“Como ciudadana, me siento indignada frente a la reforma a la justicia”: Viviane Morales

21 de junio del 2012

La ex fiscal analiza las consecuencias negativas que tendrá esta ley para el país.

Viviane Morales

Algunos consideran que es un esperpento la reforma a la justicia. ¿Qué opina usted?

Estoy muy preocupada. Hablando solamente de un artículo, la reforma del 235, todos los procesos que yo adelanté como Fiscal General y que hoy están en juicio, se caerán, porque cambia el juez.

Ya no es la Sala Penal de la Corte la encargada, sino una sala nueva que se va a crear con cinco investigadores. Como en la misma reforma se diseñó a nivel constitucional el principio de inmediación en el proceso penal, que significa que el juez que conoce desde el principio es el mismo que debe fallar, entonces lo que se ha adelantado ante la Sala Penal de la Corte, tendría que anularse para empezar el conocimiento con el nuevo juez, que son cinco magistrados investigadores que se designarán.

Esto significa hablando con claridad para los colombianos, que estos procesos van a tener que comenzar de cero y la libertad inmediata en todos los casos, que como Fiscal General, dejamos en estado de aseguramiento y en la Corte Suprema. Hablo de Agro Ingreso Seguro, interceptaciones ilegales, hablo de falsas desmovilizaciones, de parapolítica y yidispolítica, con el agravante de que en algunos de estos casos podría presentarse la prescripción.

¿Estamos hablamos, entonces, sólo de unos privilegios para los congresistas y de un daño enorme a todo el proceso de justicia? 

Se ha responsabilizado únicamente al Congreso, pero el asunto es más grave. El Congreso logra una doble instancia, que desde hace más de cuatro años la Corte Constitucional dijo que era un derecho y un derecho universalmente reconocido en las convenciones internacionales. A mí no me parece mal que los congresistas tengan doble instancia. Claro, habrá que hablar de otros temas, por ejemplo las inhabilidades, pero eso es lo mejor de la reforma.

Lo grave es cómo queda la justicia, que las Cortes se hayan prorrogado cuatro años, que llegue a 70 años la edad de retiro forzoso. Pero cerrar la posibilidad de investigación de los aforados, dejaría a la Comisión de Acusaciones –si se le compara- como una entidad eficientísima. Ahora todos los aforados serán investigados por solo tres magistrados. Es decir, el Fiscal General tenía 1200 investigaciones contra gobernadores, exministros, generales, almirantes, magistrados de los tribunales. De esas 1200 investigaciones que se adelantaban con nueve fiscales delegados ante la Corte, 50 funcionarios del CTI, hoy con la reforma las van a adelantar tres magistrados.

Imagínense: tres magistrados para investigar a dos mil aforados. Se instituye constitucionalmente que la justicia solo va a ser para los de ruana. A partir de esto, yo creo que no va a prosperar una sola investigación contra los altos aforados.

¿Qué responsabilidad tiene, en toda esta situación, el gobierno?

Es una reforma constitucional que presenta el gobierno, que lidera el Ministro de Justicia. Claro que son responsables el Congreso, el gobierno y todos los que participaron.

Juan Carlos Esguerra
El ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra, ha dicho que la Reforma a la Justicia beneficia a toda la ciudadanía.

¿Puede el Presidente detener la aplicación inmediata?

Ese es otro problema. Las reformas constitucionales no tiene que sancionarlas el presidente. Una vez aprobada, la promulga el presidente del Congreso y dice en su artículo tal, que la reforma empieza a regir inmediatamente sea promulgada. Si la firma el presidente del Congreso, regirá a partir de ese momento.

¿La esperanza de que se caiga está en la Corte Constitucional?

