Así cargaron con coca el ‘narcojet’

22 de febrero del 2018

Un policía y funcionaria de Central Charter estarían involucrados.

Narcojet -avion-cocaina

La película que se ha tejido en medio del caso del ‘narcojet’ que llevó 500 kilos de cocaína a Londres tiene otro capítulo. Este miércoles 22 de febrero las autoridades capturaron a cinco personas que podrían estar involucradas en el hecho, entre los que están policías y civiles.

La operación que la Policía colombiana llamó ‘Operación Bilker’, y que contó con el apoyo de las autoridades británicas, permitió desmantelar la red de narcotráfico dueña del ‘narcojet’.

Con operaciones de inteligencia, las autoridades lograron establecer que la empresa Central Charter coordinó la llegada de la aeronave para el 27 de enero.

Días antes, un hombre llamado Jesús María Hurtado Ríos alquiló unas camionetas en la empresa Launy Arrendamientos Blindados Ldta. estos vehículos fueron utilizados para transportar la cocaína que fue cargada en la aeronave. Los carros blindados de alta gama están menos expuestos a controles policiales.

Una de las detenidas es Lus Dary Espitia, funcionaria de Central Charter. Las autoridades buscan determinar si estuvo implicada en el envío de cocaína, porque se encontraba de turno el día que el vuelo partió del aeropuerto El Dorado en la capital colombiana.

Otro de los que se encuentran en el poder de la Fiscalía es el subteniente Nelson Enrique Robles Munévar, quien pertenecía a la unidad de estupefacientes. La Fiscalía lo investiga como presunto colaborador del envío de la droga. Al parecer, el policía fue quien acompañó a un supuesto ‘Ricardo Gómez’ para adquirir un uniforme de Policía en un almacén de Fontibón. Nelson habría ayudado con la suplantación del cuerpo policial en el aeropuerto para la inspección del narcojet antes de su despegue.

Nelson Robles ya había sido detenido en 2011 por un caso de extorsión o concusión, fue capturado recibiendo dos millones de pesos de manos de Arcesio Leyva. Este último había dicho a la Fiscalía que el policía le exigía el pago en extrañas circunstancias.

Un juez penal del circuito, determinó dejarlo en libertad y ordenar la preclusión del caso, luego de que la supuesta víctima entregara versiones distintas a las autoridades. Las autoridades también lo investigaron por aprovechar su cargo para conseguir dinero de manera ilegal.

Otros de los capturados son Hernán Salazar, Jesús María Hoyos y otra persona identificada con el nombre de Alexander Arias Arango, a este último la policía lo identificó como uno de los contratistas terciarios operador hangares privados del aeropuerto El Dorado.

Ellos fueron quienes coordinaron, según las autoridades, la operación desde Bogotá. Sobre la medianoche del 27 de enero, llegaron en el jet a la capital los extranjeros que luego fueron capturados en Londres. Estos se reunieron con Alexander Arias y un hombre identificado como Carlos Arturo Muñóz para hablar de la operación en una casa de Fontibón.

Las camionetas transportaron a los extranjeros a un “lujoso hotel sobre la calle 26” dice el informe policial. Después se dirigieron a una bodega en la localidad ya mencionada para cargar los 500 kilos de coca.

El 28 de enero aparecería en la escena la mujer capturada, Luz Dary Espitia. El falso policía Ricardo Gómez ingresó a la compañía Charter para la inspección, la señora Espitia hizo el trámite para autorizar el ingreso de Gómez al hangar. Mientras tanto, dos de las camionetas alquiladas ingresaron al aeropuerto y cargaron las 15 maletas rebosadas de coca. Lo que establecieron las autoridades es que esas camionetas no tenían permiso para ingresar al aeropuerto.

A las pocas horas, los extranjeros llegaron en la tercera camioneta, abordaron el avión y partieron sin el más mínimo percance. Los colombianos devolvieron las camionetas a las empresas de alquiler y se escondieron para esperar las buenas nuevas.

En el momento que se identificó el vuelo cargado de cocaína, un funcionario antinarcótico de Colombia informó que la empresa Tyrolean Jet Services, dueños de la aeronave, y Central Charter S.A, la prestadora del servicio, fueron víctimas de la red de narcotráfico, pero aseguró que dentro del hangar hubo cómplices que permitieron que se diera la situación.

Estas capturas se suman a las de Martin James Neil y Stephen John Neil, dos hermanos birtánicos; José Ramón Miguelez Botas y Víctor Franco Lorenzo, españoles, y Alessandro Iembo, italiano; quienes llevaban el cargamento y fueron aprehendidos en Londres.

Se calcula que los 500 kilos de cocaína que cargaba el avión privado, podría generar ganancias de 50 millones de libras, casi 200 mil millones de pesos colombianos. Durante las últimas capturas la Policía identificó más de 100.000’000.000 (cien mil millones de pesos) en propiedades de la red narcotraficante.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO