¿Cómo identificar a los políticos mentirosos y a otros falsarios?

¿Cómo identificar a los políticos mentirosos y a otros falsarios?

3 de marzo del 2014

A pocos días de las elecciones para el Congreso de la República los colombianos se preparan para dar un voto de confianza a un candidato. Muchos votarán por una corriente política afín a sus creencias y otros en búsqueda de la transformación. La historia de los países está marcada por personajes que han usado las mentiras para manipular a la población, mantenerse en el poder y enriquecerse. En época electoral no está de más saber algunos tips para identificarlos.

KienyKe.com habló con el especialista Diego Castrillón, magíster en psicología clínica y presidente de Psicólogos con Dignidad, para conocer a fondo la conducta y perfil de quiénes usan las mentiras a su favor.

Las expresiones populistas, el oportunismo y los escándalos siempre rodean al político que usa las mentiras para manipular. Según explica Castrillón, los políticos con perfil de mentirosos tienen “un lenguaje demagógico y sus afirmaciones no son concretas. Durante sus discursos llaman mucho a la unión con base en ideales y exaltación del ideal social. Pero no hablan de cosas precisas y cómo podría llevarlas eso a cabo.”

Son comunes algunas frases como: “¡Por la unidad nacional! ¡Por el respeto! ¡Por la defensa de los derechos!”. ¿Pero cuáles derechos? ¿Frente a quién? ¿Cómo lo va hacer? ¿Con qué proyecto de ley? En conclusión, se trata de un lenguaje gaseoso. También defienden causas que a la sociedad le gusta defender como la transparencia, equidad, el respeto a los derechos laborales y derechos humanos.

Mentiras, Pinocho, Kienyke

Los políticos que suelen mentir también son personas que tienen gran influencia pero poco se involucran. “No se meten tan de frente sino que hay terceras personas que hacen el trabajo sucio”, dice el especialista. Son oportunistas. Aparecen y desaparecen dependiendo del momento histórico. Tampoco hay consistencia en sus propuestas morales y tarde o temprano terminan involucrados en un escándalo relacionado con su trabajo.

A través de la historia muchos presidentes han dejado ver su debilidad por las mentiras. Hugo Chávez, Hitler, Mussolini y Napoleón. Su perfil es típico de manipuladores. “Algunos llevaron a sus países a la guerra y obtuvieron el apoyo popular basado en mentiras”, asegura Castillón. Sin embargo explica “no es que la política lleve a la gente hacer eso. Hay políticos claros en quien se puede confiar. Existen los que no manipulan la realidad para su beneficio”. Las mentiras también se ven en las grandes empresas, organizaciones sociales y vida cotidiana.

El perfecto mentiroso es un gran seductor

Pero las mentiras no son exclusivas del mundo político. También se viven en la vida ordinaria. La mitomanía, tal como se maneja culturalmente, se refiere a una persona que no parar de mentir. Tiene dos connotaciones: los mitómanos que se creen la mentira y viven dentro de ella, y quien usa las mentiras en su propio beneficio pero es consciente de esta.

El especialista Diego Castrillón comenta que la palabra mitomanía, usada por la gente, no existe dentro de los diagnósticos de la psicopatología. “Lo más cercano a una mitomanía dentro de la clasificación psicopatológica es el trastorno delirante. Se caracteriza porque la persona vive dentro de la mentira. Inventan una historia y habitan dentro de esta e incluso pueden convencer a otras personas de que es cierta. Por otra parte, las personas que mienten para obtener un beneficio propio estarían padeciendo, en cierto nivel, de un trastorno de la personalidad antisocial.”

Mentiras, Máscara, Kienyke

Todos en algún momento de la vida hemos utilizado las mentiras con cualquier pretexto. Nunca paramos de mentir. Se sabe por algunas investigaciones que las personas dicen, en promedio, tres mentiras por hora. “O sea que si fuéramos estrictos todos somos mitómanos. Pero la mayoría de las mentiras son chiquitas”. Pero hay otros que son expertos. Tienen la facilidad de manipular, leer al otro e ir diciéndole lo que quiere escuchar.

En el caso de las mujeres, la mentira más recurrente en el entorno social tiene que ver con su edad, en especial, después de los 30 años. Ambos sexos suelen mentirle en a su pareja sobre cuánto ganan. A los amigos se les oculta la verdad sobre el éxito laboral.

Hay personas más propensas a las mentiras. “Por ejemplo, quienes tienen miedo de ser rechazados por otros, burlados, no poder entrar a un grupo social. Entonces mienten para no sentirse excluidos”. Hay otros que mienten para un beneficio personal y reciben a cambio dádivas, dinero, tiempo y hasta beneficios laborales.

¿La mentira hace parte de la naturaleza humana?

Claro. La mentira es la capacidad que tengo para influir en otras personas a partir de la transformación de la realidad.

¿Cómo identificar a un mentiroso?

Es muy complicado. Pero existen varios marcadores como la apariencia física, los movimientos y el nivel de ansiedad que muestra la persona.

A los mentirosos clásicos y poco expertos los delatan los movimientos repetitivos y cortos. Así como la mirada evasiva y corta. El rubor facial. Los movimientos estereotipados con los dedos, manos, pies, rodillas. Cierto tipo de incoherencias en la construcción de las frases. “El mentiroso no se expresa con seguridad ni de inmediato sino que gaguea un poco y alarga las palabras para seguir pensando y construyendo la frase. No hay seguridad en la respuesta. Tiene una actitud de escape en medio de la conversación. Trata de cambiar el tema”.

Mentiras, Pareja, Kienyke

Por otra parte, los antisociales saben mentir muy bien y convencen al otro. Además no muestran ningún signo de ansiedad.

¿Cómo afectan las mentiras la vida social, laboral y sentimental?

El valor que más se afecta cuando aparece la mentira es la confianza. Es un capital que se gasta muy rápido y tiene una connotación del débito. Si usted hace que la gente pierda confianza en usted, es muy difícil que la gente la recupere. Tiene que hacer enormes esfuerzos para que alguien vuelva a confiar. La confianza no solo se gana sino que se otorga.

Otro de los problemas es el aislamiento social. Los mentirosos empiezan a sentir que los demás ya no quieren estar con ellos. No hay tanto afecto. Eso puede afectar la autoestima y genera una sensación de ansiedad.

¿Qué sucede con el sentimiento de culpa?

Comúnmente sí hay culpa. Nos descubren porque no sabemos mantener la mentira en el tiempo. Entonces usualmente las personas entran en contradicción. La culpa se vuelve una situación bien complicada dependiendo de las mentiras o afectación.

“La mentiras es necesaria a veces. No hay que satanizarla del todo porque a veces son sanas. Es el caso de una mamá que tiene 75 años y problemas cardíacos. Un hijo se accidenta. No le pasa nada grave pero debe permanecer hospitalizado. Entonces es mejor no contarle. Hay mentiras que traen más beneficios que perjuicios. Hay mentiras socialmente aceptables. También están las dañinas que se usan para  buscar el beneficio de pocos y el prejuicio de muchos”, concluye el especialista.