquier país sufra la misma ruina humana que nosotros hemos padecido. Colombia es un país que por su cercanía y por la identidad ideológica y programática con Venezuela pudiese sufrir el peor descalabro de todos los países de la región. Si el documental contribuye a levantar la alerta, pues cumple su función. Creo que sería muy ambicioso decir que un documental puede cambiar el curso de una elección, sin embargo, sí puede crear conciencia crítica.

¿Qué países corren el mismo riesgo?

A todas luces, España, México, Nicaragua. El eje del narcotráfico es conquistar geopolíticamente Venezuela, Colombia y México. Ya tienen Venezuela, van por Colombia y aspiran a tomar México. El riesgo, siento yo, no es ni ideológico ni político, el riesgo es comercial: el narcotráfico a través de la “fachada” socialista (populista) quieren apoderarse de la región. Por eso es tan complicado luchar contra ellos, son unos criminales sin escrúpulos que hacen política asesinando, encarcelando, persiguiendo y arruinando a opositores.

¿Petro es el Chávez colombiano?

Pienso que Chávez es un fenómeno singular y único, pero en esa singularidad si hay alguien que se parece a Chávez es él: en ideas, en comportamientos, en el empleo de las armas de manera criminal para imponer sus visiones políticas y, por supuesto, en sus alianzas internacionales, por un lado con la narco guerrilla (que añora mantener su negocio intacto) y, por otro, con el castrocomunismo, que es uno de los regímenes más oprobiosos de la historia de las Américas. Si bien Pero no es el Chávez colombiano, sin duda aspira a serlo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO