El ‘Profe’ Montoya enfrenta una batalla más

29 de mayo del 2018

Se encuentra hospitalizado en Medellín.

El ‘Profe’ Montoya enfrenta una batalla más

La muerte estuvo cerca de Luis Fernando Montoya, campeón con Once Caldas en el 2004 en la Copa Libertadores. Luego de regresar de Japón por la Copa Intercontinetal, el ‘Profe’, en defensa de su esposa, recibió tres impactos de bala que le afectaron la médula espinal (tercera y cuarta vértebras cervicales). El diagnóstico estremeció al fútbol: cuadraplejía irreversible.

El fútbol colombiano e internacional estuvo al tanto del estado de salud del ‘Profe’ Montoya. Se ganó el cariño de todos los colombianos, por su historia de vida y fortaleza para seguir con una sonrisa en el rostro pese a su delicada condición.

Desde el atentado a su vida, el 22 de diciembre de 2004, el país y el mundo futbolístico han estado atentos al progreso de su recuperación. El ‘Profe’ pasó de no tener una buena dicción a hablar con una pausa, la misma que hace que quien lo escuche reflexione cada palabra y opinión que da sobre los equipos colombianos, entre ellos, su querido ‘blanco blanco’.

Montoya nunca dejó a un lado su pasión por el fútbol hasta el punto de volver a dirigir un partido. El 18 de enero del 2018 regresó al banquillo, y fue entrenador por un día del juego Colombia contra Ecuador, organizado por el festival Ponyfútbol. Homenaje que le hicieron por su compromiso con el deporte nacional y los jóvenes futbolistas.

Dentro de su gestión como director técnico impulsó a quién es hoy uno de los mejores jugadores de la Liga Águila, Dayro Moreno. Sin embargo, tiene en su finca en el municipio de Caldas (Antioquia) a un jugador al que busca darle la mejor educación y transmitirle esa pasión por el fútbol y todo su conocimiento sobre las jugadas maestras. Es su hijo, José Fernando.

Sin embargo, su salud no ha sido la mejor por estos días y las alarmas se prendieron. El 28 de mayo, el ‘Profe’ ingresó a la Clínica Las Américas, en Medellín, por una infección pulmonar.

El estado es favorable. Según su esposa, Adriana Herrera, y los especialistas, su diagnóstico es positivo, aunque se debe esperar a que sus pulmones se descongestionen para regresar a su hogar. Allí, su compañera inseparable espera que pueda seguir viendo partidos de fútbol y dando clases de lo que más le gusta: dirección técnica.

En los próximos días, al ‘Profe’ le realizarán el examen de fibrobroncoscopia. Este procedimiento requiere muchos cuidados, pero le permitirá al cuerpo médico saber cómo están sus órganos de respiración, que ya han tenido diferentes afecciones.

El ‘Profe’ aún continúa con las terapias con ventilador mecánica durante las 24 horas y está a la espera de su evolución y las ordenes médicas, para volver a casa.

Su familia y allegados, entre ellos, Luis Alfonso Sosa, psicólogo del Once Caldas, quien lo ha acompañado desde el día del atentado, esperan que regrese a su hogar y también salga victorioso de esta nueva batalla por su salud.

‘El Campeón de la vida’, como también ha sido reconocido, luego de 13 años de aquella noche inolvidable, solo lamenta que hoy no pueda darle un abrazo a su hijo. Sin embargo, la sonrisa y la felicidad lo acompañan, para verlo crecer y darle los mejores consejos para comenzar a estar en el radar de futbolistas con proyección que lo lleven a grandes clubes y, por qué no, también a levantar el trofeo de la Copa Libertadores.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO