El mundo desde los ojos de un daltónico

El mundo desde los ojos de un daltónico

16 de junio del 2017

“Toda la vida he visto así, por lo tanto para mi es normal. Aunque los semáforos son mi gran problema, considero que veo bien (…) A pesar de que a veces en la noche veo el verde oscuro como negro, o cuando dicen -“está haciendo un día clarito”- yo lo veo un poco opaco. De resto para mi está bien, tengo una buena visión”. El autor de esta frase es Camilo Pinzón, un hombre de 32 años que hasta hace seis descubrió que es daltónico.

Durante su infancia creció creyendo que el color que aparecía en la parte superior de los semáforos era verde, mientras que el del final era rojo. También veía con extrañeza como en su colegio decían que los colores de la bandera de Colombia eran amarillo, azul y rojo, mientras para él eran amarillo, morado y rojo, sin embargo, nunca dijo nada y se acostumbró rápidamente a los colores que percibía la gente.

“No todo en la vida es de un color o de otro. Sino miren el arco iris”, esta frase pronunciada por el novelista brasileño Paulo Coelho, parece definir a la perfección a Camilo. Pues él considera que está perfecto, no ve el daltonismo como una enfermedad sino como una manera diferente de ver la realidad, además, a pesar de lo grave que puede ser para muchos no poder percibir los colores a la perfección, para este hombre de 32 años y padre de dos hijos, no ha sido un impedimento el llevar un estilo de vida normal.

Por esta férrea creencia de que está bien, es que Camilo se niega asistir al médico, ya que considera que son más las enfermedades que se inventan, que las posibles soluciones que ofrecen. “Descubrí que soy daltónico hace seis años, cuando fui a presentar el examen de conducción y percibí la paleta de colores de otra forma, lo mismo me pasó en una entrevista de trabajo”, afirmó Pinzón mientras atiende su cigarrería ubicada en la localidad de Kennedy.

Vision-Daltonico

Debo confesar que mi conocimiento sobre el tema es mínimo, así que con temor de parecer irrespetuoso le pregunté sobre cuáles eran esos colores que le generaban mayor confusión, con total amabilidad y apelando a su memoria respondió que lo rojo lo ve verde, mientras que lo verde lo ve rojo, lo azul lo ve morado y lo morado lo ve azul, y en algunas ocasiones en la noche, el verde oscuro lo ve negro.

¿Anécdotas que le hayan ocurrido por culpa del daltonismo? Cualquier cantidad, una de ellas es contada por su esposa Tatiana, quien con una sonrisa en su cara relata cómo un día Camilo estaba ayudando a su hijo a colorear la bandera de Colombia y cuando ya estaba terminando, el niño le dijo que la bandera era azul y no morada.

“Ese día teníamos visita en la casa y nos reímos mucho, él todo bravo juraba que la bandera estaba bien coloreada y nosotros solo nos reíamos”, señaló Tatiana, esposa de Camilo.

A pesar de lo que piensa Pinzón sobre daltonismo, son varios los sucesos que hacen creer que las cosas no están tan bien como él dice. En un tono jocoso cuenta que esta enfermedad le ha jugado varias malas pasadas, conduciendo ha estado a punto de pasarse semáforos en rojo pudiendo ocasionar graves accidentes, también le ha pasado con la alimentación, como cuando confundió unas habichuelas con chiles, teniendo un almuerzo poco agradable y bastante subido de picante.

En cuanto al tema de vestuario, la cosa no es muy diferente, ya que en más de una ocasión al salir de su casa se ha dado cuenta que tiene medias de diferentes colores. “Incluso un día me di cuenta que tenía una media azul mía y una morada de mi esposa”, Camilo afirma que ante estos casos prefiere reír en vez de preocuparse.

En la actualidad no hay muchos tratamientos que ayuden a las personas que padezcan esta enfermedad, no obstante, para combatir los tres tipos de daltonismo existentes: Acromático que es cuando el individuo ve en escala de grises. Monocromático que se presenta cuando solo funciona uno de los tres pigmentos y dicromático, el cual es un defecto moderadamente grave en el que hay una disfunción de uno de los tres mecanismos básicos del color.

Ante cualquiera de los tres casos, los expertos recomiendan acudir periódicamente al médico con el fin de que este lleve un seguimiento estricto del caso y recomendar alguno de los tratamientos alternativos como lo son los lentes de contacto y las gafas.