Padres denuncian que rector de colegio abusó de su hija

Padres denuncian que rector de colegio abusó de su hija

3 de Octubre del 2014

El 18 de septiembre varias llamadas anónimas alertaron a la familia López*. Daban cuenta de que mientras el grado noveno estaba en clase de educación física, el rector del Colegio Santa Ángela Merici, Francisco Daniel Díaz Mantilla, de 30 años, sacó de clase a Ana María López*, de 14 años, y la llevó a una casa privada propiedad del colegio. Allí duraron algo más de media hora. Ana María salió algo despeinada, descompuesta, pálida y con el pantalón de la sudadera puesto al revés. Ella, muy apenada, fue al baño de inmediato.

Lea también: El pediatra acusado de abusar de niños en dos continentes 

Después de enterarse de lo sucedido, la familia López fue al colegio a buscar a su hija y enfrentar al rector. Con sorpresa se enteraron que los compañeros de Ana María confirmaban lo que decían las llamadas. Algunos afirmaron: “El año pasado todo era más disimulado”, pero últimamente Díaz Mantilla abrazaba y era afectuoso con Ana María en público. Aquel día el rector no dio la cara ni enfrentó a los padres de familia.

Colegio Santa Angela Mereci

En la URI de Engativá fue puesta una denuncia penal contra Francisco Daniel Díaz Mantilla, quien al parecer cometió el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años. Ana María no se dejó examinar con rigurosidad del Instituto de Medicina Legal. Sin embrago, en la entrevista y en el documento que hace parte del expediente confirmó que había tenido relaciones sexuales con Díaz Mantilla.

La familia López también radicó una carta en el Centro Administrativo de Educación Local (CADEL) de Engativá solicitando ayuda e informando sobre el caso. Pero su gran preocupación es que han pasado casi tres semanas desde que fue impuesta la denuncia y todavía el proceso no ha llegado a ningún despacho. También se han cuestionado sobre el riesgo en que pueden estar otras alumnas y la presunta complicidad de los profesores.

Lea también: Los tropiezos de Sergio Urrego con su colegio

Cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses registraron en el año 2013 un total de 20.739 exámenes por presunto delito sexual en Colombia. En relación al sexo de la víctima, del total de casos el 84,44% fueron mujeres y el 15,56% hombres. Las tasas más altas se concentraron en el rango de edad de 0 a 17 años en donde, en el caso de los hombres, dicha tasa se presentó en el rango entre 5 a 9 años y en las mujeres en la de 10 a 14 años.

Colegio Santa Angela Mereci

Ana María estudió en el Colegio Santa Angela Merici desde segundo de primaria. Esta institución, con una sede en la ciudadela Colsubsidio y otra a las afueras de Bogotá, fue fundada en febrero de 1990 y pertenece a la familia Díaz Mantilla.

Según cuentan sus padres, Ana María cambió mucho desde el año pasado pero pensaron que se trataba de la típica rebeldía de la adolescencia o la carga académica. Para ellos dejó de ser una niña extrovertida, tierna y amorosa. Pasó a ser introvertida y algo hostil. Permanecía mucho tiempo encerrada en su cuarto y cambió sus rutinas, por ejemplo, se acostaba tarde porque prefería estar navegando en Internet con su tableta.

La familia López se ha pregunta desde cuándo comenzó esta historia. En perspectiva, recuerdan que en una ocasión Díaz Mantilla les dijo que la niña confiaba mucho en él. Además en su pasado cumpleaños le regaló un perfume argumentando que era un detalle por los años que Ana María llevaba en el colegio y poco después le dio un libro.

Colegio Santa Angela Mereci

KienyKe.com habló con el representante legal del colegio, Numael Díaz, papá de Francisco Daniel, quien aseguró tener poco conocimiento del asunto. Admitió que el tema los tomó por sorpresa, saben que el papá de Ana María instauró las denuncias. El colegio “no puede hablar porque todo está en manos de la fiscalía, son ellos los encargados”, indicó.

Además, recomendó hablar con el abogado del colegio, Fabio Enrique Lizcano, aunque dijo: “él sabe lo mismo que nosotros”. KienyKe.com  se comunicó a la oficina del Lizcano pero este no atendió la llamada. Hasta el momento no se ha recibido una llamada por parte del abogado.

Ana María fue retirada del colegio por sus papás, ya no vive en Bogotá. Hace pocos días entró a otro colegio pues su familia no quiere que ella pierda todos los esfuerzos académicos del año. El futuro es incierto pues temen que Ana María vuelva a la cuidad. Se sienten desamparados por la justicia y buscan la asesoría de un abogado penalista porque no quieren que esto quede en la impunidad y se repita la historia con otra de las alumnas.

*Nombres cambiados a petición de las fuentes.