Así cambiarán de sexo Julián y Loreta

Así cambiarán de sexo Julián y Loreta

3 de Junio del 2013

Tras cumplir un periodo de prueba psicológico, por lo menos de seis meses, un transexual puede someterse a diferentes procedimientos quirúrgicos para cambiar de sexo. Amputar el pene, cerrar la vagina, feminizar o masculinizar la voz e implantarse senos y practicarse una liposucción, son algunas de las alternativas. Todo depende de cada caso.

Julián y Loreta*, quienes nacieron con la mentalidad de un sexo y en el cuerpo de otro, son los primeros colombianos que por orden de la Corte Constitucional se realizarán una operación de cambio de sexo. ¿A qué tipo de procedimientos deberá someterse cada uno?

Infografía Cambio de sexo, Colombia, Kienyke

De hombre a mujer

Loreta, quien ejerce su rol como mujer desde hace dos años, pasará por el quirófano varias veces antes de cambiar de sexo. Ella, de 44 años, toma desde hace tres años hormonas femeninas. Así ha logrado tener senos y disminuir el vello corporal. Pero no ha sido suficiente para esta mujer, quien no ha podido ejercer su profesión como tecnóloga en administración agropecuaria, y se dedica a la repostería y la panadería.

Entre los procedimientos que ordena la ley está la depilación con láser. A Loreta rasurarse a diario le produce “dolor íntimo”.  Según Alexandra Rada, de la Clínica Sergio Rada, el hombre tiene una ventaja en este procedimiento, pues su folículo piloso es más grueso y oscuro. Así el láser tiene mayor efecto. Una sesión para acabar con la barba tiene un precio de 150 mil pesos mensuales. Los resultados dependen de cada paciente.

Infografía Cambio de sexo, Hombre a mujer, Colombia, Kienyke

La feminización de la voz es otro paso para el cambio de sexo. El otorrinolaringólogo Carlos Avellaneda dice: “Modificar los genitales no implica que la voz cambie. Necesariamente la laringe tiene que adaptarse a la nueva persona”.  La primera opción es recurrir a un tratamiento de foniatría –especialidad  médica que trata las alteraciones de la voz, el habla, el lenguaje y la audición– para ayudar a que la voz tenga características especiales.

En muchos pacientes transexuales este tipo de tratamiento es eficiente y el mismo paciente logra cambiar el timbre. Cuando no se logra, se piensa en un cirujano de laringe, quien manipulará este ‘instrumento musical’ para obtener el resultado deseado. En el caso de los hombres su busca un tono más agudo.

De mujer a hombre

La historia clínica de Julián Sneider Clavijo Hernández indica que tiene cicatrices en sus senos por quemaduras. Una señal evidente del rechazo que tiene hacia su cuerpo. También tiene un clítoris hipertrófico, es decir, con unos centímetros más de lo normal.

Julián, de 26 años y a quien se le asignó el sexo femenino al nacer por sus condiciones físicas, nunca se ha sentido mujer. Desde niño se ha identificado con el género masculino. A los 15 años de edad, comenzó a salir con mujeres y hace seis años convive con su novia. Es bachiller y en ocasiones trabaja como celador o mensajero. Su familia, amigos y jefes lo ven como hombre.

Deberá someterse a una masculinización de la voz para que sea más grave. Se le hará un pene con un colgajo de piel del antebrazo y una especie de liposucción en los senos para eliminar el volumen. Así, con el cambio de sexo, tanto Julián como Loreta se les garantizará el los derechos a la identidad, a la dignidad humana, al libre desarrollo de la personalidad y a la salud, pues no se trata de un asunto de vanidad ni de belleza.

Infografía Cambio de sexo, Mujer a hombre, Colombia, Kienyke

Hace más de cuarenta años, se hicieron realidad los primeros cambios quirúrgicos de sexo en Colombia. El cirujano plástico Felipe Coiffman, con más de cincuenta años de experiencia, no olvida que tuvo problemas porque amputar genitales es un delito penal. Pero el equipo médico logró convencer a las directivas del Hospital San Juan de Dios para  operar.

Recuerda, en especial, un caso que marcó su vida profesional. “Era una paciente que había nacido mujer. Los médicos en esa época no tenían una idea clara del transexualismo. Entonces le recomendaron que se casara y así se le quitaría la ‘chifladura’”, comenta Coiffman. La mujer siguió las instrucciones médicas y también tuvo una hija. Pero fue así como notó definitivamente que era un hombre. Poco después se sometió al cambio de sexo.

“Él nunca le dijo a la hija que era su mamá. Luego se hizo una reunión en mi casa para que se conocieran. A la niña se le preparó para este momento. Después de esto la relación entre ellos fue excelente”, concluye. Fue una de las primeras cirugías que se hicieron en Colombia y Suramérica. La primera en la historia de la medicina se hizo en Dinamarca, donde a un soldado se le convirtió en mujer.

*Loreta es el nombre con el que se le identifica en la Sentencia T918/12

Lea también

“La cirugía me lo alargó tres centímetros”

Embellecimiento vaginal en manos colombianas