¿Cómo han evolucionado los implantes de seno?

¿Cómo han evolucionado los implantes de seno?

31 de Octubre del 2012

En el siglo XX, antes de existir la silicona, las mujeres usaron lo que tenían a la mano para aumentar el tamaño de sus senos. Queda claro que la obsesión de tener los mismos atributos de Sofía Vergara viene mucho antes de la contaminación publicitaria y los estereotipos de la televisión. Según un estudio realizado por la Sociedad Americana de Cirugía Plástica el primer elemento usado fueron las bolas de cristal. Luego el marfil, las astillas de madera, aceites de cacahuete y finalmente el cartílago de buey.

Desde 1997, el número de cirugías plásticas han aumentado en un 213 por ciento. Ese año se registraron 101.176 procedimientos, mientras que el número de mujeres que se sometieron a un aumento de senos superó las 316 mil en 2011. Las primera peticiones eran para tener una copa 34B, como del tamaño de una naranja. En la actualidad, el implante más solicitado es el de copa tipo 36B, tal como una toronja.

Los datos demográficos indican que la mayoría de las mujeres que aumentan el tamaño de su busto tienen 30 años, están casadas o sostienen un largo noviazgo y su nivel académico es universitario. De acuerdo a la sexualidad, el 31 por ciento de las mujeres operadas aseguraron que tienen sexo con más frecuencia, y el 70 por ciento una vida sexual más satisfactoria.

Cifras-senos

Las mujeres encuestadas respondieron a la pregunta: ¿Para y por qué las mujeres se someten a una cirugía? El 91 por ciento respondió que era para verse mejor cuando estaba desnuda. Las respuestas más populares fueron: para verse mejor en ropa, porque quiere tener sus senos más grandes, para sentirse mejor, para sentirse más segura y para sentirse menos cohibida.

El 31 por ciento de los cirujanos usan implantes de solución salina, cubiertos con una capa de goma de silicona sólida y agua salada estéril. Este tipo de implante puede ser llenado antes o después de la cirugía. El 69 por ciento restante de los médicos prefiere la silicona, aquellos que tienen una cubierta exterior pre llenada con gel estable y viene en diferentes tamaños y con o sin textura.

Según la doctora Lina Triana, miembro de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica y vicepresidenta de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, operar los senos es un trabajo para artistas. Triana resalta que los médicos cada día trabajan para dar un contorno armonioso a esta parte del cuerpo de las mujeres.  También aseguró que las prótesis mamarias están para quedarse, pues un buen escote exalta la feminidad.