Ahí hay dos problemas: primero, la Corte Constitucional no fallaría antes de un año en un estudio a la reforma constitucional. Segundo, la Corte Constitucional recibe beneficios de esta reforma porque a los propios magistrados se les está prorrogando cuatro años más su período y su edad de retiro forzoso. Ahí habría un impedimento por lo menos ético, por parte de los magistrados de la Corte, para examinarla. Tendría eso que resolverse con jueces. Nos reformaron por la puerta de atrás la Constitución, de una manera que es contraria a los intereses de justicia, de la ciudadanía, y casi que estamos sin voz los ciudadanos frente a ese tema, porque creo que la Corte Constitucional durará más de un año y tendrá que decidirlo con jueces, porque perdería la legitimidad. 

¿Usted cree que el Ministro Juan Carlos Esguerra debe renunciar?

Yo simplemente estoy hablando de los efectos de esta reforma a la justicia, que me parecen gravísimos y que no merece es el nombre de reforma a la justicia.

¿Estamos frente a la catástrofe de la justicia?

Por primera vez, la Fiscalía –el año pasado– inició procesos muy importantes sobre aforados, como ministros, gobernadores, generales de la República. Hoy, en esos procesos lo que queda establecida es una impunidad porque, como le digo, técnicamente cómo vamos a reemplazar doce fiscales delegados ante la Corte, que investigaban y que cada uno tenía más de 200 procesos, por tres magistrados. Final del formulario La Fiscalía tenía un cuerpo técnico como el CTI, que respaldaba estas investigaciones y que no lo tiene la Corte Suprema de Justicia. Simplemente en términos estadísticos, si para mirar 1200 procesos, doce fiscales delegados ante la Corte apenas podían avanzar lentamente, cómo podrán hacerlo sólo tres, sin los apoyos de que hablamos.

Investigaciones contra ministros, gobernadores, generales, almirantes, magistrados del tribunal, directores nacionales de departamentos a nivel administrativo, van a verse estancadas. Tres magistrados que no tendrán las posibilidades humanas ni técnicas para adelantar estos procesos, además de los juicios que quedaron en marcha en la Corte Suprema, van a tener que ser anulados, van a darse libertades inmediatas y tendrán que comenzar de cero.

Viviane Morales
Viviane Morales asegura que todos los procesos que adelantó como Fiscal General y que hoy están en juicio se caerán.

¿Van a salir muchos personajes de la política que están hoy en la cárcel?

Por supuesto. Ese es el principio que aquí se aplicaría. Cuando se cambie el juez y no esté a disposición de la Corte Suprema sino de una sala de cinco magistrados y se anule un proceso, la primera medida en favorabilidad, es la libertad. Tendrán que concedérsela.

¿Estamos hablando de congresistas, de aforados y de altos personajes de la política?

De congresistas, de ex ministros, de ex embajadores, estamos hablando de ex directores de departamentos administrativos.

¿Sólo resultan beneficiados, entonces, los ladrones de cuello blanco?

Se supone que la Comisión de Acusaciones no funcionaba, tenía 15 representantes a la Cámara; los fiscales que delegaba la Fiscalía, no eran suficientemente ágiles y tenía doce fiscales delegados ante la Corte. Hoy, todo esto pasa a tres magistrados. Creo que no hay que hacer muchas explicaciones para que la gente entienda qué fue lo que pasó. Lo que pasó es que aquí los aforados no solamente van a tener un fuero, sino un nivel de impunidad absoluto.

¿Se siente desalentada por lo que ha pasado, como ciudadana?

Como ciudadana, me siento indignada frente a esto.

En las redes sociales hay gente que está proponiendo una contrarreforma. ¿Es posible?

Por fortuna, la Constitución dejó unas vías para reglamentar pero un poco difíciles de ejercer, precisamente para estos casos en los que las instituciones operan en contra de los intereses de los ciudadanos, en contra de los intereses de la justicia. Para eso existe un referendo, la convocatoria de una Constituyente. Es más, hay un artículo que señala que cuando haya reformas a los capítulos de derechos y deberes fundamentales, al capítulo sobre el Congreso, los ciudadanos pueden proponer un referendo para revocar esa reforma. Pero el proceso es muy engorroso. 

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO