Cuatro creencias religiosas extrañas

5 de abril del 2015

¿El prepucio de Jesucristo se convirtió en uno de los anillos de Saturno?

Creencias extrañas

Existen religiones, creencias y ritos para todo tipo de gustos. Por ejemplo, hay quienes creen que la cura de los pecados puede lograrse con la ayuda de una gallina. Algunos otros critican y se oponen a los avances de la medicina. Pero hay unos que van más allá de la realidad y le han dado poder y grandes virtudes al prepucio de Jesucristo. Estas son cuatro creencias religiosas extrañas totalmente respetables.

Lea también: 45 segundos frente a la tumba de Jesús

Una gallina sobre la cabeza que elimina los pecados

Existe un grupo de judíos que celebra la Fiesta del Kaparot durante la víspera de Kipur, la conmemoración judía del Día de la expiación (reparación), perdón y arrepentimiento. Se trata de una celebración simple para purificarse.

Consiste en tomar un pollo recién degollado, darle vueltas sobre la cabeza del pecador y recitar un texto. Después de esto el alma quedará libre de todo pecado. Un solo animal basta para toda la familia.

“Este pollo viene en mi lugar, me reemplaza y es mi perdón; este pollo va a la muerte y yo entraré en una vida larga y apacible”, indica la petición judía.

Creencias extrañas

El prepucio de Jesucristo que se convirtió en uno de los anillos de Saturno

La circuncisión de Jesús, realizada supuestamente a los ocho días de nacido, es el origen de un debate teológico. Pero, sin duda alguna, la especulación más estrafalaria que explica el destino del prepucio de Jesús es la del teólogo Leo Allatius, famoso en el siglo XVII.

Lea también: Amarás a Maradona sobre todas las cosas, la historia de la iglesia maradoniana

Allatius expuso en su ensayo, ‘De Praeputio Domini Nostri Jesu Christi Diatriba’ (discusión acerca del Prepucio de Nuestro Señor Jesucristo), la teoría del Santo Prepucio. Allí indica que este: “Ascendió al cielo al mismo tiempo que Jesús, y pudo haberse convertido en los anillos de Saturno. Lo cual hace de este planeta una especie de glande cósmico, guardián del tiempo”.*

Pero el debate no termina ahí, más de 21 iglesias medievales han manifestado tener en su posesión este pedazo del sagrado genital de Cristo.

Creencias extrañas

Testigos de Jehovah prohíben las transfusiones de sangre

Para los Testigos de Jehovah la Biblia tiene un mensaje claro: “No se debe ingerir sangre”. Por esta razón, prohíben todo tipo de transfusiones.

“Hay razones médicas contundentes para rechazar las transfusiones de sangre. No obstante, la razón principal por la que Dios nos dice que debemos abstenernos de ella es porque esta representa algo sagrado para él”, explican

La mejor manera de justificar esta postura es citar partes de la Biblia como: Levítico 17:14. “No deben comer la sangre de ninguna clase de carne, porque el alma de toda clase de carne es su sangre. Cualquiera que la coma será cortado.”

“Para Dios, la sangre representa el alma —o la vida—, algo que le pertenece a él. Aunque esta ley fue dada exclusivamente a la nación de Israel, nos muestra lo importante que es para Dios este asunto”, precisan.

Creencias extrañas

¿Ser negro es un castigo de Dios?

En sus inicios, la iglesia Mormona rechazó a las personas de raza negra. La Iglesia Mormona y sus eruditos decían: ‘Los Negros’, como se referían a ellos, son una raza maldita porque no fueron fieles a Dios en su primer estado (la vida pre-existente con Dios). Entonces cuando nacen, nacen en una familia de piel negra.

Los mormones consideran incluso pecado beber café o te. Consideran que son bebidas que oscurecen el alma y rompen la pureza del cuerpo.

Lea también: Diez mitos absurdos de Semana Santa

Desde mediados de 1800 hasta 1978 la Iglesia no ordenó al sacerdocio a hombres de ascendencia africana negra. Tampoco permitió a hombres ni a mujeres de la raza negra participar en la investidura del templo ni en las ordenanzas.

El cambió llegó cuando desde el 9 de junio de 1978 por fin fueron permitidos en el sacerdocio Mormón las personas negras.

* Mattelaer, JJ, et al. (2007). “The Circumcision of Jesus Christ”. The Journal of Urology.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO